/ viernes 30 de agosto de 2019

Educación y humanismo

Esta semana inicia el ciclo escolar 2019-2020 para preescolar, primaria, secundaria y bachillerato, los estudiantes habrán formarse como mejores personas, para sus familiares es ilusión y para trabajadores de la educación es renovación laboral. En todos los casos hay esperanzas y metas por cumplir.

El proceso educativo es enseñar y aprender, el profesorado enseña pero también aprende de su alumnado. La relación entre docente-alumno es de múltiples manifestaciones que al establecer una relación afectiva y efectiva se logra el binomio maestro-discípulo que implica más allá de simple transmisión-recepción del conocimiento, es una transformación paulatina, integral e irreversible donde el discípulo logra mejores niveles de pensamiento y por tanto de sentimientos, actitudes, valores y principios que al socializar con demás personas le conforma una personalidad propia que trasciende al hogar, escuela y tiempo.

Esta es la importancia de saber educar para la vida. Recordemos que el hogar es la principal institución educativa y la escuela un complemento. Desafortunadamente se percibe que en miles de hogares no se educa correctamente a los hijos como mejores seres humanos y se delega toda la responsabilidad al profesorado, de no resultar el tipo de actitudes deseables suele ser fácil e irresponsablemente culpar a quienes laboran en las escuelas. La formación humanista inicia y termina en la familia desde la primera infancia y las modificaciones conductuales se dan fundamentalmente entre familiares, no se acude al aula para aprender a ser humanos con alta espiritualidad y moral.

En la escuela también nos enseñan a ser más sociables, compartidos, solidarios, tolerantes, entre otros valores asociados a una gran cantidad de información sobre la naturaleza y sociedad, para que con esta “caja de herramientas” seamos personas productivas en nuestros quehaceres educativos y trabajo, sobre todo en la vida misma, que hagamos nuestras funciones con calidad en forma y contenido, justo a tiempo. Esta es la gran importancia de la educación en el aula y escuela que está a cargo de personas que por su experiencia y trayectoria tienen una visión de la vida que transmiten al alumnado.

De fallar o ser deficiente lo anterior, entonces somos personas fraudulentas, tanto padres de familia, profesores, directivos como estudiantes, y el proceso de formar personas con trascendencia es incompleto o fallido.

Hagamos nuestro mejor esfuerzo conjunto para educar en humanismo, ciencia y tecnología este nuevo ciclo escolar. Nuestra niñez y juventud bien valen hacerlo.

Esta semana inicia el ciclo escolar 2019-2020 para preescolar, primaria, secundaria y bachillerato, los estudiantes habrán formarse como mejores personas, para sus familiares es ilusión y para trabajadores de la educación es renovación laboral. En todos los casos hay esperanzas y metas por cumplir.

El proceso educativo es enseñar y aprender, el profesorado enseña pero también aprende de su alumnado. La relación entre docente-alumno es de múltiples manifestaciones que al establecer una relación afectiva y efectiva se logra el binomio maestro-discípulo que implica más allá de simple transmisión-recepción del conocimiento, es una transformación paulatina, integral e irreversible donde el discípulo logra mejores niveles de pensamiento y por tanto de sentimientos, actitudes, valores y principios que al socializar con demás personas le conforma una personalidad propia que trasciende al hogar, escuela y tiempo.

Esta es la importancia de saber educar para la vida. Recordemos que el hogar es la principal institución educativa y la escuela un complemento. Desafortunadamente se percibe que en miles de hogares no se educa correctamente a los hijos como mejores seres humanos y se delega toda la responsabilidad al profesorado, de no resultar el tipo de actitudes deseables suele ser fácil e irresponsablemente culpar a quienes laboran en las escuelas. La formación humanista inicia y termina en la familia desde la primera infancia y las modificaciones conductuales se dan fundamentalmente entre familiares, no se acude al aula para aprender a ser humanos con alta espiritualidad y moral.

En la escuela también nos enseñan a ser más sociables, compartidos, solidarios, tolerantes, entre otros valores asociados a una gran cantidad de información sobre la naturaleza y sociedad, para que con esta “caja de herramientas” seamos personas productivas en nuestros quehaceres educativos y trabajo, sobre todo en la vida misma, que hagamos nuestras funciones con calidad en forma y contenido, justo a tiempo. Esta es la gran importancia de la educación en el aula y escuela que está a cargo de personas que por su experiencia y trayectoria tienen una visión de la vida que transmiten al alumnado.

De fallar o ser deficiente lo anterior, entonces somos personas fraudulentas, tanto padres de familia, profesores, directivos como estudiantes, y el proceso de formar personas con trascendencia es incompleto o fallido.

Hagamos nuestro mejor esfuerzo conjunto para educar en humanismo, ciencia y tecnología este nuevo ciclo escolar. Nuestra niñez y juventud bien valen hacerlo.

miércoles 27 de noviembre de 2019

Dificultades de la 4T

miércoles 09 de octubre de 2019

Confrontación política nacional

jueves 26 de septiembre de 2019

Presupuesto 2020 para Zacatecas

miércoles 11 de septiembre de 2019

Dinamismo económico en la 4T

viernes 30 de agosto de 2019

Educación y humanismo

jueves 22 de agosto de 2019

Necesaria coherencia partidista

jueves 15 de agosto de 2019

PRI en 2019

jueves 08 de agosto de 2019

Tiroteos, violencia y racismo

Cargar Más