/ miércoles 8 de junio de 2022

Los autos del futuro

¿Alguna vez se ha imaginado cómo serán los vehículos del futuro? ¿Ha escuchado sobre el Big Data y el Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT)? ¿O ha leído sobre los vehículos autónomos? A partir de los desarrollos tecnológicos que están en marcha se puede decir que los autos del futuro serán autónomos y eléctricos y, a partir de los datos que generen, se podrá mejorar la movilidad.

Recuerdo que cuando era niño veía la caricatura Los Supersónicos, la cual se transmitió por primera vez en la década de 1960. La serie animada retrataba escenas de la vida cotidiana pero vistas desde una perspectiva futurista para ese entonces. Los personajes de la caricatura vivían en una casa inteligente, utilizaban diversos aparatos tecnológicos, se transportaban en un vehículo que volaba y prácticamente se conducía sólo; veían sus programas en pantallas planas, hacían videollamadas y tenían consultas médicas a distancia, entre muchas otras actividades. En la caricatura hay un personaje interesante: Robotina, la robot que habla y hace diversas actividades en la casa. Estas escenas hoy son parte de nuestra realidad; sin embargo, hace algunas décadas eran impensables, incluso la caricatura fue objeto de burlas.

Retomo a Los Supersónicos porque varias de las escenas que retrata la caricatura ahora las conocemos como Big Data, Internet de la Cosas y electromovilidad. Particularmente me interesa la electromovilidad porque es uno de los temas que he estado abordando en esta columna. Desconozco si los automóviles en el futuro volarán, pero es casi un hecho que serán autónomos y eléctricos.

El Big Data se refiere a grandes volúmenes de datos e información que se generan y procesan continuamente en nuestra vida diaria. Por ejemplo, cuando una persona navega por internet para buscar alguna información, o entra a Youtube o sus redes sociales, en ese preciso momento está generando datos, los cuales son analizados y procesados por organizaciones tecnológicas para diversos fines como toma de decisiones, venta de productos y campañas personalizadas de publicidad y mercadotecnia, entre otras utilidades. Hablando del tema específico de la electromovilidad, hay especialistas que consideran que el Big Data será la próxima gasolina de los autos eléctricos.

Por otra parte, el Internet de las Cosas se refiere a que enormes cantidades de objetos y dispositivos están conectados a través de redes, software, sensores u otro tipo de tecnología, por lo que reciben y transmiten datos. La aplicación del IoT va desde la conexión de electrodomésticos, la domótica, los lectores biométicos, los dispositivos médicos hasta usos industriales y las denominadas ciudades inteligentes. El IoT también está transformando la industria automotriz: autos inteligentes conectados entre sí, conectados con otros dispositivos y con la infraestructura vial.

Big Data, Internet de las Cosas y electromovilidad serán parte fundamental en nuestra vida diaria, por ello el interés de seguir abordando estos temas en la presente columna.

¿Alguna vez se ha imaginado cómo serán los vehículos del futuro? ¿Ha escuchado sobre el Big Data y el Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT)? ¿O ha leído sobre los vehículos autónomos? A partir de los desarrollos tecnológicos que están en marcha se puede decir que los autos del futuro serán autónomos y eléctricos y, a partir de los datos que generen, se podrá mejorar la movilidad.

Recuerdo que cuando era niño veía la caricatura Los Supersónicos, la cual se transmitió por primera vez en la década de 1960. La serie animada retrataba escenas de la vida cotidiana pero vistas desde una perspectiva futurista para ese entonces. Los personajes de la caricatura vivían en una casa inteligente, utilizaban diversos aparatos tecnológicos, se transportaban en un vehículo que volaba y prácticamente se conducía sólo; veían sus programas en pantallas planas, hacían videollamadas y tenían consultas médicas a distancia, entre muchas otras actividades. En la caricatura hay un personaje interesante: Robotina, la robot que habla y hace diversas actividades en la casa. Estas escenas hoy son parte de nuestra realidad; sin embargo, hace algunas décadas eran impensables, incluso la caricatura fue objeto de burlas.

Retomo a Los Supersónicos porque varias de las escenas que retrata la caricatura ahora las conocemos como Big Data, Internet de la Cosas y electromovilidad. Particularmente me interesa la electromovilidad porque es uno de los temas que he estado abordando en esta columna. Desconozco si los automóviles en el futuro volarán, pero es casi un hecho que serán autónomos y eléctricos.

El Big Data se refiere a grandes volúmenes de datos e información que se generan y procesan continuamente en nuestra vida diaria. Por ejemplo, cuando una persona navega por internet para buscar alguna información, o entra a Youtube o sus redes sociales, en ese preciso momento está generando datos, los cuales son analizados y procesados por organizaciones tecnológicas para diversos fines como toma de decisiones, venta de productos y campañas personalizadas de publicidad y mercadotecnia, entre otras utilidades. Hablando del tema específico de la electromovilidad, hay especialistas que consideran que el Big Data será la próxima gasolina de los autos eléctricos.

Por otra parte, el Internet de las Cosas se refiere a que enormes cantidades de objetos y dispositivos están conectados a través de redes, software, sensores u otro tipo de tecnología, por lo que reciben y transmiten datos. La aplicación del IoT va desde la conexión de electrodomésticos, la domótica, los lectores biométicos, los dispositivos médicos hasta usos industriales y las denominadas ciudades inteligentes. El IoT también está transformando la industria automotriz: autos inteligentes conectados entre sí, conectados con otros dispositivos y con la infraestructura vial.

Big Data, Internet de las Cosas y electromovilidad serán parte fundamental en nuestra vida diaria, por ello el interés de seguir abordando estos temas en la presente columna.