/ domingo 26 de diciembre de 2021

Escenarios 2021

Zacatecas II

Aunque con la implementación del operativo Zacatecas II, estadísticamente hubo un descenso en las cifras en las primeras dos semanas, principalmente de homicidios dolosos, que eran los que realmente preocupaban a la entidad, el cierre de año ha sido difícil en este rubro.

Definitivamente, nunca será suficiente la cantidad de elementos de seguridad, llámese Ejército, Guardia Nacional, Policía Estatal, Metropol, o policías municipales, para bajar los delitos a cero, se necesitaría un policía por cada habitante.

Fresnillo, Zacatecas y Guadalupe, son los puntos neurálgicos de la violencia, que se ha enraizado en la sociedad.

Hay que admitir que la violencia no es obra de un sexenio ni de un modelo político, y que no se va a terminar con soluciones políticas.

Según las estadísticas oficiales, en el estado de Zacatecas se registraron 16 homicidios dolosos en las últimas 48 horas de los cuales fueron 11 el día 23 de diciembre y cinco el 24, y donde los 11 del jueves pasado representaron la cifra más alta a nivel nacional.

No hay freno

Ni la estrategia de más policías, ni la estrategia de más armas para la policía, ni la estrategia de “abrazos y no balazos” del gobierno federal podrán vencer esta tendencia, y es que el problema va más allá.

Ya en muchos casos no es ganar dinero, o ganar territorio, ahora se ha vuelto en matar por matar, como lo demostraron los hechos acaecidos en el municipio de Valparaíso, donde tres personas adultas mayores fueron asesinados con total sangre fría, sin ningún motivo.

Es decir, el tejido social está tan dañado que es necesario regenerarlo desde su raíz, desde sus inicios.

Con esos antecedentes, no se puede hablar de un operativo policiaco, por más grande que sea, que pueda acabar con la violencia que vive Zacatecas, hoy las cosas no son de voluntad política, ni de cantidad de fuerza, hoy las cosas son sociales y se necesita de la voluntad de todos para acabar con esa violencia.

La están pasando mal

Los prestadores de servicio en general no la están pasando bien en Zacatecas en este agonizante 2021. Son muchos los factores que han impedido que la derrama económica no sea la mejor. Desde luego, en descargo de lo que está ocurriendo, este es un fenómeno que está ocurriendo en muchos puntos del país. Para efectos de nuestra entrega nos centraremos someramente en el Estado.

La inseguridad creciente en el Estado claro que ha afectado, la frágil economía que se vive desde hace varios años, la ausencia de políticas públicas eficaces relacionadas al turismo, entre otras cosas, le han pegado al turismo, por eso, no se observa ahora tanto en las calles. Desde luego, el tema de la pandemia también le ha pegado a Zacatecas, un estado eminentemente turístico.

Las autoridades del Gobierno de Zacatecas podrán decir lo que quieran, maquillar, incluso las cifras oficiales, pero los prestadores de servicios en muchos rubros no la están pasando bien, las agencias de viajes son el ejemplo más claro. Cuidado, el problema es que 2022 pinta igual de complejo… Y créanos, no es pesimismo, es la realidad que vive un Estado como el nuestro.

Pues que no hay dinero

Para quienes piensan que el tema de los jubilados y pensionados del Issstezac ya está resuelto, la realidad, es que no, por el contrario, con el amparo que interpusieron, ahora, lo que resta es esperar, a que un juez determine, si el Gobierno de Zacatecas que encabeza David Monreal Ávila le debe pagar o no, el aguinaldo a todos los 4 mil 600 jubilados y pensionados.

Por lo pronto, -por primera vez-, alrededor de 2 mil jubilados y pensionados del Issstezac, este año, no recibieron aguinaldo, bajo el argumento que la Ley General del Issstezac actual no lo considera, sin embargo -por usos y costumbre siempre se había pagado-. Las Juntas Directivas del Issstezac, los directores generales, en su momento, con la venia de los gobernadores en turno lo pagaban, hoy, la nueva gobernanza ha dicho que no lo pagará, porque es ilegal hacerlo.

La pregunta obligada para la nueva gobernanza, es saber, hasta cuándo terminarán los conflictos que estamos viendo, literalmente, desde el pasado 12 de septiembre, día en que comenzó la nueva administración. Son más las preguntas que las respuestas, hasta ahora.

