Graciela Lira Estrada

  / jueves 26 de diciembre de 2019

Navidad

En este mes se produce una agradable sensación de felicidad en la mayoría de las personas, debido a que se ve afectado el estado de ánimo favorablemente por el incremento de los adornos en calles, oficinas y hogares con luces, colores, aromas agradables a los sentidos en bebidas y atractivos bocadillos de esta época navideña. Así como los tradicionales canticos o villancicos que invitan a la paz interior y propician la armonía permitiendo establecer un vínculo familiar y social placentero, ya que la alegría genera bienestar, es decir sentirse bien.

La felicidad es un estado emocional positivo, son momentos de satisfacción que se manifiestan en un equilibrio físico y mental, percibidos al compartir nuestros valores. Cuando ampliamos las relaciones sociales brindando confianza y generosidad al pensar empáticamente con quienes padecen carencias materiales, otorgando ayuda desinteresada para los que menos tienen, con sinceridad y compromiso.

Estas fechas brindan la oportunidad de tener un crecimiento individual al observar y reflexionar con nuestra realidad y orientarnos en busca de esa armonía que nos propicia calma y plenitud. Acentuando otros importantes valores como son: amistad que brinda seguridad, confianza de forma reciproca entre una o varias personas, con una relación afectiva.

Bondad, como virtud de compasión o cualidad intrínseca que hace actuar de forma honrada. Altruismo definiendo las acciones a favor de otros para obtener solamente la satisfacción de haber podido aminorar la inquietud por sus necesidades. El mes de diciembre aporta esperanza para el año entrante, como obtener una expectativa en los objetivos o metas que deseamos, con la ilusión de alcanzar las perspectivas personales.



También en este tiempo se favorece el sentimiento de Fe, teniendo la convicción para realizar nuestras aspiraciones confiando sobre alguna deidad (Buda, Jehová, Dios, etcétera) con la religión que se profese.

La época navideña crea varias reacciones y sentimientos; es una combinación simultánea en la gente, propiciada por el ambiente que permite una plenitud psicológica con armonía interna. A su vez, es trasladada al círculo familiar, escolar, laboral o en la comunidad cuando surge esa estabilidad y equilibrio permitiendo una agradable convivencia.

Al prevalecer varias demostraciones de amor, que podríamos transmitir con determinación hacia el futuro próximo, estas agradables sensaciones, intentando de acuerdo a las propias características, es aprender a sobrellevar situaciones con diferentes adversidades que se nos presenten, orientándose siempre a nuestras expectativas de tranquilidad y éxito.

Descubrir tu esencia para decidir repetir esta experiencia con las principales opciones ya seleccionadas y adicionar en forma permanente un nuevo concepto, que permita disfrutar este sentimiento, y que por otra parte favorece a nuestra salud. Redefiniendo en gran medida nuestra forma de ser en un momento preciso durante el mes de diciembre.

Pensando en la música como analogía, los tonos, notas y acordes con sonidos simultáneos que producen una armonía agradable, probablemente podemos tratar de balancear nuestra vida al incorporar hábitos como: paciencia, tolerancia, respeto, aceptación, optimismo, pensando en la esperanza de un mejor desarrollo individual, al modificar nuestra forma de vivir que nos impacte en obtener un estado emocional positivo.

En este mes se produce una agradable sensación de felicidad en la mayoría de las personas, debido a que se ve afectado el estado de ánimo favorablemente por el incremento de los adornos en calles, oficinas y hogares con luces, colores, aromas agradables a los sentidos en bebidas y atractivos bocadillos de esta época navideña. Así como los tradicionales canticos o villancicos que invitan a la paz interior y propician la armonía permitiendo establecer un vínculo familiar y social placentero, ya que la alegría genera bienestar, es decir sentirse bien.

La felicidad es un estado emocional positivo, son momentos de satisfacción que se manifiestan en un equilibrio físico y mental, percibidos al compartir nuestros valores. Cuando ampliamos las relaciones sociales brindando confianza y generosidad al pensar empáticamente con quienes padecen carencias materiales, otorgando ayuda desinteresada para los que menos tienen, con sinceridad y compromiso.

Estas fechas brindan la oportunidad de tener un crecimiento individual al observar y reflexionar con nuestra realidad y orientarnos en busca de esa armonía que nos propicia calma y plenitud. Acentuando otros importantes valores como son: amistad que brinda seguridad, confianza de forma reciproca entre una o varias personas, con una relación afectiva.

Bondad, como virtud de compasión o cualidad intrínseca que hace actuar de forma honrada. Altruismo definiendo las acciones a favor de otros para obtener solamente la satisfacción de haber podido aminorar la inquietud por sus necesidades. El mes de diciembre aporta esperanza para el año entrante, como obtener una expectativa en los objetivos o metas que deseamos, con la ilusión de alcanzar las perspectivas personales.



También en este tiempo se favorece el sentimiento de Fe, teniendo la convicción para realizar nuestras aspiraciones confiando sobre alguna deidad (Buda, Jehová, Dios, etcétera) con la religión que se profese.

La época navideña crea varias reacciones y sentimientos; es una combinación simultánea en la gente, propiciada por el ambiente que permite una plenitud psicológica con armonía interna. A su vez, es trasladada al círculo familiar, escolar, laboral o en la comunidad cuando surge esa estabilidad y equilibrio permitiendo una agradable convivencia.

Al prevalecer varias demostraciones de amor, que podríamos transmitir con determinación hacia el futuro próximo, estas agradables sensaciones, intentando de acuerdo a las propias características, es aprender a sobrellevar situaciones con diferentes adversidades que se nos presenten, orientándose siempre a nuestras expectativas de tranquilidad y éxito.

Descubrir tu esencia para decidir repetir esta experiencia con las principales opciones ya seleccionadas y adicionar en forma permanente un nuevo concepto, que permita disfrutar este sentimiento, y que por otra parte favorece a nuestra salud. Redefiniendo en gran medida nuestra forma de ser en un momento preciso durante el mes de diciembre.

Pensando en la música como analogía, los tonos, notas y acordes con sonidos simultáneos que producen una armonía agradable, probablemente podemos tratar de balancear nuestra vida al incorporar hábitos como: paciencia, tolerancia, respeto, aceptación, optimismo, pensando en la esperanza de un mejor desarrollo individual, al modificar nuestra forma de vivir que nos impacte en obtener un estado emocional positivo.

jueves 26 de diciembre de 2019

Navidad

viernes 29 de noviembre de 2019

Cuarta etapa de vida

viernes 15 de noviembre de 2019

Neurosis

viernes 08 de noviembre de 2019

Azúcar

viernes 01 de noviembre de 2019

Vacunación en adultos mayores

viernes 25 de octubre de 2019

El testamento

viernes 18 de octubre de 2019

Lo tengo en mente

viernes 06 de septiembre de 2019

El porqué

viernes 30 de agosto de 2019

Violencia intrafamiliar

Cargar Más