/ miércoles 2 de enero de 2019

Renovación de la profesión docente del nivel superior

La llamada profesión docente constituye para quien les escribe una de las actividades que al inicio de este 2019 invita a la reflexión del pensamiento educativo. No importa cuáles sean las denominaciones con las que se defina a esta práctica: maestro, profesor, enseñante o docente; es sin duda un ejercicio profesional que requiere de cambios y construcción de nuevos paradigmas.

A través de la historia, se han implemento una serie de modelos de actuar docente apoyados en técnicas de trabajo en el aula. Esto ha sido, en su generalidad, un sujeto que recibe un contrato para realizar la tarea de enseñar, y que recibe una preparación formal para ello.Es entonces que actualmente en nuestra sociedad, urgida de crecimiento económico, la educación se demanda como un satisfactor material más.

Actualmente la sociedad requiere de la educación resultados inmediatos; es por ello que los mayores retos para el profesor del nivel superior, llámese universitario o bien normalista; no provienen directamente de la economía. Los 20, 40, y en ocasiones hasta 50 alumnos que en cada sesión se sitúan frente al profesor es la situación más desafiante por enfrentar, además de la operatividad real de un modelo educativo eficaz y eficiente.

La eficiencia y la eficacia del proceso educativo depende, entre otras cosas, de saber ofrecer y evaluar el proceso de cada alumno. Cada vez es más difícil conocer sus límites y potencialidades. Es imprescindible conocer a aquellos con quienes queremos comunicamos, por lo que la atención a la diversidad es un punto de quiebre que requiere de ser tomado en cuenta hoy en día y potenciar sus diferencias en la producción de conocimiento.

Es fundamental entender, hoy en día, no es lo mismo entrenar que educar; el principal reto al que se debe enfrentar lo es sin duda, conocer y ser congruente con el modelo educativo con el que colabora y forma a sus educandos.

No cabe duda que el actual Gobierno de la República, encabezada por Andrés Manuel López Obrador está ante grandes retos que se habrán de afrontar en el nivel superior en sus diferentes modalidades, y los más importante está en encontrar la ruta optima para que todas las acciones que se implementen, estén trazadas de manera adecuada y poder llegar a la meta en las mejores condiciones y en el tiempo necesario para impulsar el crecimiento y desarrollo de las futuras generaciones de profesionales que requiere México.

Estimado lector, agradezco de antemano la atención prestada al presente. Nos leemos la próxima y espero que haya sido de su agrado. ¡Viva la vida!

La llamada profesión docente constituye para quien les escribe una de las actividades que al inicio de este 2019 invita a la reflexión del pensamiento educativo. No importa cuáles sean las denominaciones con las que se defina a esta práctica: maestro, profesor, enseñante o docente; es sin duda un ejercicio profesional que requiere de cambios y construcción de nuevos paradigmas.

A través de la historia, se han implemento una serie de modelos de actuar docente apoyados en técnicas de trabajo en el aula. Esto ha sido, en su generalidad, un sujeto que recibe un contrato para realizar la tarea de enseñar, y que recibe una preparación formal para ello.Es entonces que actualmente en nuestra sociedad, urgida de crecimiento económico, la educación se demanda como un satisfactor material más.

Actualmente la sociedad requiere de la educación resultados inmediatos; es por ello que los mayores retos para el profesor del nivel superior, llámese universitario o bien normalista; no provienen directamente de la economía. Los 20, 40, y en ocasiones hasta 50 alumnos que en cada sesión se sitúan frente al profesor es la situación más desafiante por enfrentar, además de la operatividad real de un modelo educativo eficaz y eficiente.

La eficiencia y la eficacia del proceso educativo depende, entre otras cosas, de saber ofrecer y evaluar el proceso de cada alumno. Cada vez es más difícil conocer sus límites y potencialidades. Es imprescindible conocer a aquellos con quienes queremos comunicamos, por lo que la atención a la diversidad es un punto de quiebre que requiere de ser tomado en cuenta hoy en día y potenciar sus diferencias en la producción de conocimiento.

Es fundamental entender, hoy en día, no es lo mismo entrenar que educar; el principal reto al que se debe enfrentar lo es sin duda, conocer y ser congruente con el modelo educativo con el que colabora y forma a sus educandos.

No cabe duda que el actual Gobierno de la República, encabezada por Andrés Manuel López Obrador está ante grandes retos que se habrán de afrontar en el nivel superior en sus diferentes modalidades, y los más importante está en encontrar la ruta optima para que todas las acciones que se implementen, estén trazadas de manera adecuada y poder llegar a la meta en las mejores condiciones y en el tiempo necesario para impulsar el crecimiento y desarrollo de las futuras generaciones de profesionales que requiere México.

Estimado lector, agradezco de antemano la atención prestada al presente. Nos leemos la próxima y espero que haya sido de su agrado. ¡Viva la vida!