Nueva gobernanza, factor de cambio

Tal parece que la complejidad se ha posicionado en este gobierno monrealista y que la crisis pandémica, económica, de violencia e inseguridad anidan en el estado sin entrever pronta solución. Es la emergencia social que David Monreal trazó desde antes del inicio de su mandato, una acumulación de problemática y conflictos que ciertamente, no se pueden desvincular del pasado inmediato cargado de una pesada herencia que se traduce en la quiebra económica total en las arcas estatal y las municipales y que no obstante los alivios que trajo la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador, al cierre del año fiscal no se atisba una normalidad que sea principio de la recuperación de la paz y tranquilidad, la promesa máxima de la Nueva Gobernanza.

Todavía no se nota

Como nunca en 10 sexenios consecutivos y el último y único quinquenio, los 100 primeros días del ejercicio gubernamental morenista monrealista, ya son motivo de análisis social, político e histórico y todavía no se reflejan el cumplimiento de los grandes ideales de la Cuarta Transformación ni las esperanzas de la Nueva Gobernanza. Muy a pesar de las fuerzas irreconciliables que dominan el escenario político gubernamental, se advierte la enorme contundencia que David Monreal impone en cada una de sus decisiones para superar de una vez por todas el estancamiento económico, lograr la contención de la violencia y apuntalar condiciones de desarrollo a partir de las regiones y municipios donde ya imperan liderazgos que pueden hacer inminente el gran cambio prometido en favor de los más pobres y de los que menos tienen.

Las innovadoras y vertiginosas propuestas con las que arrancó el nuevo gobierno, la potencialidad del discurso contra la corrupción e impunidad, abrieron en la sociedad un panorama de rápido regreso a la recuperación a través de la distensión de instituciones, como las educativas y productivas, que por la ausencia de recursos presupuestales debieron generar la crisis magisterial, que, en medio de la violencia por la confrontación de la criminalidad tan cotidiana y desgarradoramente inhumana, toda estrategia de recomposición y resolución fueron opacadas. Así las cosas, en la Nueva Gobernanza urge tomar conciencia de la dimensión que la penuria económica y la inseguridad plantean como factores de retroceso y contención del bienestar social que la Cuarta Transformación promueve para Zacatecas y el país.

Nos leemos en 2022

Zacatecas II

Aunque con la implementación del operativo Zacatecas II, estadísticamente hubo un descenso en las cifras en las primeras dos semanas, principalmente de homicidios dolosos, que eran los que realmente preocupaban a la entidad, el cierre de año ha sido difícil en este rubro.

Definitivamente, nunca será suficiente la cantidad de elementos de seguridad, llámese Ejército, Guardia Nacional, Policía Estatal, Metropol, o policías municipales, para bajar los delitos a cero, se necesitaría un policía por cada habitante.

Fresnillo, Zacatecas y Guadalupe, son los puntos neurálgicos de la violencia, que se ha enraizado en la sociedad.

Hay que admitir que la violencia no es obra de un sexenio ni de un modelo político, y que no se va a terminar con soluciones políticas.

Según las estadísticas oficiales, en el estado de Zacatecas se registraron 16 homicidios dolosos en las últimas 48 horas de los cuales fueron 11 el día 23 de diciembre y cinco el 24, y donde los 11 del jueves pasado representaron la cifra más alta a nivel nacional.

No hay freno

Ni la estrategia de más policías, ni la estrategia de más armas para la policía, ni la estrategia de “abrazos y no balazos” del gobierno federal podrán vencer esta tendencia, y es que el problema va más allá.

Ya en muchos casos no es ganar dinero, o ganar territorio, ahora se ha vuelto en matar por matar, como lo demostraron los hechos acaecidos en el municipio de Valparaíso, donde tres personas adultas mayores fueron asesinados con total sangre fría, sin ningún motivo.

Es decir, el tejido social está tan dañado que es necesario regenerarlo desde su raíz, desde sus inicios.

Con esos antecedentes, no se puede hablar de un operativo policiaco, por más grande que sea, que pueda acabar con la violencia que vive Zacatecas, hoy las cosas no son de voluntad política, ni de cantidad de fuerza, hoy las cosas son sociales y se necesita de la voluntad de todos para acabar con esa violencia.

La están pasando mal

Los prestadores de servicio en general no la están pasando bien en Zacatecas en este agonizante 2021. Son muchos los factores que han impedido que la derrama económica no sea la mejor. Desde luego, en descargo de lo que está ocurriendo, este es un fenómeno que está ocurriendo en muchos puntos del país. Para efectos de nuestra entrega nos centraremos someramente en el Estado.

La inseguridad creciente en el Estado claro que ha afectado, la frágil economía que se vive desde hace varios años, la ausencia de políticas públicas eficaces relacionadas al turismo, entre otras cosas, le han pegado al turismo, por eso, no se observa ahora tanto en las calles. Desde luego, el tema de la pandemia también le ha pegado a Zacatecas, un estado eminentemente turístico.

