/ martes 13 de julio de 2021

La justicia

En el marco del día del abogado me permito escribir una pequeña reflexión en torno a la justicia, como valor supremo de la convivencia humana y que tantas páginas se han escrito sobre tan importante y vasto tema. Creo importante precisar antes de iniciar mi opinión respecto del libro de Hans Kelsen, sobre el mismo título de lo que a esto antecede, sobre la justicia, y la concepción que a lo largo de la humanidad se la ha dado y la importancia de este tema en las diferentes etapas históricas. Los cambios sociales que han escrito la historia, y sin lugar a dudas o temor a equivocarme el autor logra incentivarnos de forma ávida a seguir en la búsqueda de esta palabra tan en boga en nuestros tiempos, desde luego que después de leer este interesante libro, consulté un diccionario jurídico, sobre las diferentes significaciones de justicia, sin haber uniformidad y dando con varios significados. esta palabra en nuestra profesión trata de llegar a lo justo muchas veces no lográndose y que es tarea fundamental de los seres humanos, mediante el Estado como sociedad organizada cuyo objetivo es lograr una cuasi perfecta equidad en cuanto a los derechos y deberes que tenemos, la definición de Justicia definida como virtud que inclina a dar a cada quien lo que corresponda, sinónimo también de: Razón, Derecho, Equidad, como una imparcialidad en la interpretación de las normas jurídicas o aquello que debe hacerse apegados siempre a la razón o al derecho, aunque desde luego esto no siempre ocurre.

Otro no menos importante concepto es la verdad: definida como una conformidad de las cosas, con el concepto que la mente forma de ellas, o desde el punto de vista de juicio o proposición que no se pueda negar racionalmente. La Justicia reguladora de la conducta de los hombres en sociedad además de equilibrarse en un orden que se supone justo permite a estos alcanzar la felicidad, esto dependerá del cristal con que se vea, será meramente una aspiración puesto que la justicia es la felicidad social aunque se desecha esta hipótesis puesto que ningún orden social garantiza y puede solucionar este problema en cuestión de conflictos, ya que solo lograría la felicidad individual pues en la resolución de un conflicto una de las partes quedarían inconformes, esto tendería a transformarse en la insatisfacción social de inequidad, y por tanto se generaría un descontento en el intento por buscar la justicia, quizá el problema surgiría cuando se presenta un conflicto de intereses y es aquí donde aparece la justicia, cuando no hay conflictos no hay necesidad de justicia, y con esto se hace alusión a lo que bien decía San Agustín: “La paz es la justicia del orden”.

Ya lo dijo Platón quien sostenía que el justo, es aquel que se conduce legalmente siendo feliz, y el injusto o sea el que actúa ilegalmente es infeliz; Platón dijo “la vida más justa es la más feliz”. La solución que se dé a los problemas de la jerarquía de los valores y respecto de que lugar le queramos dar en nuestra vida, dependerá en gran medida, de los factores sociales, económicos, culturales, etc.

Jesucristo ha hecho del amor su gran mandamiento, presentándolo como el resumen de todos sus preceptos, y proclamando que al final de los tiempos, será juzgado todo el mundo, la justicia es y será estudio profundo de todas las etapas de la humanidad, el Derecho es un camino interminable hacia la justicia.

En el marco del día del abogado me permito escribir una pequeña reflexión en torno a la justicia, como valor supremo de la convivencia humana y que tantas páginas se han escrito sobre tan importante y vasto tema. Creo importante precisar antes de iniciar mi opinión respecto del libro de Hans Kelsen, sobre el mismo título de lo que a esto antecede, sobre la justicia, y la concepción que a lo largo de la humanidad se la ha dado y la importancia de este tema en las diferentes etapas históricas. Los cambios sociales que han escrito la historia, y sin lugar a dudas o temor a equivocarme el autor logra incentivarnos de forma ávida a seguir en la búsqueda de esta palabra tan en boga en nuestros tiempos, desde luego que después de leer este interesante libro, consulté un diccionario jurídico, sobre las diferentes significaciones de justicia, sin haber uniformidad y dando con varios significados. esta palabra en nuestra profesión trata de llegar a lo justo muchas veces no lográndose y que es tarea fundamental de los seres humanos, mediante el Estado como sociedad organizada cuyo objetivo es lograr una cuasi perfecta equidad en cuanto a los derechos y deberes que tenemos, la definición de Justicia definida como virtud que inclina a dar a cada quien lo que corresponda, sinónimo también de: Razón, Derecho, Equidad, como una imparcialidad en la interpretación de las normas jurídicas o aquello que debe hacerse apegados siempre a la razón o al derecho, aunque desde luego esto no siempre ocurre.

Otro no menos importante concepto es la verdad: definida como una conformidad de las cosas, con el concepto que la mente forma de ellas, o desde el punto de vista de juicio o proposición que no se pueda negar racionalmente. La Justicia reguladora de la conducta de los hombres en sociedad además de equilibrarse en un orden que se supone justo permite a estos alcanzar la felicidad, esto dependerá del cristal con que se vea, será meramente una aspiración puesto que la justicia es la felicidad social aunque se desecha esta hipótesis puesto que ningún orden social garantiza y puede solucionar este problema en cuestión de conflictos, ya que solo lograría la felicidad individual pues en la resolución de un conflicto una de las partes quedarían inconformes, esto tendería a transformarse en la insatisfacción social de inequidad, y por tanto se generaría un descontento en el intento por buscar la justicia, quizá el problema surgiría cuando se presenta un conflicto de intereses y es aquí donde aparece la justicia, cuando no hay conflictos no hay necesidad de justicia, y con esto se hace alusión a lo que bien decía San Agustín: “La paz es la justicia del orden”.

Ya lo dijo Platón quien sostenía que el justo, es aquel que se conduce legalmente siendo feliz, y el injusto o sea el que actúa ilegalmente es infeliz; Platón dijo “la vida más justa es la más feliz”. La solución que se dé a los problemas de la jerarquía de los valores y respecto de que lugar le queramos dar en nuestra vida, dependerá en gran medida, de los factores sociales, económicos, culturales, etc.

Jesucristo ha hecho del amor su gran mandamiento, presentándolo como el resumen de todos sus preceptos, y proclamando que al final de los tiempos, será juzgado todo el mundo, la justicia es y será estudio profundo de todas las etapas de la humanidad, el Derecho es un camino interminable hacia la justicia.