/ viernes 11 de marzo de 2022

La realidad de David Monreal

¿Quiere el gobierno de David Monreal cambiar la percepción? La respuesta corta es que sí. La explicación, además de ser necesaria, es imprescindible. Para ello, podemos tomar el caso de la seguridad pública, específicamente de los homicidios y por lo tanto de la violencia en el estado.

¿Los seis meses en el gobierno de Monreal han sido más violentos que el pasado? No. De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública, enero de 2021 fue el mes más violento del año pasado, al registrar 136 homicidios, cifra superior a los 130 registrados en el mismo mes de 2022. Septiembre, el último mes de la administración priista y también de la transición, registró 135 homicidios, lo que fue mayor que en los tres meses posteriores de octubre, noviembre y diciembre.

Estos números son absolutos y no tasas, lo cual quiere decir que no se pondera el crecimiento poblacional pero como resulta lógico, la tasa de homicidios en Zacatecas, debido al constante crecimiento demográfico, durante el periodo de David Monreal es más baja que durante el periodo comparable de Alejandro Tello.

Entonces ¿por qué ahora se tiene la percepción de que en Zacatecas está aumentando la violencia? En primer lugar, porque la estrategia Zacatecas II ha presionado a los grupos del crimen organizado que ante el inicio de los operativos se han radicalizado para mandar mensajes a otras células criminales y al mismo gobierno federal y estatal. Como lo dijo el presidente de México; se trata de una provocación.

En segundo lugar, se debe reconocer que cuando las portadas de los medios de comunicación se convierten en el mecanismo propagandístico para comunicar las masacres y los métodos de ejecución de las víctimas del crimen organizado, la población puede sentirse más insegura, aunque en realidad los niveles de violencia, en el peor de los casos, se han mantenido estables.

Por supuesto que el gobierno actual quiere cambiar la percepción de la sociedad, pero lo quiere hacer para empatarla con la realidad y para combatir a quienes buscan tergiversarla. Estos datos son públicos y podrían ser usados por cualquier medio de comunicación que quisiera reportar la realidad objetiva de la violencia en Zacatecas, así como por quienes buscan descalificar el gobierno del fresnillense, basándose en lamentables sucesos que además de ser violentos son atemorizantes.

Desde mi punto de vista, hablar de la pérdida de vidas humanas en términos estadísticos puede ser frívolo, pero en este caso resulta necesario para ajustar la percepción a la realidad. Hoy Zacatecas sigue siendo violento, producto de la descomposición del pasado, pero lo cierto es que el proceso de pacificación iniciado con David Monreal, sustentado estadísticamente y a pesar de lo que muchas personas quisieran hacer creer, está avanzando.

¿Quiere el gobierno de David Monreal cambiar la percepción? La respuesta corta es que sí. La explicación, además de ser necesaria, es imprescindible. Para ello, podemos tomar el caso de la seguridad pública, específicamente de los homicidios y por lo tanto de la violencia en el estado.

¿Los seis meses en el gobierno de Monreal han sido más violentos que el pasado? No. De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública, enero de 2021 fue el mes más violento del año pasado, al registrar 136 homicidios, cifra superior a los 130 registrados en el mismo mes de 2022. Septiembre, el último mes de la administración priista y también de la transición, registró 135 homicidios, lo que fue mayor que en los tres meses posteriores de octubre, noviembre y diciembre.

Estos números son absolutos y no tasas, lo cual quiere decir que no se pondera el crecimiento poblacional pero como resulta lógico, la tasa de homicidios en Zacatecas, debido al constante crecimiento demográfico, durante el periodo de David Monreal es más baja que durante el periodo comparable de Alejandro Tello.

Entonces ¿por qué ahora se tiene la percepción de que en Zacatecas está aumentando la violencia? En primer lugar, porque la estrategia Zacatecas II ha presionado a los grupos del crimen organizado que ante el inicio de los operativos se han radicalizado para mandar mensajes a otras células criminales y al mismo gobierno federal y estatal. Como lo dijo el presidente de México; se trata de una provocación.

En segundo lugar, se debe reconocer que cuando las portadas de los medios de comunicación se convierten en el mecanismo propagandístico para comunicar las masacres y los métodos de ejecución de las víctimas del crimen organizado, la población puede sentirse más insegura, aunque en realidad los niveles de violencia, en el peor de los casos, se han mantenido estables.

Por supuesto que el gobierno actual quiere cambiar la percepción de la sociedad, pero lo quiere hacer para empatarla con la realidad y para combatir a quienes buscan tergiversarla. Estos datos son públicos y podrían ser usados por cualquier medio de comunicación que quisiera reportar la realidad objetiva de la violencia en Zacatecas, así como por quienes buscan descalificar el gobierno del fresnillense, basándose en lamentables sucesos que además de ser violentos son atemorizantes.

Desde mi punto de vista, hablar de la pérdida de vidas humanas en términos estadísticos puede ser frívolo, pero en este caso resulta necesario para ajustar la percepción a la realidad. Hoy Zacatecas sigue siendo violento, producto de la descomposición del pasado, pero lo cierto es que el proceso de pacificación iniciado con David Monreal, sustentado estadísticamente y a pesar de lo que muchas personas quisieran hacer creer, está avanzando.