/ viernes 28 de enero de 2022

La plenaria de Morena en el Senado

Este fin de semana, del sábado 29 al domingo 30, se llevará a cabo la sesión plenaria del grupo parlamentario de Morena en el Senado de la República. Los temas para el próximo periodo ordinario de sesiones son varios, pero entre ellos destaca la discusión de las iniciativas preferentes del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

El primer tema, que se encuentra ya en discusión, es la iniciativa de reforma constitucional de manera eléctrica. Su objetivo: darle fuerza a la CFE al limitar las inversiones privadas y otorgarle la facultad de dirigir la transición energética en México; es decir, pasar de energías fósiles al uso de energías renovables. El grado de dificultad de implementación: alto, sin duda.

La reforma ha despertado la preocupación de las inversiones nacionales e internacionales, así como los sistemas de alarma de Canadá y Estados Unidos respecto a posibles transgresiones del T-MEC. Se trata de preocupaciones válidas, pero no de argumentos contundentes para frenar su discusión y posible aprobación.

Es cierto, la reforma limita el porcentaje de inversiones privadas a menos del 50 por ciento en el sector eléctrico para que la CFE tome rectoría del sector. Esto implicará, necesariamente, una revisión minuciosa de las inversiones que se realizaron para distinguir aquellas que se encuentran en regla de aquellas que simplemente se trataron de especulaciones en la creación del mercado simulado, generado a partir de las reformas estructurales aprobadas durante el sexenio pasado.

Será fundamental transitar hacia el objetivo de la soberanía energética sin poner en riesgo las inversiones productivas. No es algo sencillo, ni algo que deje de preocupar a los gobiernos extranjeros, especialmente al estadounidense. Por eso, lo que está en juego no es solamente la aprobación de una nueva reforma, o contrarreforma cómo se le ha llamado. Lo que realmente se está discutiendo es la capacidad del actual gobierno para brindar certeza y confianza en un ambiente donde el comercio exterior es uno de los pilares del desarrollo económico de los países. Del destino de la iniciativa dependerá, en gran medida, el lugar que México ocupará en la economía globalizada en la que actualmente vivimos.

A esta iniciativa se le sumarán dos más, también trascendentales para la vida interna del país. La relativa a la reforma del sistema electoral y la relacionada con la intención de que la Guardia Nacional pase a formar parte de las fuerzas armadas. Se trata de tres temas complejos, tres reformas ambiciosas y con una clara ideología. Su aprobación necesitará no sólo una simple discusión al interior del grupo parlamentario, sino un debate abierto y accesible para toda la sociedad, incluidas todas las fuerzas políticas.

Este fin de semana, del sábado 29 al domingo 30, se llevará a cabo la sesión plenaria del grupo parlamentario de Morena en el Senado de la República. Los temas para el próximo periodo ordinario de sesiones son varios, pero entre ellos destaca la discusión de las iniciativas preferentes del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

El primer tema, que se encuentra ya en discusión, es la iniciativa de reforma constitucional de manera eléctrica. Su objetivo: darle fuerza a la CFE al limitar las inversiones privadas y otorgarle la facultad de dirigir la transición energética en México; es decir, pasar de energías fósiles al uso de energías renovables. El grado de dificultad de implementación: alto, sin duda.

La reforma ha despertado la preocupación de las inversiones nacionales e internacionales, así como los sistemas de alarma de Canadá y Estados Unidos respecto a posibles transgresiones del T-MEC. Se trata de preocupaciones válidas, pero no de argumentos contundentes para frenar su discusión y posible aprobación.

Es cierto, la reforma limita el porcentaje de inversiones privadas a menos del 50 por ciento en el sector eléctrico para que la CFE tome rectoría del sector. Esto implicará, necesariamente, una revisión minuciosa de las inversiones que se realizaron para distinguir aquellas que se encuentran en regla de aquellas que simplemente se trataron de especulaciones en la creación del mercado simulado, generado a partir de las reformas estructurales aprobadas durante el sexenio pasado.

Será fundamental transitar hacia el objetivo de la soberanía energética sin poner en riesgo las inversiones productivas. No es algo sencillo, ni algo que deje de preocupar a los gobiernos extranjeros, especialmente al estadounidense. Por eso, lo que está en juego no es solamente la aprobación de una nueva reforma, o contrarreforma cómo se le ha llamado. Lo que realmente se está discutiendo es la capacidad del actual gobierno para brindar certeza y confianza en un ambiente donde el comercio exterior es uno de los pilares del desarrollo económico de los países. Del destino de la iniciativa dependerá, en gran medida, el lugar que México ocupará en la economía globalizada en la que actualmente vivimos.

A esta iniciativa se le sumarán dos más, también trascendentales para la vida interna del país. La relativa a la reforma del sistema electoral y la relacionada con la intención de que la Guardia Nacional pase a formar parte de las fuerzas armadas. Se trata de tres temas complejos, tres reformas ambiciosas y con una clara ideología. Su aprobación necesitará no sólo una simple discusión al interior del grupo parlamentario, sino un debate abierto y accesible para toda la sociedad, incluidas todas las fuerzas políticas.