Graciela Lira Estrada

  / viernes 15 de noviembre de 2019

Neurosis

Trastorno psicológico que aparece en situaciones extremas de estrés o conflicto. Una alteración mental, con la presencia de un alto grado de ansiedad relacionado con factores personales o ambientales presentando malestar físico y sufrimiento.

El término “neurosis” propuesto por el médico escocés Willian Cullen (1769), como significado de una alteración del sistema nervioso con trastornos sensoriales y motores. La neurosis es una afección que provoca consecuencias en el manejo de emociones, persona neurótica obsesiva, nerviosa, comportamiento irracional, distorsionando el funcionamiento social, familiar y laboral.

Desorden mental causado por un desequilibrio con una conducta neurótica, repetitiva y mala adaptación. Los síntomas son angustia e hiperactividad.

Los especialistas hablan de distintos tipos de neurosis, considerados como trastornos de: depresión, ansiedad, obsesivo compulsivo y la histeria que aparece en situación de estrés o conflicto psíquico.

Una depresión: pueden ser leve, moderada o grave, con o sin síntomas somáticos. Ansiedad: temor exagerado por fobias, crisis de angustia, agorafobia y actitudes obsesivo-compulsivas.

Las neurosis son reacciones inadecuadas con algunos mecanismos de defensa como la negación, represión de impulsos o la proyección (atribuir a los demás lo que hizo uno mismo) pudiendo ser detectada con pruebas psicológicas.

Hay una predisposición a padecerla en personas con emotividad superior, creándose sentimientos de culpa afectados por anteriores vivencias y tensiones, conduciendo a secuelas emocionales que pueden provocar aislamiento, vida solitaria, caracterizándose por ira, tristeza, soledad, ansiedad, fobia, angustia e ideas obsesivas.

Se vincula sexualmente con impotencia, afectación del sueño, astenia que es un estado de fatiga y trastornos funcionales como tartamudez o tics, pudiendo ser una enfermedad progresiva.

Estableciendo una autovaloración, podemos preguntarnos: ¿soy demasiado sensible, trato de justificarme, siento que todos me observan, soy celoso y desconfiado, sufro de ansiedad ocasionalmente; soy desordenado; miento sin necesidad; me enojo fácilmente; he perdido ambiciones de superación; dificultades para concentrarme, insomnio, dolor de cabeza frecuente y me quedo dormido constantemente?

En algún momento somos un poco neuróticos por un desfase de la realidad, pudiendo ser detectada con una valoración de médicos, psicólogos y psiquiatras.

El tratamiento sin causa orgánica depende de los síntomas:

· Angustia por extrema ansiedad y preocupaciones excesivas ocasionalmente con ataque de pánico, manifestándose como síntomas físicos, temblores, sudoración, dolor en el pecho, nauseas.

· Depresión con un profundo sentimiento de tristeza o desesperanza.

· Estrés postraumático, causado por un evento que involucró la muerte o lesiones graves.

· De compensación, fingiendo síntomas para obtener ganancias secundarias.

La gente neurótica sufre, no admite padecerla, sintiéndose culpable, con miedos y apego emocional a otras personas.

Es un conflicto a nivel inconsciente, de ahí vienen los sentimientos reprimidos. Estos comportamientos pudieron ser originados por la educación en la infancia o por exigencias sociales a las que uno mismo se siente sometido. Este conjunto de síntomas conforman un trastorno mental, pudiendo verse como un signo de inmadurez y narcisismo de un adulto asustado viviendo en el pasado.

La neurosis puede ser una enfermedad social, un trastorno mental curable, sinónimo de dolor emocional severo, el cual puede ser atendido con diversos tratamientos dependiendo de la sintomatología por profesionales de la salud física y mental con psicoterapia, terapia cognitivo-conductual, musicoterapia, terapias creativas y/o ejercicios de relajación.

Trastorno psicológico que aparece en situaciones extremas de estrés o conflicto. Una alteración mental, con la presencia de un alto grado de ansiedad relacionado con factores personales o ambientales presentando malestar físico y sufrimiento.

