/ miércoles 13 de junio de 2018

Educación para el siglo XXI

El día precedente muestra el día que sigue.Píndaro

La compra de votos es una práctica común que ha mantenido en la administración pública a lo más corrupto de nuestro corrupto México. Ella es posible gracias a la miseria que agobia a 13 millones de mexicanos. Luego, la miseria favorece a los políticos que han hecho de la nación su propiedad privada.

Nunca van a terminar con ella, por el contrario, la alimentan con la política de dádivas mal llamadas “programas sociales”. Los comedores comunitarios, el programa “prospera” y otros, mantienen vivos, pero miserables, y en consecuencia explotables, a una gran cantidad de compatriotas.

La solución es un salario justo, una percepción remuneradora, que no pulverice la dignidad. Y no es un sueño, es perfectamente posible, además de ser bueno para la economía nacional. Se estimulan la producción y el consumo.

No tengo la menor duda de cómo sería el país bajo el gobierno de Meade, porque he conocido a sus correligionarios y su capacidad destructiva. Su apetito voraz e insaciable de poder y dinero. Luego de los desastrosos períodos de Fox y Calderón, no es requisito ser un genio para saber lo que un panista puede hacer con el poder en sus manos.

¿De dónde vendrán los recursos para la educación de calidad en un clima de respeto hacia el magisterio y de oportunidades de profesionalización? Las pérdidas por corrupción constituyen una buena respuesta, pero no es la única. Una mafia sin carne de cañón queda desarticulada efectiva y eficientemente, sin violencia y con muchos ahorros en fuerzas policiacas y armamentos.

Ya hemos hecho cuentas en colaboraciones anteriores, la corrupción nos cuesta más que la educación y los gastos en fuerzas de seguridad ronda el 30%. La exención de impuestos a las empresas ideológicamente cercanas, o cómplices aunque escasamente productivas e hiperexplotadoras es otra respuesta.

La evaluación no es un invento de la reforma educativa, era algo presente y común en la práctica de los mentores de México. En 2017, la evaluación ya no tuvo lugar debido a la falta de recursos. No obstante, Nuño se dio vuelo con el gasto publicitario. La educación requiere de dinero, incluso la pantomima punitiva de Nuño, Meade y Peña, quienes no son precisamente autoridades académicas. Uno no recuerda los libros que leyó y el último ni siquiera aquellos de los que es “autor”.

Cuando este texto, escrito antes del tercer debate, llegue a sus manos, amigo lector, éste ya habrá concluido y en él se habrán expuesto las distintas políticas educativas en juego. Ojalá que ahora el panorama sea más claro.

No podría negarlo, López Obrador aún me genera muchas dudas, pero las otras opciones me ofrecen muchas y muy desagradables certezas.


El día precedente muestra el día que sigue.Píndaro

La compra de votos es una práctica común que ha mantenido en la administración pública a lo más corrupto de nuestro corrupto México. Ella es posible gracias a la miseria que agobia a 13 millones de mexicanos. Luego, la miseria favorece a los políticos que han hecho de la nación su propiedad privada.

Nunca van a terminar con ella, por el contrario, la alimentan con la política de dádivas mal llamadas “programas sociales”. Los comedores comunitarios, el programa “prospera” y otros, mantienen vivos, pero miserables, y en consecuencia explotables, a una gran cantidad de compatriotas.

La solución es un salario justo, una percepción remuneradora, que no pulverice la dignidad. Y no es un sueño, es perfectamente posible, además de ser bueno para la economía nacional. Se estimulan la producción y el consumo.

No tengo la menor duda de cómo sería el país bajo el gobierno de Meade, porque he conocido a sus correligionarios y su capacidad destructiva. Su apetito voraz e insaciable de poder y dinero. Luego de los desastrosos períodos de Fox y Calderón, no es requisito ser un genio para saber lo que un panista puede hacer con el poder en sus manos.

¿De dónde vendrán los recursos para la educación de calidad en un clima de respeto hacia el magisterio y de oportunidades de profesionalización? Las pérdidas por corrupción constituyen una buena respuesta, pero no es la única. Una mafia sin carne de cañón queda desarticulada efectiva y eficientemente, sin violencia y con muchos ahorros en fuerzas policiacas y armamentos.

Ya hemos hecho cuentas en colaboraciones anteriores, la corrupción nos cuesta más que la educación y los gastos en fuerzas de seguridad ronda el 30%. La exención de impuestos a las empresas ideológicamente cercanas, o cómplices aunque escasamente productivas e hiperexplotadoras es otra respuesta.

La evaluación no es un invento de la reforma educativa, era algo presente y común en la práctica de los mentores de México. En 2017, la evaluación ya no tuvo lugar debido a la falta de recursos. No obstante, Nuño se dio vuelo con el gasto publicitario. La educación requiere de dinero, incluso la pantomima punitiva de Nuño, Meade y Peña, quienes no son precisamente autoridades académicas. Uno no recuerda los libros que leyó y el último ni siquiera aquellos de los que es “autor”.

Cuando este texto, escrito antes del tercer debate, llegue a sus manos, amigo lector, éste ya habrá concluido y en él se habrán expuesto las distintas políticas educativas en juego. Ojalá que ahora el panorama sea más claro.

No podría negarlo, López Obrador aún me genera muchas dudas, pero las otras opciones me ofrecen muchas y muy desagradables certezas.


miércoles 08 de agosto de 2018

La cantidad correcta es cero

miércoles 01 de agosto de 2018

La geometría de la piel

miércoles 25 de julio de 2018

El poder de la vocación

miércoles 18 de julio de 2018

Lectura y salud pública

miércoles 11 de julio de 2018

¿Votaste por Andrés? … ¡Ayúdale!

miércoles 04 de julio de 2018

Patria para todos

miércoles 27 de junio de 2018

La fortaleza geométrica del corazón

miércoles 20 de junio de 2018

¡Allá va el ladrón!

miércoles 13 de junio de 2018

Educación para el siglo XXI

miércoles 30 de mayo de 2018

La educación es salud

Cargar Más