/ miércoles 23 de marzo de 2022

Ordenar el crédito de nómina

¿En alguna ocasión han solicitado un préstamo de nómina? Si usted lo ha solicitado como muchos mexicanos, compartirá conmigo lo que ocurre cuando se solicita dicho préstamo ante un banco o una dependencia pública. Hace como tres años solicité un préstamo de nómina al ISSSTE. Llené la solicitud, cumplí los requisitos y me aprobaron el préstamo. Para pagar el préstamo, la Cámara de Diputados automáticamente retenía el monto del pago de mi salario para entregarlo al ISSSTE.

El procedimiento es similar cuando se solicita un préstamo de nómina en un banco; incluso, en un préstamo hipotecario o de automóvil. El solicitante entrega los datos de su cuenta bancaria de nómina porque una vez que el empleador depósita su salario al trabajador, la institución bancaria en automático descuenta o toma de la cuenta el monto para abonar al crédito de nómina. El tema es que por la falta de regulación se han presentado abusos en la cobranza de estos créditos. Uno de ellos, por ejemplo, es que hay instituciones que no tienen límites y descuentan hasta el 95% del salario del trabajador.

Ante esta situación, la semana pasada la Cámara de Diputados discutió y aprobó una reforma para poner orden y límites en el cobro de los préstamos de nómina, con la finalidad de proteger a los trabajadores y a sus ingresos. Con esta reforma se busca terminar con los abusos de empresas no reguladas que prestan dinero vía la domiciliación con tasas de interés de hasta 12% al 15% mensual, las cuales son altas en comparación con las tasas de 3% que ofrecen otras instituciones reguladas.

Las reformas establecen un límite de endeudamiento del trabajador. Con la entrada en vigor de la reforma, los prestamistas ya no podrán descontar hasta el 95% del salario del trabajador, sino que se establece un límite de 40%. Así los ingresos del trabajador no se destinarán casi exclusivamente a pagar el crédito de nómina. No más trabajadores sobreendeudados.

Los convenios de cumplimiento de pago además deberán registrarse ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), incluyendo los términos y condiciones del crédito, especificando la tasa máxima de interés y las comisiones más altas que se deban pagar. Asimismo, la CONDUSEF podrá suspender o revocar convenios de cumplimiento de pago si son abusivos o poco claros. No más letras chiquitas, ni comisiones opacas o escondidas que sólo afectan al trabajador y sus ingresos.

Las reformas beneficiarán a los trabajadores que solicitan un crédito de nómina. Hay voces que la descalifican porque hay empresas que no quieren ser reguladas, ni quieren dejar de ser opacas ni abusivas. Con las reformas tenemos la oportunidad de propiciar mejores condiciones para los usuarios del crédito.

¿En alguna ocasión han solicitado un préstamo de nómina? Si usted lo ha solicitado como muchos mexicanos, compartirá conmigo lo que ocurre cuando se solicita dicho préstamo ante un banco o una dependencia pública. Hace como tres años solicité un préstamo de nómina al ISSSTE. Llené la solicitud, cumplí los requisitos y me aprobaron el préstamo. Para pagar el préstamo, la Cámara de Diputados automáticamente retenía el monto del pago de mi salario para entregarlo al ISSSTE.

El procedimiento es similar cuando se solicita un préstamo de nómina en un banco; incluso, en un préstamo hipotecario o de automóvil. El solicitante entrega los datos de su cuenta bancaria de nómina porque una vez que el empleador depósita su salario al trabajador, la institución bancaria en automático descuenta o toma de la cuenta el monto para abonar al crédito de nómina. El tema es que por la falta de regulación se han presentado abusos en la cobranza de estos créditos. Uno de ellos, por ejemplo, es que hay instituciones que no tienen límites y descuentan hasta el 95% del salario del trabajador.

Ante esta situación, la semana pasada la Cámara de Diputados discutió y aprobó una reforma para poner orden y límites en el cobro de los préstamos de nómina, con la finalidad de proteger a los trabajadores y a sus ingresos. Con esta reforma se busca terminar con los abusos de empresas no reguladas que prestan dinero vía la domiciliación con tasas de interés de hasta 12% al 15% mensual, las cuales son altas en comparación con las tasas de 3% que ofrecen otras instituciones reguladas.

Las reformas establecen un límite de endeudamiento del trabajador. Con la entrada en vigor de la reforma, los prestamistas ya no podrán descontar hasta el 95% del salario del trabajador, sino que se establece un límite de 40%. Así los ingresos del trabajador no se destinarán casi exclusivamente a pagar el crédito de nómina. No más trabajadores sobreendeudados.

Los convenios de cumplimiento de pago además deberán registrarse ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), incluyendo los términos y condiciones del crédito, especificando la tasa máxima de interés y las comisiones más altas que se deban pagar. Asimismo, la CONDUSEF podrá suspender o revocar convenios de cumplimiento de pago si son abusivos o poco claros. No más letras chiquitas, ni comisiones opacas o escondidas que sólo afectan al trabajador y sus ingresos.

Las reformas beneficiarán a los trabajadores que solicitan un crédito de nómina. Hay voces que la descalifican porque hay empresas que no quieren ser reguladas, ni quieren dejar de ser opacas ni abusivas. Con las reformas tenemos la oportunidad de propiciar mejores condiciones para los usuarios del crédito.