/ martes 19 de marzo de 2019

Acuerdos firmes para consolidar el Sistema Nacional de CTI

A principios de este mes de marzo, se llevaron a cabo en el Palacio Legislativo de San Lázaro los Conversatorios para el análisis del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), en los que tuve el honor de participar junto a cientos de expertos, científicos, políticos, académicos e industriales.

Estos conversatorios tenían como objetivo abrir un espacio de diálogo y debate para manifestar las propuestas y preocupaciones de los diversos sectores de la sociedad respecto al tema de CTI, y con base en ellas trazar directrices claras para impulsar el desarrollo de CTI en nuestro país.

Precisamente, estas directrices y líneas de acción se ven ahora reflejadas en la Declaratoria que se acaba de emitir como corolario de estas reuniones. El documento consta de 12 puntos que reflejan los acuerdos logrados en las mesas de trabajos, así como las estrategias a seguir para impulsar el ecosistema de CTI y garantizar el crecimiento socioeconómico de nuestro país.

Entre los principales acuerdos nos gustaría resaltar: el establecimiento de una política pública de CTI de largo plazo, consagrar a nivel constitucional el derecho humano al acceso a los beneficios de la ciencia y sus aplicaciones, la importancia del presupuesto público (con miras a alcanzar el 1% del PIB) como base para el desarrollo de las actividades científicas, tecnológicas y de innovación, y constituir a los Centros Públicos de Investigación como un sistema autónomo y con un mecanismo robusto de rendición de cuentas.

Además, la declaratoria recomienda tomar en consideración el estudio publicado en 2018 “Hacia la consolidación y desarrollo de Políticas Públicas en CTI”, firmado por más de 70 instituciones de nuestro país, para que sirva como guía en la redacción del Plan Nacional de Desarrollo (PND) y el Programa Especial de Ciencia Tecnología e Innovación (PECITI).

Para darnos una idea de su importancia, la declaratoria está firmada por la Comisión de CTI de la Cámara de Diputados, y el Foro Consultivo Científico y Tecnológico en representación de todos los participantes, por lo que estamos convencidos de que tendrá un impacto efectivo en las esferas gubernamentales encargadas de legislar al respecto.

El documento también resalta la importancia del sector productivo en CTI, señalando expresamente que “sin el apoyo y el trabajo conjunto con el sector privado, como país no podremos alcanzar la inversión nacional requerida para detonar la Ciencia, Tecnología e Innovación, por lo que resulta fundamental desarrollar un marco normativo que dé certidumbre a la inversión para la innovación, así como impulsar mecanismos transparentes que propicien la inversión privada y fomenten la vinculación industria-academia”.

Esperamos sinceramente que esta Declaratoria sea un paso firme en la consolidación de un Sistema Nacional de CTI robusto, que sea reconocido como un eje fundamental en el desarrollo de nuestro país.

A principios de este mes de marzo, se llevaron a cabo en el Palacio Legislativo de San Lázaro los Conversatorios para el análisis del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), en los que tuve el honor de participar junto a cientos de expertos, científicos, políticos, académicos e industriales.

Estos conversatorios tenían como objetivo abrir un espacio de diálogo y debate para manifestar las propuestas y preocupaciones de los diversos sectores de la sociedad respecto al tema de CTI, y con base en ellas trazar directrices claras para impulsar el desarrollo de CTI en nuestro país.

Precisamente, estas directrices y líneas de acción se ven ahora reflejadas en la Declaratoria que se acaba de emitir como corolario de estas reuniones. El documento consta de 12 puntos que reflejan los acuerdos logrados en las mesas de trabajos, así como las estrategias a seguir para impulsar el ecosistema de CTI y garantizar el crecimiento socioeconómico de nuestro país.

Entre los principales acuerdos nos gustaría resaltar: el establecimiento de una política pública de CTI de largo plazo, consagrar a nivel constitucional el derecho humano al acceso a los beneficios de la ciencia y sus aplicaciones, la importancia del presupuesto público (con miras a alcanzar el 1% del PIB) como base para el desarrollo de las actividades científicas, tecnológicas y de innovación, y constituir a los Centros Públicos de Investigación como un sistema autónomo y con un mecanismo robusto de rendición de cuentas.

Además, la declaratoria recomienda tomar en consideración el estudio publicado en 2018 “Hacia la consolidación y desarrollo de Políticas Públicas en CTI”, firmado por más de 70 instituciones de nuestro país, para que sirva como guía en la redacción del Plan Nacional de Desarrollo (PND) y el Programa Especial de Ciencia Tecnología e Innovación (PECITI).

Para darnos una idea de su importancia, la declaratoria está firmada por la Comisión de CTI de la Cámara de Diputados, y el Foro Consultivo Científico y Tecnológico en representación de todos los participantes, por lo que estamos convencidos de que tendrá un impacto efectivo en las esferas gubernamentales encargadas de legislar al respecto.

El documento también resalta la importancia del sector productivo en CTI, señalando expresamente que “sin el apoyo y el trabajo conjunto con el sector privado, como país no podremos alcanzar la inversión nacional requerida para detonar la Ciencia, Tecnología e Innovación, por lo que resulta fundamental desarrollar un marco normativo que dé certidumbre a la inversión para la innovación, así como impulsar mecanismos transparentes que propicien la inversión privada y fomenten la vinculación industria-academia”.

Esperamos sinceramente que esta Declaratoria sea un paso firme en la consolidación de un Sistema Nacional de CTI robusto, que sea reconocido como un eje fundamental en el desarrollo de nuestro país.