/ miércoles 18 de septiembre de 2019

Independencia tecnológica, el próximo gran reto

Este 15 y 16 de septiembre celebramos las fiestas patrias, en honor a los héroes que hicieron posible nuestra Independencia hace ya 209 años. En este movimiento social nuestro país luchó por la soberanía y autonomía política, es decir, el derecho a la libre autodeterminación sin intervención de otras naciones.

En la actualidad, en México nos enfrentamos a otro importante reto: lograr la independencia tecnológica. Con este término se hace referencia a la capacidad de un país para desarrollar su propia tecnología que le permita solucionar problemas estratégicos y cubrir necesidades fundamentales, como pueden ser energía, transporte, salud, agua, alimentación, entre muchas otras.

Esto no significa que no se deban o no se puedan utilizar tecnologías importadas. En realidad, en nuestro mundo globalizado utilizamos a diario múltiples servicios y productos que han sido diseñados en los lugares más diversos.

Pero el desarrollo de tecnología nacional es un proceso insustituible en la consolidación de una verdadera soberanía nacional, ya que permite la creación de productos y herramientas específicas de acuerdo a los requerimientos de nuestro país, alcanzar una mejor posición comercial a nivel global, así como mayor libertad y posibilidades de desarrollo económico y social.

Es precisamente gracias a la Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), en conjunto con los recursos humanos especializados, que las naciones más avanzadas mantienen una ventaja competitiva sobre los demás países y consiguen una mayor calidad de vida para sus habitantes.

Como hemos señalado en otras ocasiones, la tendencia mundial apunta hacia una economía basada en el conocimiento. En este nuevo paradigma, los países líderes del futuro no serán los que cuenten con mayores recursos naturales, sino aquellos que generen más conocimientos y mejores formas de aplicarlos, en otras palabras, los que se encuentren a la vanguardia en ciencia y tecnología.

La buena noticia es que México se encuentra ahora mismo en una excelente posición para detonar su crecimiento en CTI. Actualmente México es la octava potencia en manufactura, lo que nos habla de una industria fuerte y una infraestructura excelente. Además, contamos con un enorme talento joven y un importante acervo de científicos, tecnólogos, ingenieros e investigadores.

En estas fechas es pertinente reflexionar que la Independencia no es sólo un hecho histórico pasado, sino un proceso social que se mantiene vigente gracias a los esfuerzos de todos los mexicanos y las correctas decisiones de nuestros gobernantes.

Por eso, la mejor manera de honrar a los héroes que nos dieron patria es seguir trabajando en la construcción de un México más próspero y justo. Una manera de lograrlo es mediante inversiones y políticas públicas que impulsen el ecosistema CTI y la generación de infraestructura y recursos humanos especializados, así como la vinculación y fortalecimiento de los ya existentes. ¡Que viva México!

*Tesorero Nacional de Canacintra

Este 15 y 16 de septiembre celebramos las fiestas patrias, en honor a los héroes que hicieron posible nuestra Independencia hace ya 209 años. En este movimiento social nuestro país luchó por la soberanía y autonomía política, es decir, el derecho a la libre autodeterminación sin intervención de otras naciones.

En la actualidad, en México nos enfrentamos a otro importante reto: lograr la independencia tecnológica. Con este término se hace referencia a la capacidad de un país para desarrollar su propia tecnología que le permita solucionar problemas estratégicos y cubrir necesidades fundamentales, como pueden ser energía, transporte, salud, agua, alimentación, entre muchas otras.

Esto no significa que no se deban o no se puedan utilizar tecnologías importadas. En realidad, en nuestro mundo globalizado utilizamos a diario múltiples servicios y productos que han sido diseñados en los lugares más diversos.

Pero el desarrollo de tecnología nacional es un proceso insustituible en la consolidación de una verdadera soberanía nacional, ya que permite la creación de productos y herramientas específicas de acuerdo a los requerimientos de nuestro país, alcanzar una mejor posición comercial a nivel global, así como mayor libertad y posibilidades de desarrollo económico y social.

Es precisamente gracias a la Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), en conjunto con los recursos humanos especializados, que las naciones más avanzadas mantienen una ventaja competitiva sobre los demás países y consiguen una mayor calidad de vida para sus habitantes.

Como hemos señalado en otras ocasiones, la tendencia mundial apunta hacia una economía basada en el conocimiento. En este nuevo paradigma, los países líderes del futuro no serán los que cuenten con mayores recursos naturales, sino aquellos que generen más conocimientos y mejores formas de aplicarlos, en otras palabras, los que se encuentren a la vanguardia en ciencia y tecnología.

La buena noticia es que México se encuentra ahora mismo en una excelente posición para detonar su crecimiento en CTI. Actualmente México es la octava potencia en manufactura, lo que nos habla de una industria fuerte y una infraestructura excelente. Además, contamos con un enorme talento joven y un importante acervo de científicos, tecnólogos, ingenieros e investigadores.

En estas fechas es pertinente reflexionar que la Independencia no es sólo un hecho histórico pasado, sino un proceso social que se mantiene vigente gracias a los esfuerzos de todos los mexicanos y las correctas decisiones de nuestros gobernantes.

Por eso, la mejor manera de honrar a los héroes que nos dieron patria es seguir trabajando en la construcción de un México más próspero y justo. Una manera de lograrlo es mediante inversiones y políticas públicas que impulsen el ecosistema CTI y la generación de infraestructura y recursos humanos especializados, así como la vinculación y fortalecimiento de los ya existentes. ¡Que viva México!

*Tesorero Nacional de Canacintra