/ jueves 16 de enero de 2020

El seno familiar, factor clave

La familia es considerada la fuerza más poderosa que influye en la educación, formación de la personalidad y de los valores que tenga un individuo a lo largo de toda su vida, es por ello muy importante que en el seno familiar se respire un clima emocional positivo, cargado de afecto, respeto, comunicación y tolerancia hacia todos sus integrantes, estos factores son la gran aportación que tiene la familia en la formación de buenos ciudadanos.

Los hechos suscitados en días pasados en un colegio de Torreón nos invitan a pensar y analizar las causas de los mismos, centrando la atención en el escenario alrededor del niño protagonista de tan lamentable situación, sembrando grandes dudas sobre los motivos que llevaron al niño referido a cometer tal acto de una manera planeada con todo detalle y cierta frialdad

Culpar a un videojuego solo es una mínima parte de todas en las que hay que poner especial atención para llegar a una conclusión aceptable y justificada.

Resulta importante mencionar que se asume que cuando un niño vive al cuidado de los abuelos representa una desventaja en su formación y desarrollo cognoscitivo ya que resulta difícil que estos asuman al cien por ciento las funciones correspondientes a los padres pues el trato es diferente y en muchas ocasiones más laxo que el que los progenitores aplican en el proceso de educación, --de manera general, ya que hay sus excepciones—comenzando con el acompañamiento, cuidado y amor que debe de recibir un niño en todas las etapas de desarrollo, siendo partes fundamentales para su formación, a esto debemos agregar que el Estado y las instituciones educativas tienen gran parte de responsabilidad en este proceso de formación, ya que forman parte del conglomerado básico para la creación de un buen ciudadano.

No debemos soslayar que siendo los padres los principales educadores su principal tarea es la de inculcar valores, disciplina, orden y respeto, así como guiarlos en el aprendizaje de las buenas prácticas y una actitud positiva, y procurar enseñarlos a contender las presiones y los fracasos que les permita mantener un equilibrio en su salud mental y emocional, lo que es de suma importancia para evitar aumenten las muertes por suicidios y asesinatos.

Es cierto que el desbordamiento de información e imágenes en medios de comunicación de la violencia que ocurre en nuestro país y a los cuales tienen fácil acceso los niños y adolescentes, llegan sin ningún filtro de restricción, lo que permite que penetre en las mentes de los niños de manera perniciosa dando como resultado que estos perciban la violencia como una condición normal en nuestra sociedad.

Apostemos siempre por el cuidado y preservación de la familia, cuidando que sus relaciones e interacciones fortalezcan el vínculo con los niños, pues es en esta etapa donde se aprende a sentir, a pensar, a concebir el mundo de un determinado modo, y donde se reciben las orientaciones primarias del valor. Para reflexionar

La familia es considerada la fuerza más poderosa que influye en la educación, formación de la personalidad y de los valores que tenga un individuo a lo largo de toda su vida, es por ello muy importante que en el seno familiar se respire un clima emocional positivo, cargado de afecto, respeto, comunicación y tolerancia hacia todos sus integrantes, estos factores son la gran aportación que tiene la familia en la formación de buenos ciudadanos.

Los hechos suscitados en días pasados en un colegio de Torreón nos invitan a pensar y analizar las causas de los mismos, centrando la atención en el escenario alrededor del niño protagonista de tan lamentable situación, sembrando grandes dudas sobre los motivos que llevaron al niño referido a cometer tal acto de una manera planeada con todo detalle y cierta frialdad

Culpar a un videojuego solo es una mínima parte de todas en las que hay que poner especial atención para llegar a una conclusión aceptable y justificada.

Resulta importante mencionar que se asume que cuando un niño vive al cuidado de los abuelos representa una desventaja en su formación y desarrollo cognoscitivo ya que resulta difícil que estos asuman al cien por ciento las funciones correspondientes a los padres pues el trato es diferente y en muchas ocasiones más laxo que el que los progenitores aplican en el proceso de educación, --de manera general, ya que hay sus excepciones—comenzando con el acompañamiento, cuidado y amor que debe de recibir un niño en todas las etapas de desarrollo, siendo partes fundamentales para su formación, a esto debemos agregar que el Estado y las instituciones educativas tienen gran parte de responsabilidad en este proceso de formación, ya que forman parte del conglomerado básico para la creación de un buen ciudadano.

No debemos soslayar que siendo los padres los principales educadores su principal tarea es la de inculcar valores, disciplina, orden y respeto, así como guiarlos en el aprendizaje de las buenas prácticas y una actitud positiva, y procurar enseñarlos a contender las presiones y los fracasos que les permita mantener un equilibrio en su salud mental y emocional, lo que es de suma importancia para evitar aumenten las muertes por suicidios y asesinatos.

Es cierto que el desbordamiento de información e imágenes en medios de comunicación de la violencia que ocurre en nuestro país y a los cuales tienen fácil acceso los niños y adolescentes, llegan sin ningún filtro de restricción, lo que permite que penetre en las mentes de los niños de manera perniciosa dando como resultado que estos perciban la violencia como una condición normal en nuestra sociedad.

Apostemos siempre por el cuidado y preservación de la familia, cuidando que sus relaciones e interacciones fortalezcan el vínculo con los niños, pues es en esta etapa donde se aprende a sentir, a pensar, a concebir el mundo de un determinado modo, y donde se reciben las orientaciones primarias del valor. Para reflexionar

jueves 16 de enero de 2020

El seno familiar, factor clave

viernes 27 de diciembre de 2019

Retos y desafíos para el 2020

miércoles 11 de diciembre de 2019

Etapas del duelo y cómo llevarlas

jueves 17 de octubre de 2019

Importancia de la salud mental

jueves 10 de octubre de 2019

Bioética y calidad

lunes 30 de septiembre de 2019

¿Ley de amnistía, perdón y olvido?

Cargar Más