El término “neurosis” propuesto por el médico escocés Willian Cullen (1769), como significado de una alteración del sistema nervioso con trastornos sensoriales y motores. La neurosis es una afección que provoca consecuencias en el manejo de emociones, persona neurótica obsesiva, nerviosa, comportamiento irracional, distorsionando el funcionamiento social, familiar y laboral.

Desorden mental causado por un desequilibrio con una conducta neurótica, repetitiva y mala adaptación. Los síntomas son angustia e hiperactividad.

Los especialistas hablan de distintos tipos de neurosis, considerados como trastornos de: depresión, ansiedad, obsesivo compulsivo y la histeria que aparece en situación de estrés o conflicto psíquico.

Una depresión: pueden ser leve, moderada o grave, con o sin síntomas somáticos. Ansiedad: temor exagerado por fobias, crisis de angustia, agorafobia y actitudes obsesivo-compulsivas.

Las neurosis son reacciones inadecuadas con algunos mecanismos de defensa como la negación, represión de impulsos o la proyección (atribuir a los demás lo que hizo uno mismo) pudiendo ser detectada con pruebas psicológicas.

Hay una predisposición a padecerla en personas con emotividad superior, creándose sentimientos de culpa afectados por anteriores vivencias y tensiones, conduciendo a secuelas emocionales que pueden provocar aislamiento, vida solitaria, caracterizándose por ira, tristeza, soledad, ansiedad, fobia, angustia e ideas obsesivas.

Se vincula sexualmente con impotencia, afectación del sueño, astenia que es un estado de fatiga y trastornos funcionales como tartamudez o tics, pudiendo ser una enfermedad progresiva.

Estableciendo una autovaloración, podemos preguntarnos: ¿soy demasiado sensible, trato de justificarme, siento que todos me observan, soy celoso y desconfiado, sufro de ansiedad ocasionalmente; soy desordenado; miento sin necesidad; me enojo fácilmente; he perdido ambiciones de superación; dificultades para concentrarme, insomnio, dolor de cabeza frecuente y me quedo dormido constantemente?

En algún momento somos un poco neuróticos por un desfase de la realidad, pudiendo ser detectada con una valoración de médicos, psicólogos y psiquiatras.

El tratamiento sin causa orgánica depende de los síntomas:

· Angustia por extrema ansiedad y preocupaciones excesivas ocasionalmente con ataque de pánico, manifestándose como síntomas físicos, temblores, sudoración, dolor en el pecho, nauseas.

· Depresión con un profundo sentimiento de tristeza o desesperanza.

· Estrés postraumático, causado por un evento que involucró la muerte o lesiones graves.

· De compensación, fingiendo síntomas para obtener ganancias secundarias.

La gente neurótica sufre, no admite padecerla, sintiéndose culpable, con miedos y apego emocional a otras personas.

Es un conflicto a nivel inconsciente, de ahí vienen los sentimientos reprimidos. Estos comportamientos pudieron ser originados por la educación en la infancia o por exigencias sociales a las que uno mismo se siente sometido. Este conjunto de síntomas conforman un trastorno mental, pudiendo verse como un signo de inmadurez y narcisismo de un adulto asustado viviendo en el pasado.

La neurosis puede ser una enfermedad social, un trastorno mental curable, sinónimo de dolor emocional severo, el cual puede ser atendido con diversos tratamientos dependiendo de la sintomatología por profesionales de la salud física y mental con psicoterapia, terapia cognitivo-conductual, musicoterapia, terapias creativas y/o ejercicios de relajación.

jueves 26 de diciembre de 2019

Navidad

viernes 29 de noviembre de 2019

Cuarta etapa de vida

viernes 15 de noviembre de 2019

Neurosis

viernes 08 de noviembre de 2019

Azúcar

viernes 01 de noviembre de 2019

Vacunación en adultos mayores

viernes 25 de octubre de 2019

El testamento

viernes 18 de octubre de 2019

Lo tengo en mente

viernes 06 de septiembre de 2019

El porqué

viernes 30 de agosto de 2019

Violencia intrafamiliar

Cargar Más