/ lunes 6 de mayo de 2019

Día de las madres

Desde hace más de 90 años se festeja el día de las madres, el 10 de mayo de 1922, se declaró como el día para celebrar a las Madres y a partir de esta fecha todos sin importar que día de la semana sea, se celebra el Día de la Madre.

Aunque algunos piensen (como yo) que el Día de las madres no es más que una estrategia de mercadotecnia para vender productos u ofrecer servicios, los orígenes de la festividad se remontan a la Grecia antigua, resulta que los Griegos se reunieron y dijeron: ¿qué onda? Necesitamos como que la madre de todas y todos nosotros, ¿a quien le decimos?... pues a Afrodita ¿no?... No, No, ella es la Diosa del amor y pues con más festejos su ego-amor nos va a aplastar, hay que decirle a Rhea... de por si su nombre está “re’feo” entonces hagámosla “La Madre de los Dioses” y ahí empezó todo...

Pasaron los años, los siglos y heme aquí, escribiendo estas líneas, gracias a los Griegos... soy mamá y es el día más estresante de todo el año para mi.

No es que no quiera celebrarme o celebrarle a la mujer que me dio la vida, (gracias a Dios aún la tengo) pero en realidad todos y todas aquellas que tenemos a nuestra mamá, deberíamos festejarla, invitarla, darle regalitos (si quieren y pueden) todo el año, sin embargo, algo positivo es que, ese día, el comercio mexicano se activa de inmediato igual que cualquier fecha creada por los antecesores de la mercadotecnia; no es que sea “la Grinch” de los festejos y celebraciones, pero imagínese para alguien como yo, que en realidad preferiría un día como cualquier otro, ese día nos tenemos que multiplicar para quedar bien con todas las mamás que conoces, desde lo pequeños que están en la escuela, hacen su bailable para “alegrarnos” el día, pero nos hacen gastar en vestuarios que ya no ocuparemos en todo el año, el tiempo para peinar y arreglar al infante, para que éste, no tenga la gracia o llore porque hay mucho público, o peor, hay que irse súper arreglada porque no faltan las miradas de “mínimo se hubiera arreglado”... y espere el día no acaba, ese día las flores están carísimas, las flores y todo regalo que sea para las mamis, y luego ponerse de acuerdo con las demás familias, la del esposo, la propia, y hay que cumplir porque los sentimientos están a flor de piel ese día y luego no falta el que esté pregunté y pregunté y ¿tú que le regalaste a tu mamá?, o la mamá que dice: “no hijo, no me regales nada, con tu presencia es suficiente” y ándale que ese día no le regalas nada más que tú presencia y la frase es: “ ni una flor me merezco”...

Pero si, he de reconocer que es un día muy bonito porque la familia se reúne para hacer feliz a la mamá, invitarla a desayunar, a comer, a cenar, más el regalo... ese día termina una cansadísima, en México no festejarlo es imperdonable.

No me quiero adentrar en el tema porque muchos solo me dirán: agradece que aún tienes a tu mamá (cosa que lo hago) y disfruta ese día, (cosa que finalmente con todo y mi estrés lo hago) pero, si van a regalar algo, regalen algo como un día de Spa, un día en el Temazcal, realmente fíjese en los gustos de su madre, hágala sentir especial todos los días... una llamadita, que se yo, sean creativos.

Solo les dejo esta reflexión: debemos detenernos y observarla… abrazarla y hacer que sienta que estamos allí… que nos importa, que es valiosa… y de esta forma regresaremos a ella el más hermoso sentimiento que nos enseñó, el sentimiento que lleva paz y tranquilidad en los momentos difíciles de la vida, el que nos contiene, el que minimiza el dolor, el que nos hace luchar por nuestros sueños e ideales… pero por sobre todo nos enseña a dar sin pedir nada a cambio: El Amor.

Y recuerden qué hay distintos tipos de maternidad... hasta un papá, puede tener exactamente los mismos sentimientos y las mismas enseñanzas y el mentado chip “de la maternidad” que tanto nos adjudican a las mujeres, a veces hasta mejor que una.

Nos leemos el próximo lunes para Olvidar lo que Sabes de...

Desde hace más de 90 años se festeja el día de las madres, el 10 de mayo de 1922, se declaró como el día para celebrar a las Madres y a partir de esta fecha todos sin importar que día de la semana sea, se celebra el Día de la Madre.

