/ lunes 30 de noviembre de 2020

Crónica del poder │ Unidad en el rescate del Issstezac

Las tensiones, confrontación y polarización han desaparecido al seno del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Zacatecas, el Issstezac, hay una vía política que es de diálogo, un vigoroso debate de propuestas e ideas donde confluyen las grandes responsabilidades que habrán de llegar a una sustancial restauración y rescate de la institución. Transcurre una prometedora batalla impulsada desde Alejandro Tello, Jorge Miranda y Marco Vinicio Flores, un comportamiento gubernamental abierto al análisis, los consensos y acuerdos con la valiosa y creativa participación de los sindicatos, trabajadores y pensionados, decisión que la sociedad reconoce.

El director de la institución ha vertido explícito y justo reconocimiento a los líderes formales, Alfonso Cepeda, del SNTE; Óscar Castruita, de la Sección 58; Jaime Delgadillo, del SITTEZ y Miguel Ángel Toribio, del SUTSEMOP, que se han unido al reto por el rescate, dirigentes a la altura del desafío, un testimonio de una ruta colectiva que es efectivamente democrática, donde se ha sublimado el diálogo para fortalecer lo que será el futuro de esta noble institución. Todos aparecen convencidos sobre la celebración de los foros informativos y de consulta sobre la situación actuarial y alternativas del rescate, donde inciden expresiones realistas, razonabilidad para la aceptación y discusión de propuestas y contrapropuestas, hay pues, fiabilidad en la filigrana del intercambio de ideas y las discusiones.

De hecho, los foros se convierten en espacio donde conviven los argumentos, razones, diferencias y coincidencias, las que tendrán que encontrar los puntos que armonizan como resultado de un diálogo constructivo, única actitud verdaderamente transformadora de la institución, donde ya no hay timidez ni titubeos, tampoco intereses encubiertos, y sí una reflexión amplia, profunda y publica, nada en lo oscurito. Se advierte que los actores en la construcción de esta hazaña institucional, entienden que la crisis demanda políticos e instituciones capaces de comprender y gestionar propuestas e ideas, sin oportunismos ni protagonismos que con acciones de manipulación y engañosas tensiones de confrontación y división, solo confunden y prolongan los conflictos.

Desde la sociedad atenta del proceso de rescate del Issstezac, se reconoce que transcurre un diálogo respetuoso, donde las diferencias han dejado de ser destructivas porque hay creatividad, voluntad política, responsabilidad social e institucional, visión y convicción, todo encaminado a lograr el equilibrio restaurador; con la suma de los esfuerzos hay un tránsito por la legalidad hasta esclarecer y finalmente aceptar las reglas y acuerdos reconstructores, porque ya no se puede retroceder para otra vez destruir lo que con entera responsabilidad colectiva se edifica con las herramientas del diálogo y la negociación, aquí lo urgente es recuperar la viabilidad institucional y fortalecerla.

Ya se perfilan mayores esfuerzos

Donde los trabajadores, sindicatos, la institución y el gobierno estatal se ven y se sienten incluidos. Sin duda, en este escenario del Issstezac de hoy, mucho ha cambiado y más está por verse con procedimientos útiles y trascendentes que van a sopesar todas las iniciativas, propuestas, ideas, opiniones y acciones que ya enriquecen la ruta restauradora como una viabilidad certera, inteligente y progresista, porque están demostrando que todos actúan con creatividad colectiva, hacen de las ideas una conjunción de las diferencias, hasta encontrar las coincidencias que se ajustarán a una nueva realidad y a una vigorosa normalidad institucional. Esa es la lucha.


Las tensiones, confrontación y polarización han desaparecido al seno del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Zacatecas, el Issstezac, hay una vía política que es de diálogo, un vigoroso debate de propuestas e ideas donde confluyen las grandes responsabilidades que habrán de llegar a una sustancial restauración y rescate de la institución. Transcurre una prometedora batalla impulsada desde Alejandro Tello, Jorge Miranda y Marco Vinicio Flores, un comportamiento gubernamental abierto al análisis, los consensos y acuerdos con la valiosa y creativa participación de los sindicatos, trabajadores y pensionados, decisión que la sociedad reconoce.

El director de la institución ha vertido explícito y justo reconocimiento a los líderes formales, Alfonso Cepeda, del SNTE; Óscar Castruita, de la Sección 58; Jaime Delgadillo, del SITTEZ y Miguel Ángel Toribio, del SUTSEMOP, que se han unido al reto por el rescate, dirigentes a la altura del desafío, un testimonio de una ruta colectiva que es efectivamente democrática, donde se ha sublimado el diálogo para fortalecer lo que será el futuro de esta noble institución. Todos aparecen convencidos sobre la celebración de los foros informativos y de consulta sobre la situación actuarial y alternativas del rescate, donde inciden expresiones realistas, razonabilidad para la aceptación y discusión de propuestas y contrapropuestas, hay pues, fiabilidad en la filigrana del intercambio de ideas y las discusiones.

De hecho, los foros se convierten en espacio donde conviven los argumentos, razones, diferencias y coincidencias, las que tendrán que encontrar los puntos que armonizan como resultado de un diálogo constructivo, única actitud verdaderamente transformadora de la institución, donde ya no hay timidez ni titubeos, tampoco intereses encubiertos, y sí una reflexión amplia, profunda y publica, nada en lo oscurito. Se advierte que los actores en la construcción de esta hazaña institucional, entienden que la crisis demanda políticos e instituciones capaces de comprender y gestionar propuestas e ideas, sin oportunismos ni protagonismos que con acciones de manipulación y engañosas tensiones de confrontación y división, solo confunden y prolongan los conflictos.

Desde la sociedad atenta del proceso de rescate del Issstezac, se reconoce que transcurre un diálogo respetuoso, donde las diferencias han dejado de ser destructivas porque hay creatividad, voluntad política, responsabilidad social e institucional, visión y convicción, todo encaminado a lograr el equilibrio restaurador; con la suma de los esfuerzos hay un tránsito por la legalidad hasta esclarecer y finalmente aceptar las reglas y acuerdos reconstructores, porque ya no se puede retroceder para otra vez destruir lo que con entera responsabilidad colectiva se edifica con las herramientas del diálogo y la negociación, aquí lo urgente es recuperar la viabilidad institucional y fortalecerla.

Ya se perfilan mayores esfuerzos

Donde los trabajadores, sindicatos, la institución y el gobierno estatal se ven y se sienten incluidos. Sin duda, en este escenario del Issstezac de hoy, mucho ha cambiado y más está por verse con procedimientos útiles y trascendentes que van a sopesar todas las iniciativas, propuestas, ideas, opiniones y acciones que ya enriquecen la ruta restauradora como una viabilidad certera, inteligente y progresista, porque están demostrando que todos actúan con creatividad colectiva, hacen de las ideas una conjunción de las diferencias, hasta encontrar las coincidencias que se ajustarán a una nueva realidad y a una vigorosa normalidad institucional. Esa es la lucha.