/ viernes 16 de octubre de 2020

Entre las cuerdas

Son muchos los factores que influyen en los resultados de los atletas, una gran infinidad de causas que en poco o en mucho pueden afectar el rendimiento deportivo o en llegar a logar determinadas metas o logros propuestos por sus entrenadores o por ellos mismos. La crisis de salud que vivimos en estos días tendrá su afectación sobre nuestros atletas, pero aun no, lo podemos determinar con exactitud, cuáles serán los efectos que se producirán, pero seguramente irán directos al rendimiento y a la forma deportiva requerida para lograr algunas de las marcas o requisitos que se puedan exigir en cada una de las disciplinas deportivas.

Hemos señalado que quizás uno de los muchos factores que inciden en los resultados de nuestros boxeadores sea la difícil combinación de sus actividades escolares con las deportivas, y al no poder cumplir con las exigencias planteadas por ambas actividades, puede resultar una experiencia traumática o de frustración. Las instituciones deportivas gubernamentales y escolares conjuntamente deberían buscar establecer opciones que permitan a los estudiantes practicar cualquier deporte que deseen, sin interrumpir o importunar su preparación académica, o a la inversa, permitir que cualquier deportista pueda prepararse académicamente sin menoscabar su preparación deportiva, para así contribuir de esta manera al desarrollo integral del joven. En este sentido la familia toma una importancia definitiva en la obtención de resultados, sabemos que algunos padres de familia solo les exigen a sus hijos una buena preparación escolar no dando importancia al desarrollo físico del menor, son pocos los padres que demandan un perfeccionamiento tomando en cuenta las dos actividades, algunos otros permiten a su hijo las dos actividades, pero le dan una opción preferencial y definitiva al estudio académico.

Es muy complicado para el joven boxeador ingresar al deporte a un nivel competitivo de alto rendimiento, ya que para él significa un cambio en su estilo de vida y no tan solo para él, sino que también la familia se ve involucrada, ya que juega un papel muy importante en el desarrollo deportivo del competidor, independientemente del nivel competitivo y del nivel de rendimiento. La participación de la familia en la formación deportiva es crucial. Por lo tanto los padres necesitan tener cierta preparación para cumplir con su parte dentro de la formación deportiva, ellos la pueden adquirir al estar en comunicación constante y cercana con el entrenador para desarrollar esas capacidades que faciliten el crecimiento deportivo del peleador.

Desafortunadamente en el boxeo amateur nos encontramos con todo tipo de actitudes negativas de muchos padres de familia, por ejemplo vemos padres que son excesivamente críticos o padres sobré protectores que reaccionan ante una derrota o un triunfo, culpando al cuerpo de arbitraje y/o jueces de la derrota o conducta del contendiente, provocando en sus hijos desconcierto, confusión e inestabilidad emocional. La familia debe de ubicarse y entender la gran responsabilidad y el fabuloso reto que tiene todo entrenador de boxeo al preparar a sus alumnos para que logren un desarrollo tanto físico como intelectual


Son muchos los factores que influyen en los resultados de los atletas, una gran infinidad de causas que en poco o en mucho pueden afectar el rendimiento deportivo o en llegar a logar determinadas metas o logros propuestos por sus entrenadores o por ellos mismos. La crisis de salud que vivimos en estos días tendrá su afectación sobre nuestros atletas, pero aun no, lo podemos determinar con exactitud, cuáles serán los efectos que se producirán, pero seguramente irán directos al rendimiento y a la forma deportiva requerida para lograr algunas de las marcas o requisitos que se puedan exigir en cada una de las disciplinas deportivas.

Hemos señalado que quizás uno de los muchos factores que inciden en los resultados de nuestros boxeadores sea la difícil combinación de sus actividades escolares con las deportivas, y al no poder cumplir con las exigencias planteadas por ambas actividades, puede resultar una experiencia traumática o de frustración. Las instituciones deportivas gubernamentales y escolares conjuntamente deberían buscar establecer opciones que permitan a los estudiantes practicar cualquier deporte que deseen, sin interrumpir o importunar su preparación académica, o a la inversa, permitir que cualquier deportista pueda prepararse académicamente sin menoscabar su preparación deportiva, para así contribuir de esta manera al desarrollo integral del joven. En este sentido la familia toma una importancia definitiva en la obtención de resultados, sabemos que algunos padres de familia solo les exigen a sus hijos una buena preparación escolar no dando importancia al desarrollo físico del menor, son pocos los padres que demandan un perfeccionamiento tomando en cuenta las dos actividades, algunos otros permiten a su hijo las dos actividades, pero le dan una opción preferencial y definitiva al estudio académico.

Es muy complicado para el joven boxeador ingresar al deporte a un nivel competitivo de alto rendimiento, ya que para él significa un cambio en su estilo de vida y no tan solo para él, sino que también la familia se ve involucrada, ya que juega un papel muy importante en el desarrollo deportivo del competidor, independientemente del nivel competitivo y del nivel de rendimiento. La participación de la familia en la formación deportiva es crucial. Por lo tanto los padres necesitan tener cierta preparación para cumplir con su parte dentro de la formación deportiva, ellos la pueden adquirir al estar en comunicación constante y cercana con el entrenador para desarrollar esas capacidades que faciliten el crecimiento deportivo del peleador.

Desafortunadamente en el boxeo amateur nos encontramos con todo tipo de actitudes negativas de muchos padres de familia, por ejemplo vemos padres que son excesivamente críticos o padres sobré protectores que reaccionan ante una derrota o un triunfo, culpando al cuerpo de arbitraje y/o jueces de la derrota o conducta del contendiente, provocando en sus hijos desconcierto, confusión e inestabilidad emocional. La familia debe de ubicarse y entender la gran responsabilidad y el fabuloso reto que tiene todo entrenador de boxeo al preparar a sus alumnos para que logren un desarrollo tanto físico como intelectual


ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 16 de octubre de 2020

Entre las cuerdas

Javier Rubén Lozano

jueves 01 de octubre de 2020

Entre las cuerdas

Javier Rubén Lozano

viernes 25 de septiembre de 2020

Entre las cuerdas

Javier Rubén Lozano

jueves 10 de septiembre de 2020

Entre las cuerdas

Javier Rubén Lozano

jueves 03 de septiembre de 2020

Entre las cuerdas

Javier Rubén Lozano

Cargar Más