/ miércoles 9 de enero de 2019

Aprender en tiempos revueltos: la nueva ciencia del aprendizaje

Después de décadas investigando sobre el aprendizaje, y siendo un referente mundial sobre educación, el catedrático de Psicología Básica de la Universidad Autónoma de Madrid “Juan Ignacio Pozo” ha concretado en diez los principales errores que tiene la educación en España y sin temor a equivocarme, en todo el mundo; que influyen en el "desencanto" que la sociedad parece mostrar hacia ella.

Pozo en su último libro, “Aprender en tiempos revueltos” (2016), expresa que: “dedicamos más años de la vida, y más horas de cada día, a la tarea de aprender, y, sin embargo, aparentemente, cada vez se aprende menos, o por lo que parece, hay cada vez una mayor frustración con lo que se aprende y cómo se aprende.”

Afirma además que “las necesidades sociales de aprendizaje han evolucionado en estos últimos años mucho más que las formas sociales de organizarlo o gestionarlo”. Es, por ello, necesaria una revisión en profundidad de nuestra manera de aprender y, por tanto, de enseñar.

Un dato fundamental para comprender su tesis, es cuando expresa que “el aprendizaje es un cambio relativamente permanente y transferible en los conocimientos, habilidades, actitudes, emociones, creencias, etc., de una persona como consecuencia de sus prácticas sociales mediadas por ciertos dispositivos culturales”, es decir, “aprender es cambiar lo que ya somos”.

Pozo enumera en uno de los capítulos del libro, los diez pecados capitales del aprendizaje y explica por qué hay que rechazarlos, en ésta participación, sólo mencionare cinco de ellos:

"El yo racional". Rechaza que la palabra sea el origen de todo conocimiento y que para aprender haya que transformar todo en palabras o símbolos. Se necesita un sistema educativo en el que los alumnos pongan en práctica lo aprendido.

"Vemos el mundo tal como es". Aprender no es apropiarse de una verdad que cuenta un profesor o un libro y memorizarla, aunque así haya funcionado en el sistema educativo. Aboga por que el estudiante construya su propia mirada o forma de entender las cosas.

"Aprender es copiar". Podría funcionar hace 30 o 40 años, pero no hoy. Pozo se pregunta si tiene sentido llenar de información la cabeza del alumno cuando tantos datos están a un golpe de tecla. Lo importante es que luego sepan dar sentido a la información.

"Aprender sin error". Para que haya alumnos emprendedores hay que aceptar que el error no debe ser castigado o penado, sino que es algo productivo porque solo aprendemos equivocándonos.

"Aprender sin emociones". Hemos separado del aprendizaje el aspecto emocional cuando el cuerpo está lleno de emociones, no podemos negar las emociones, sino implicarlas.

Espero que la presente participación haya sido de su interés, y como siempre. Viva la vida.

Después de décadas investigando sobre el aprendizaje, y siendo un referente mundial sobre educación, el catedrático de Psicología Básica de la Universidad Autónoma de Madrid “Juan Ignacio Pozo” ha concretado en diez los principales errores que tiene la educación en España y sin temor a equivocarme, en todo el mundo; que influyen en el "desencanto" que la sociedad parece mostrar hacia ella.

Pozo en su último libro, “Aprender en tiempos revueltos” (2016), expresa que: “dedicamos más años de la vida, y más horas de cada día, a la tarea de aprender, y, sin embargo, aparentemente, cada vez se aprende menos, o por lo que parece, hay cada vez una mayor frustración con lo que se aprende y cómo se aprende.”

Afirma además que “las necesidades sociales de aprendizaje han evolucionado en estos últimos años mucho más que las formas sociales de organizarlo o gestionarlo”. Es, por ello, necesaria una revisión en profundidad de nuestra manera de aprender y, por tanto, de enseñar.

Un dato fundamental para comprender su tesis, es cuando expresa que “el aprendizaje es un cambio relativamente permanente y transferible en los conocimientos, habilidades, actitudes, emociones, creencias, etc., de una persona como consecuencia de sus prácticas sociales mediadas por ciertos dispositivos culturales”, es decir, “aprender es cambiar lo que ya somos”.

Pozo enumera en uno de los capítulos del libro, los diez pecados capitales del aprendizaje y explica por qué hay que rechazarlos, en ésta participación, sólo mencionare cinco de ellos:

"El yo racional". Rechaza que la palabra sea el origen de todo conocimiento y que para aprender haya que transformar todo en palabras o símbolos. Se necesita un sistema educativo en el que los alumnos pongan en práctica lo aprendido.

"Vemos el mundo tal como es". Aprender no es apropiarse de una verdad que cuenta un profesor o un libro y memorizarla, aunque así haya funcionado en el sistema educativo. Aboga por que el estudiante construya su propia mirada o forma de entender las cosas.

"Aprender es copiar". Podría funcionar hace 30 o 40 años, pero no hoy. Pozo se pregunta si tiene sentido llenar de información la cabeza del alumno cuando tantos datos están a un golpe de tecla. Lo importante es que luego sepan dar sentido a la información.

"Aprender sin error". Para que haya alumnos emprendedores hay que aceptar que el error no debe ser castigado o penado, sino que es algo productivo porque solo aprendemos equivocándonos.

"Aprender sin emociones". Hemos separado del aprendizaje el aspecto emocional cuando el cuerpo está lleno de emociones, no podemos negar las emociones, sino implicarlas.

Espero que la presente participación haya sido de su interés, y como siempre. Viva la vida.