Las autoridades del Gobierno de Zacatecas podrán decir lo que quieran, maquillar, incluso las cifras oficiales, pero los prestadores de servicios en muchos rubros no la están pasando bien, las agencias de viajes son el ejemplo más claro. Cuidado, el problema es que 2022 pinta igual de complejo… Y créanos, no es pesimismo, es la realidad que vive un Estado como el nuestro.

Pues que no hay dinero

Para quienes piensan que el tema de los jubilados y pensionados del Issstezac ya está resuelto, la realidad, es que no, por el contrario, con el amparo que interpusieron, ahora, lo que resta es esperar, a que un juez determine, si el Gobierno de Zacatecas que encabeza David Monreal Ávila le debe pagar o no, el aguinaldo a todos los 4 mil 600 jubilados y pensionados.

Por lo pronto, -por primera vez-, alrededor de 2 mil jubilados y pensionados del Issstezac, este año, no recibieron aguinaldo, bajo el argumento que la Ley General del Issstezac actual no lo considera, sin embargo -por usos y costumbre siempre se había pagado-. Las Juntas Directivas del Issstezac, los directores generales, en su momento, con la venia de los gobernadores en turno lo pagaban, hoy, la nueva gobernanza ha dicho que no lo pagará, porque es ilegal hacerlo.

La pregunta obligada para la nueva gobernanza, es saber, hasta cuándo terminarán los conflictos que estamos viendo, literalmente, desde el pasado 12 de septiembre, día en que comenzó la nueva administración. Son más las preguntas que las respuestas, hasta ahora.

Nueva gobernanza, factor de cambio

Tal parece que la complejidad se ha posicionado en este gobierno monrealista y que la crisis pandémica, económica, de violencia e inseguridad anidan en el estado sin entrever pronta solución. Es la emergencia social que David Monreal trazó desde antes del inicio de su mandato, una acumulación de problemática y conflictos que ciertamente, no se pueden desvincular del pasado inmediato cargado de una pesada herencia que se traduce en la quiebra económica total en las arcas estatal y las municipales y que no obstante los alivios que trajo la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador, al cierre del año fiscal no se atisba una normalidad que sea principio de la recuperación de la paz y tranquilidad, la promesa máxima de la Nueva Gobernanza.

Todavía no se nota

Como nunca en 10 sexenios consecutivos y el último y único quinquenio, los 100 primeros días del ejercicio gubernamental morenista monrealista, ya son motivo de análisis social, político e histórico y todavía no se reflejan el cumplimiento de los grandes ideales de la Cuarta Transformación ni las esperanzas de la Nueva Gobernanza. Muy a pesar de las fuerzas irreconciliables que dominan el escenario político gubernamental, se advierte la enorme contundencia que David Monreal impone en cada una de sus decisiones para superar de una vez por todas el estancamiento económico, lograr la contención de la violencia y apuntalar condiciones de desarrollo a partir de las regiones y municipios donde ya imperan liderazgos que pueden hacer inminente el gran cambio prometido en favor de los más pobres y de los que menos tienen.

Las innovadoras y vertiginosas propuestas con las que arrancó el nuevo gobierno, la potencialidad del discurso contra la corrupción e impunidad, abrieron en la sociedad un panorama de rápido regreso a la recuperación a través de la distensión de instituciones, como las educativas y productivas, que por la ausencia de recursos presupuestales debieron generar la crisis magisterial, que, en medio de la violencia por la confrontación de la criminalidad tan cotidiana y desgarradoramente inhumana, toda estrategia de recomposición y resolución fueron opacadas. Así las cosas, en la Nueva Gobernanza urge tomar conciencia de la dimensión que la penuria económica y la inseguridad plantean como factores de retroceso y contención del bienestar social que la Cuarta Transformación promueve para Zacatecas y el país.

Nos leemos en 2022

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 22 de mayo de 2022

Escenarios 2022

Escenarios Columna

domingo 15 de mayo de 2022

Escenarios 2022

Escenarios Columna

domingo 08 de mayo de 2022

Escenarios 2022

Escenarios Columna

domingo 24 de abril de 2022

Escenarios 2022

Escenarios Columna

domingo 17 de abril de 2022

Escenarios 2022

Escenarios Columna

domingo 27 de marzo de 2022

Escenarios 2022

Escenarios Columna

domingo 20 de marzo de 2022

Escenarios 2022

Escenarios Columna

domingo 13 de marzo de 2022

Escenarios 2022

Escenarios Columna

domingo 06 de marzo de 2022

Escenarios 2022

Escenarios Columna

domingo 27 de febrero de 2022

Escenarios 2022

Escenarios Columna

Cargar Más