Aunque algunos piensen (como yo) que el Día de las madres no es más que una estrategia de mercadotecnia para vender productos u ofrecer servicios, los orígenes de la festividad se remontan a la Grecia antigua, resulta que los Griegos se reunieron y dijeron: ¿qué onda? Necesitamos como que la madre de todas y todos nosotros, ¿a quien le decimos?... pues a Afrodita ¿no?... No, No, ella es la Diosa del amor y pues con más festejos su ego-amor nos va a aplastar, hay que decirle a Rhea... de por si su nombre está “re’feo” entonces hagámosla “La Madre de los Dioses” y ahí empezó todo...

Pasaron los años, los siglos y heme aquí, escribiendo estas líneas, gracias a los Griegos... soy mamá y es el día más estresante de todo el año para mi.

No es que no quiera celebrarme o celebrarle a la mujer que me dio la vida, (gracias a Dios aún la tengo) pero en realidad todos y todas aquellas que tenemos a nuestra mamá, deberíamos festejarla, invitarla, darle regalitos (si quieren y pueden) todo el año, sin embargo, algo positivo es que, ese día, el comercio mexicano se activa de inmediato igual que cualquier fecha creada por los antecesores de la mercadotecnia; no es que sea “la Grinch” de los festejos y celebraciones, pero imagínese para alguien como yo, que en realidad preferiría un día como cualquier otro, ese día nos tenemos que multiplicar para quedar bien con todas las mamás que conoces, desde lo pequeños que están en la escuela, hacen su bailable para “alegrarnos” el día, pero nos hacen gastar en vestuarios que ya no ocuparemos en todo el año, el tiempo para peinar y arreglar al infante, para que éste, no tenga la gracia o llore porque hay mucho público, o peor, hay que irse súper arreglada porque no faltan las miradas de “mínimo se hubiera arreglado”... y espere el día no acaba, ese día las flores están carísimas, las flores y todo regalo que sea para las mamis, y luego ponerse de acuerdo con las demás familias, la del esposo, la propia, y hay que cumplir porque los sentimientos están a flor de piel ese día y luego no falta el que esté pregunté y pregunté y ¿tú que le regalaste a tu mamá?, o la mamá que dice: “no hijo, no me regales nada, con tu presencia es suficiente” y ándale que ese día no le regalas nada más que tú presencia y la frase es: “ ni una flor me merezco”...

Pero si, he de reconocer que es un día muy bonito porque la familia se reúne para hacer feliz a la mamá, invitarla a desayunar, a comer, a cenar, más el regalo... ese día termina una cansadísima, en México no festejarlo es imperdonable.

No me quiero adentrar en el tema porque muchos solo me dirán: agradece que aún tienes a tu mamá (cosa que lo hago) y disfruta ese día, (cosa que finalmente con todo y mi estrés lo hago) pero, si van a regalar algo, regalen algo como un día de Spa, un día en el Temazcal, realmente fíjese en los gustos de su madre, hágala sentir especial todos los días... una llamadita, que se yo, sean creativos.

Solo les dejo esta reflexión: debemos detenernos y observarla… abrazarla y hacer que sienta que estamos allí… que nos importa, que es valiosa… y de esta forma regresaremos a ella el más hermoso sentimiento que nos enseñó, el sentimiento que lleva paz y tranquilidad en los momentos difíciles de la vida, el que nos contiene, el que minimiza el dolor, el que nos hace luchar por nuestros sueños e ideales… pero por sobre todo nos enseña a dar sin pedir nada a cambio: El Amor.

Y recuerden qué hay distintos tipos de maternidad... hasta un papá, puede tener exactamente los mismos sentimientos y las mismas enseñanzas y el mentado chip “de la maternidad” que tanto nos adjudican a las mujeres, a veces hasta mejor que una.

Nos leemos el próximo lunes para Olvidar lo que Sabes de...

lunes 29 de julio de 2019

El reto de los 30 días... o del año

lunes 01 de julio de 2019

Cultura de donación

lunes 24 de junio de 2019

La música y los aplausos...

miércoles 19 de junio de 2019

Mi primer trabajo

lunes 06 de mayo de 2019

Día de las madres

lunes 29 de abril de 2019

¿Podemos ser amigas?

lunes 08 de abril de 2019

De pesadillas a pesadillas

lunes 01 de abril de 2019

El perro de mi vecino

lunes 04 de marzo de 2019

El cumpleaños

Cargar Más