/ miércoles 7 de agosto de 2019

Correctas decisiones

Cotidianamente se presentan diferentes alternativas para tomar alguna o varias decisiones importantes o no, dependiendo de cuánto nos afecten en lo económico o familiar.

En la actualidad se vive rápidamente, con presiones de todo tipo, las que se deberían tratar de eliminar por salud física y mental. Aún cuando cada persona piensa y reacciona de manera distinta ante un mismo evento, pudieran encontrar una similitud al pensar con calma y tranquilidad sobre un método flexible para resolver situaciones previsibles.

Al iniciar este aprendizaje, el autoconocimiento es indispensable, en carácter, personalidad, disposición para realizarlo y cuál sería el propósito.

Pensando en los objetivos generales que pueden ser de diferente índole, desde familiares, de tipo social, laboral, alguna adquisición, existiendo otras, pero todas tienen un impacto en nuestra tranquilidad y bienestar.

Cuando se generan una variedad de opciones para que sea efectiva la elección deberá ser de acuerdo a la circunstancia, aplicando un pensamiento creativo. En la metodología sugerida se encuentra la paciencia y tolerancia hacia uno mismo y a los demás, estableciendo una lógica apegada a la realidad, eliminando las fantasías, ante problemas y soluciones.

En la familia como en las organizaciones se pueden aceptar muchas ideas, aún cuando estén distantes de nuestros deseos, porque posteriormente podrían ser modificadas con buenos argumentos sólidos y positivos.

Según la decisión que se deba tomar siempre se requiere de información, cuando es personal; el conocimiento del monto de ingresos y egresos es fundamental para que sean programados los gastos, porque decidir significa hacer una elección o llegar a una conclusión, analizando las posibilidades.

La confianza y seguridad se vuelven importantes ante la solución de un problema inesperado que se presenta por una crisis, debiendo resolverse rápidamente de forma unilateral, aún cuando posteriormente se tenga que explicar esta actitud.

Hay decisiones triviales que se presentan diariamente, resueltas en ocasiones inconscientemente pero ya establecidas por hábitos como la selección de utensilios en casa o ropa que se usará ese día, etc.

Existen otras, que se debieran pensar con detenimiento generando una variedad de opciones para conseguir tener una mejor elección. Al enlistar las ideas de solución y riesgos, puede hacerse más factible llegar a la meta y objetivos fijados con anterioridad.

El método más eficiente para la toma de decisiones, debe ser aplicado por cada persona de acuerdo a sus tiempos y capacidades, deteniéndose a pensar qué se quiere lograr, con los pros y contras, también si es posible programar las relativamente poco importantes y repetitivas, diferenciando de las que se dan en situaciones inusuales que requieren agilidad mental, astucia, audacia y conocimiento para resolver rápido, evaluando las consecuencias, que servirán para medir su efectividad posteriormente.

Las “correctas decisiones” implican compromiso y responsabilidad en las acciones que se decidan realizar por los efectos individuales o en las demás personas cercanas, llámese familia, colaboradores, clientes, etc. Por lo cual resulta ser difícil acertar en su totalidad, es conveniente pensar que todo es perfectible no perfecto y que un error o varios, podrán ser evaluados y corregidos en la medida de sus posibilidades. Aunque sea necesario un análisis minucioso en alternativas, antes de decidir.

Cotidianamente se presentan diferentes alternativas para tomar alguna o varias decisiones importantes o no, dependiendo de cuánto nos afecten en lo económico o familiar.

En la actualidad se vive rápidamente, con presiones de todo tipo, las que se deberían tratar de eliminar por salud física y mental. Aún cuando cada persona piensa y reacciona de manera distinta ante un mismo evento, pudieran encontrar una similitud al pensar con calma y tranquilidad sobre un método flexible para resolver situaciones previsibles.

Al iniciar este aprendizaje, el autoconocimiento es indispensable, en carácter, personalidad, disposición para realizarlo y cuál sería el propósito.

Pensando en los objetivos generales que pueden ser de diferente índole, desde familiares, de tipo social, laboral, alguna adquisición, existiendo otras, pero todas tienen un impacto en nuestra tranquilidad y bienestar.

Cuando se generan una variedad de opciones para que sea efectiva la elección deberá ser de acuerdo a la circunstancia, aplicando un pensamiento creativo. En la metodología sugerida se encuentra la paciencia y tolerancia hacia uno mismo y a los demás, estableciendo una lógica apegada a la realidad, eliminando las fantasías, ante problemas y soluciones.

En la familia como en las organizaciones se pueden aceptar muchas ideas, aún cuando estén distantes de nuestros deseos, porque posteriormente podrían ser modificadas con buenos argumentos sólidos y positivos.

Según la decisión que se deba tomar siempre se requiere de información, cuando es personal; el conocimiento del monto de ingresos y egresos es fundamental para que sean programados los gastos, porque decidir significa hacer una elección o llegar a una conclusión, analizando las posibilidades.

La confianza y seguridad se vuelven importantes ante la solución de un problema inesperado que se presenta por una crisis, debiendo resolverse rápidamente de forma unilateral, aún cuando posteriormente se tenga que explicar esta actitud.

Hay decisiones triviales que se presentan diariamente, resueltas en ocasiones inconscientemente pero ya establecidas por hábitos como la selección de utensilios en casa o ropa que se usará ese día, etc.

Existen otras, que se debieran pensar con detenimiento generando una variedad de opciones para conseguir tener una mejor elección. Al enlistar las ideas de solución y riesgos, puede hacerse más factible llegar a la meta y objetivos fijados con anterioridad.

El método más eficiente para la toma de decisiones, debe ser aplicado por cada persona de acuerdo a sus tiempos y capacidades, deteniéndose a pensar qué se quiere lograr, con los pros y contras, también si es posible programar las relativamente poco importantes y repetitivas, diferenciando de las que se dan en situaciones inusuales que requieren agilidad mental, astucia, audacia y conocimiento para resolver rápido, evaluando las consecuencias, que servirán para medir su efectividad posteriormente.

Las “correctas decisiones” implican compromiso y responsabilidad en las acciones que se decidan realizar por los efectos individuales o en las demás personas cercanas, llámese familia, colaboradores, clientes, etc. Por lo cual resulta ser difícil acertar en su totalidad, es conveniente pensar que todo es perfectible no perfecto y que un error o varios, podrán ser evaluados y corregidos en la medida de sus posibilidades. Aunque sea necesario un análisis minucioso en alternativas, antes de decidir.

viernes 06 de septiembre de 2019

El porqué

viernes 30 de agosto de 2019

Violencia intrafamiliar

lunes 19 de agosto de 2019

Botones emocionales

miércoles 07 de agosto de 2019

Correctas decisiones

viernes 26 de julio de 2019

Adictos a tener la razón

viernes 19 de julio de 2019

Convivir con el estrés

viernes 12 de julio de 2019

Edad dorada

lunes 08 de julio de 2019

Violencia en la pareja

lunes 24 de junio de 2019

El nombre propio

Cargar Más