/ viernes 14 de mayo de 2021

Crónica del poder │Caras nuevas y viejos rostros

Consecuentes con lo asentado ayer, no sólo advertimos la presencia de rostros, si no nuevos, sí frescos porque sea la primera vez, como también observamos a medios de comunicación volcados sobre los grandes temas a diario expuestos por los actores políticos, para hacer de la información, los comentarios, las entrevistas y el análisis, un esquema orientador y de reflexión para que los ciudadanos asuman mayores responsabilidades en el ejercicio del sufragio.

Estos nuevos candidatos no se exponen a decir cualquier cosa en sus mensajes, sino que han preferido manejar una renovada conjugación de la información, el análisis, las propuestas e ideas, para transmitir a la sociedad y los ciudadanos una comunicación política más contenida de compromisos, retos y desafíos, que contrastan con las desgastadas ofertas, falsas promesas y demagogia pura que todavía practican los ejemplares dinosáuricos y tradicionales, y lo han hecho con respeto no solo a los receptores del discurso, sino de los adversarios, lo que hace resaltar una racional y productiva convivencia de la pluralidad política e ideológica de los zacatecanos.

Con este escenario a flor de piel y que los nuevos políticos cultivan, los medios de comunicación han tenido que asumir la saludable capacidad para construir los debates desde cualquier horizonte político, llámense la batalla por la gubernatura, la lucha por las diputaciones en los distritos o la competencia por los municipios, con lo que abonan a la reflexión en los ciudadanos, que ante la fecha electoral del Domingo 6 de junio, a las urnas han de llegar más conscientes y mejor informados.

Hay rostros frescos en candidaturas y los partidos, la irrupción de las Redes Sociales Progresistas, Fuerza por México, Encuentro Solidario, Movimiento Ciudadano, organizaciones políticas nacionales, y los partidos locales PAZ por el Desarrollo de Zacatecas, Nueva Alianza, Movimiento Dignidad, el Partido del Pueblo y La Familia Primero, en conjunto han aportado una vigorosa corriente de renovación política, porque prevalecen los jóvenes y las mujeres como fuerzas impulsoras de una nueva cultura en la competencia electoral, y mucho hay que esperar de ellos, si no en esta contienda, en las próximas serán los principales protagonistas.

Por lo pronto y para no variar la gente tienen que soportar el cansancio de ver a los mismos de siempre, Arnoldo Rodríguez, Perla Martínez, Jehú Eduí Salas, Juan Mendoza, Óscar Castruita, Gerardo Ramírez, Pedro Martínez, Benjamín Medrano, Priscila Benítez, Óscar Novella, Leobardo Soto, María de Jesús García, Soralla Bañuelos, Gregorio Macías, Eduardo Noyola, Imelda Mauricio, Julio César Ramírez, Raúl Ulloa, Herminio Briones; y a resucitados como Carlos Peña, Julia Olguín Samuel Herrera, José Manuel Balderas, Iris Aguirre, Flavio Campos, Javier Valadez, Ana María Romo, Lupita Medina, Bibiana Lizardo y claro, los Monreal, que insisten en demostrar que ellos sí saben gobernar.

Hay de todo en la viña del Señor y como siempre, las desigualdades siguen siendo característica en las campañas y una gran afrenta a la conciencia ciudadana, porque unos cuantos cubren calles, esquinas, mercados, carreteras y cientos de vehículos con la ofensiva propagandística, hacen ostentación de las prerrogativas y recursos que han de ser legales, y los muchos y los más, que muy apenas se promueven en leves pancartas o pobres volantes, demostrando la inequidad de la competencia electoral.

Consecuentes con lo asentado ayer, no sólo advertimos la presencia de rostros, si no nuevos, sí frescos porque sea la primera vez, como también observamos a medios de comunicación volcados sobre los grandes temas a diario expuestos por los actores políticos, para hacer de la información, los comentarios, las entrevistas y el análisis, un esquema orientador y de reflexión para que los ciudadanos asuman mayores responsabilidades en el ejercicio del sufragio.

Estos nuevos candidatos no se exponen a decir cualquier cosa en sus mensajes, sino que han preferido manejar una renovada conjugación de la información, el análisis, las propuestas e ideas, para transmitir a la sociedad y los ciudadanos una comunicación política más contenida de compromisos, retos y desafíos, que contrastan con las desgastadas ofertas, falsas promesas y demagogia pura que todavía practican los ejemplares dinosáuricos y tradicionales, y lo han hecho con respeto no solo a los receptores del discurso, sino de los adversarios, lo que hace resaltar una racional y productiva convivencia de la pluralidad política e ideológica de los zacatecanos.

Con este escenario a flor de piel y que los nuevos políticos cultivan, los medios de comunicación han tenido que asumir la saludable capacidad para construir los debates desde cualquier horizonte político, llámense la batalla por la gubernatura, la lucha por las diputaciones en los distritos o la competencia por los municipios, con lo que abonan a la reflexión en los ciudadanos, que ante la fecha electoral del Domingo 6 de junio, a las urnas han de llegar más conscientes y mejor informados.

Hay rostros frescos en candidaturas y los partidos, la irrupción de las Redes Sociales Progresistas, Fuerza por México, Encuentro Solidario, Movimiento Ciudadano, organizaciones políticas nacionales, y los partidos locales PAZ por el Desarrollo de Zacatecas, Nueva Alianza, Movimiento Dignidad, el Partido del Pueblo y La Familia Primero, en conjunto han aportado una vigorosa corriente de renovación política, porque prevalecen los jóvenes y las mujeres como fuerzas impulsoras de una nueva cultura en la competencia electoral, y mucho hay que esperar de ellos, si no en esta contienda, en las próximas serán los principales protagonistas.

Por lo pronto y para no variar la gente tienen que soportar el cansancio de ver a los mismos de siempre, Arnoldo Rodríguez, Perla Martínez, Jehú Eduí Salas, Juan Mendoza, Óscar Castruita, Gerardo Ramírez, Pedro Martínez, Benjamín Medrano, Priscila Benítez, Óscar Novella, Leobardo Soto, María de Jesús García, Soralla Bañuelos, Gregorio Macías, Eduardo Noyola, Imelda Mauricio, Julio César Ramírez, Raúl Ulloa, Herminio Briones; y a resucitados como Carlos Peña, Julia Olguín Samuel Herrera, José Manuel Balderas, Iris Aguirre, Flavio Campos, Javier Valadez, Ana María Romo, Lupita Medina, Bibiana Lizardo y claro, los Monreal, que insisten en demostrar que ellos sí saben gobernar.

Hay de todo en la viña del Señor y como siempre, las desigualdades siguen siendo característica en las campañas y una gran afrenta a la conciencia ciudadana, porque unos cuantos cubren calles, esquinas, mercados, carreteras y cientos de vehículos con la ofensiva propagandística, hacen ostentación de las prerrogativas y recursos que han de ser legales, y los muchos y los más, que muy apenas se promueven en leves pancartas o pobres volantes, demostrando la inequidad de la competencia electoral.