/ jueves 25 de julio de 2019

Entre las cuerdas

Es muy lamentable y triste ver como muchas de las partes involucradas tanto en la Lucha Libre como en el boxeo en vez de buscar soluciones a la variada y compleja problemática que viven ambas disciplinas deportivas, mejor se dedican a menospreciarse, descalificarse unos a otros, sin ninguna propuesta o alternativa que saque del letargo en el que se encuentran dichos deportes, el ambiente está saturado de “Mesías” y héroes que según ellos sacaran adelante con su fórmula a estos deportes. Yo solo veo a personas egocéntricas, envidiosas y autoritarias que si llegan a tener un poco de poder se convertirían en tiranos deportivos.

En la actualidad es frecuente y muy común escuchar hablar acerca de los valores, incluso muchas personas opinan que parte de las crisis que tenemos en nuestro país han surgido por la pérdida de estos, Constantemente se nos plantean soluciones a esas crisis que padecemos hoy en día, pero creo que la mejor solución es en base en las mismas personas, en la educación y en el saber cultivar toda una serie de valores en la misma sociedad.

Históricamente los valores constituyen base fundamental en la educación y el deporte, debido a que orientan, guían y preparan a los sujetos en forma integral para que lleve a cabo sus acciones cotidianas dentro de nuestra sociedad.

Las actitudes alejadas de los valores las podemos encontrar fácilmente en muchas de las expresiones y pensamientos cotidianos de la gente, por ejemplo en el ámbito social se piensa que el éxito social consiste en ganar mucho dinero, lo más posible y cuanto antes. Para ello hay que arrimarse con quien tiene influencia y buscar un puesto donde haya acceso a la riqueza inmediata. ¿Cómo hacerlo? No hay que preocuparse “según va viniendo vamos viendo”. En el deporte el objetivo es ganar, no importa cuál sea el método que se utilice. Todo este clima negativo influye en el deporte como actividad social que está estrechamente ligada a los jóvenes y surgen de ellos los antivalores que afectan la adolescencia y la juventud.

Los beneficios que el deporte brinda a la sociedad en relación a los valores, trasmite por ejemplo la resistencia, estimula los sentimientos de juego limpio y el respeto a las reglas y por supuesto la subordinación de los intereses personales a los de grupo o sociales. Supone un compromiso de superación tanto de metas trazadas como en el terreno personal.

De manera que lo ideal es que en el deporte no solo se aborden aspectos conceptuales (aspectos técnicos y tácticos de los deportes; concepto, tipo y principios del acondicionamiento físico), o procedimentales (práctica de actividades en el entorno natural).

Estaremos de acuerdo que la transferencia de los valores educativos del deporte no se hacen espontáneos; están supeditados a la pedagogía Se debe “educar en sentido amplio, educar para que los alumnos y alumnas se conviertan en ciudadanos capaces de alcanzar un sentido de realización personal”. De manera que no es suficiente con poner a practicar deporte y esperar que surjan valores positivos en el alumnado. Es cierto que el Deporte es propulsor de muchos valores positivos, sin embargo la sola práctica del mismo no garantiza el desarrollo de los mismos. Será mucho más beneficioso para los alumnos si tiene un docente que los guíe permanentemente y les proporcione un espacio donde se den las condiciones necesarias para la convivencia, la tolerancia, el respeto mutuo, y otros aspectos necesarios para el mejoramiento de las relaciones sociales.

Es muy lamentable y triste ver como muchas de las partes involucradas tanto en la Lucha Libre como en el boxeo en vez de buscar soluciones a la variada y compleja problemática que viven ambas disciplinas deportivas, mejor se dedican a menospreciarse, descalificarse unos a otros, sin ninguna propuesta o alternativa que saque del letargo en el que se encuentran dichos deportes, el ambiente está saturado de “Mesías” y héroes que según ellos sacaran adelante con su fórmula a estos deportes. Yo solo veo a personas egocéntricas, envidiosas y autoritarias que si llegan a tener un poco de poder se convertirían en tiranos deportivos.

En la actualidad es frecuente y muy común escuchar hablar acerca de los valores, incluso muchas personas opinan que parte de las crisis que tenemos en nuestro país han surgido por la pérdida de estos, Constantemente se nos plantean soluciones a esas crisis que padecemos hoy en día, pero creo que la mejor solución es en base en las mismas personas, en la educación y en el saber cultivar toda una serie de valores en la misma sociedad.

Históricamente los valores constituyen base fundamental en la educación y el deporte, debido a que orientan, guían y preparan a los sujetos en forma integral para que lleve a cabo sus acciones cotidianas dentro de nuestra sociedad.

Las actitudes alejadas de los valores las podemos encontrar fácilmente en muchas de las expresiones y pensamientos cotidianos de la gente, por ejemplo en el ámbito social se piensa que el éxito social consiste en ganar mucho dinero, lo más posible y cuanto antes. Para ello hay que arrimarse con quien tiene influencia y buscar un puesto donde haya acceso a la riqueza inmediata. ¿Cómo hacerlo? No hay que preocuparse “según va viniendo vamos viendo”. En el deporte el objetivo es ganar, no importa cuál sea el método que se utilice. Todo este clima negativo influye en el deporte como actividad social que está estrechamente ligada a los jóvenes y surgen de ellos los antivalores que afectan la adolescencia y la juventud.

Los beneficios que el deporte brinda a la sociedad en relación a los valores, trasmite por ejemplo la resistencia, estimula los sentimientos de juego limpio y el respeto a las reglas y por supuesto la subordinación de los intereses personales a los de grupo o sociales. Supone un compromiso de superación tanto de metas trazadas como en el terreno personal.

De manera que lo ideal es que en el deporte no solo se aborden aspectos conceptuales (aspectos técnicos y tácticos de los deportes; concepto, tipo y principios del acondicionamiento físico), o procedimentales (práctica de actividades en el entorno natural).

Estaremos de acuerdo que la transferencia de los valores educativos del deporte no se hacen espontáneos; están supeditados a la pedagogía Se debe “educar en sentido amplio, educar para que los alumnos y alumnas se conviertan en ciudadanos capaces de alcanzar un sentido de realización personal”. De manera que no es suficiente con poner a practicar deporte y esperar que surjan valores positivos en el alumnado. Es cierto que el Deporte es propulsor de muchos valores positivos, sin embargo la sola práctica del mismo no garantiza el desarrollo de los mismos. Será mucho más beneficioso para los alumnos si tiene un docente que los guíe permanentemente y les proporcione un espacio donde se den las condiciones necesarias para la convivencia, la tolerancia, el respeto mutuo, y otros aspectos necesarios para el mejoramiento de las relaciones sociales.

miércoles 18 de septiembre de 2019

Entre las cuerdas

jueves 05 de septiembre de 2019

Entre las cuerdas

jueves 29 de agosto de 2019

Entre las cuerdas

jueves 22 de agosto de 2019

Entre las cuerdas

jueves 15 de agosto de 2019

Entre las cuerdas

jueves 08 de agosto de 2019

Entre las cuerdas

jueves 01 de agosto de 2019

Entre las cuerdas

jueves 25 de julio de 2019

Entre las cuerdas

jueves 11 de julio de 2019

Entre las cuerdas

jueves 04 de julio de 2019

Entre la cuerdas

Cargar Más