/ viernes 17 de mayo de 2019

Entre las cuerdas

Las siguientes líneas las escribí hace años cuando sucedió el fallecimiento del Hijo del Perro Aguayo y muy bien se pueden actualizar ahora con el fallecimiento de Silver King en la ciudad de Londres Inglaterra, causando todo tipo de comentarios, prevalecen casi en todo médico las mismas condiciones en las que actúan los luchadores mexicanos, se ha avanzado muy poco, incluso aquí en Zacatecas se continua sin hacer un nombramiento de la Comisión de Box y Lucha Libre, órgano necesario para el buen desarrollo de las presentaciones de estos deportes.

“Todo un torrente de opiniones, comentarios y hasta juicios se han emitido tras el desafortunado fallecimiento del “Perrito” Aguayo, sin intención de ofender o molestar a nadie, desde mi muy particular punto de vista considero que la mayoría de las acciones que fueron parte de esa situación dramática que se vivió, solo quien haya subido a un ring para combatir acompañado de una pasión y amor a este deporte – espectáculo, ser un verdadero aficionado y no solo acudir de vez en cuando a presenciar funciones de lucha libre sin llegar a convertirse en un fanático, o estar inmiscuido de verdad en el fantástico mundo de “Las Luchas”, puede llegar a entender y comprender la situación que se presentó la noche del viernes en Tijuana B.C., se trata de culpar a alguien, pero ¿quiénes son los que lo buscan?, les puedo asegurar que son personas totalmente ajenas a la lucha libre, y además eso les corresponde a instancias e instituciones que tienen que cumplir con sus funciones y creo que están realizando su trabajo.

Se han señalado como causa, algunas de las condiciones en que los luchadores desarrollamos nuestra actividad, se dice que no son las ideales, y entonces me pregunto, ¿por qué? no han hecho ellos algo para mejorar las condiciones laborales de los luchadores, mínimo denunciarlas para que las autoridades tomen cartas en el asunto. Muchas de esas condiciones nosotros mismos los luchadores las provocamos, al aceptar luchar con las mínimas, incluso, sin ninguna garantía o seguridad. Con este acontecimiento todo el gremio y autoridades involucradas debemos tomar experiencia y tratar que en un futuro no vuelva a presentarse la misma situación, solo con trabajo conjunto podremos en verdad establecer medidas mínimas para el buen desarrollo de las funciones de lucha libre, son muchos los involucrados y por supuesto muchos los interés implicados, no va a ser fácil, ya se han hecho intentos y se han logrado avances, pero se requiere aún mucho más, solo nos queda seguir insistiendo”.

Las siguientes líneas las escribí hace años cuando sucedió el fallecimiento del Hijo del Perro Aguayo y muy bien se pueden actualizar ahora con el fallecimiento de Silver King en la ciudad de Londres Inglaterra, causando todo tipo de comentarios, prevalecen casi en todo médico las mismas condiciones en las que actúan los luchadores mexicanos, se ha avanzado muy poco, incluso aquí en Zacatecas se continua sin hacer un nombramiento de la Comisión de Box y Lucha Libre, órgano necesario para el buen desarrollo de las presentaciones de estos deportes.

“Todo un torrente de opiniones, comentarios y hasta juicios se han emitido tras el desafortunado fallecimiento del “Perrito” Aguayo, sin intención de ofender o molestar a nadie, desde mi muy particular punto de vista considero que la mayoría de las acciones que fueron parte de esa situación dramática que se vivió, solo quien haya subido a un ring para combatir acompañado de una pasión y amor a este deporte – espectáculo, ser un verdadero aficionado y no solo acudir de vez en cuando a presenciar funciones de lucha libre sin llegar a convertirse en un fanático, o estar inmiscuido de verdad en el fantástico mundo de “Las Luchas”, puede llegar a entender y comprender la situación que se presentó la noche del viernes en Tijuana B.C., se trata de culpar a alguien, pero ¿quiénes son los que lo buscan?, les puedo asegurar que son personas totalmente ajenas a la lucha libre, y además eso les corresponde a instancias e instituciones que tienen que cumplir con sus funciones y creo que están realizando su trabajo.

Se han señalado como causa, algunas de las condiciones en que los luchadores desarrollamos nuestra actividad, se dice que no son las ideales, y entonces me pregunto, ¿por qué? no han hecho ellos algo para mejorar las condiciones laborales de los luchadores, mínimo denunciarlas para que las autoridades tomen cartas en el asunto. Muchas de esas condiciones nosotros mismos los luchadores las provocamos, al aceptar luchar con las mínimas, incluso, sin ninguna garantía o seguridad. Con este acontecimiento todo el gremio y autoridades involucradas debemos tomar experiencia y tratar que en un futuro no vuelva a presentarse la misma situación, solo con trabajo conjunto podremos en verdad establecer medidas mínimas para el buen desarrollo de las funciones de lucha libre, son muchos los involucrados y por supuesto muchos los interés implicados, no va a ser fácil, ya se han hecho intentos y se han logrado avances, pero se requiere aún mucho más, solo nos queda seguir insistiendo”.

jueves 15 de agosto de 2019

Entre las cuerdas

jueves 08 de agosto de 2019

Entre las cuerdas

jueves 01 de agosto de 2019

Entre las cuerdas

jueves 25 de julio de 2019

Entre las cuerdas

jueves 11 de julio de 2019

Entre las cuerdas

jueves 04 de julio de 2019

Entre la cuerdas

jueves 20 de junio de 2019

Entre las cuerdas

jueves 13 de junio de 2019

Entre las cuerdas

jueves 30 de mayo de 2019

Entre las cuerdas

jueves 23 de mayo de 2019

Entre las cuerdas

Cargar Más