/ jueves 14 de junio de 2018

Un siglo de autonomía universitaria y el modelo agotado

El 13 de junio del 2018 es un día histórico para la educación superior, porque se cumple exactamente un siglo del inicio de los procesos de construcción de la autonomía universitaria en América Latina. La fecha es coincidente con el quincuagésimo aniversario de la fundación de la Universidad Autónoma de Zacatecas, institución de gran impacto civilizatorio, que nace como tal en 1968.

Ambas fechas remiten de manera particular a la reflexión crítica sobre el reconocimiento de que el tradicional modelo de universidad pública en México, de corte napoleónico muy atrasado, dedicado a la formación de profesionistas liberales, está agotado y cuestionado por la nueva realidad cambiante de nuestra sociedad.

A cien años de haberse iniciado la tradición de la autonomía universitaria en México y América Latina, existe también tácitamente el consenso ciudadano generalizado de la exigencia y necesidad de inducir la radical transformación de la “Universidad Pública”, para que sirva mejor a las causas de la Nación.

La historia comienza hace un siglo: el 13 de junio de 1918 se gesta en la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, una rebelión de estudiantes que pone en el centro de sus demandas cuatro puntos centrales:

1).-La conquista de la autonomía universidad; 2).-La libertad de cátedra; 3).-el co/gobierno interno con la participación de estudiantes y trabajadores; y 4).-La actualización y modernización de sus reglamentos y bases jurídicas.

El movimiento estudiantil de Córdoba de hace cien años es un referente emblemático latinoamericano que ayudó a cambiar para siempre el modelo elitista, intolerante y autoritario de educación superior que prevalencia hasta entonces.

La rebelión de los jóvenes de Córdoba contribuyó, igualmente, a impulsar la democratización de las universidades y en general de la educación superior, otorgándole, además, el criterio de racionalidad científica que hoy le distingue.

Dicho movimiento privilegió la defensa de la libre expresión de docentes, estudiantes y trabajadores. Pero enfatizó, igualmente, el compromiso que las instituciones de educación superior tienen con el desarrollo social, que al parecer en la actualidad se ha sacrificado para atender los intereses no legítimos de los caciques, caudillos y mafiosos que han secuestrado a las universidades públicas.

La importancia de la autonomía universitaria:

Para las Universidades Públicas, la autonomía es de gran trascendencia e importancia, porque se ha constituido a través del tiempo como el aire que se respiray el oxígeno para sobrevivir de las instituciones de educación superior.

La autonomía es una condición central y necesaria para el funcionamiento de la Universidad como institución social.

Sin embargo, también hay que reconocer que la autonomía universitaria, en su versión tradicional, hoy es fuertemente criticada. Entró a una etapa de agotamiento y de severa crisis. No solamente se erosionó, sino que la autonomía degeneró bajo el control de los soberbios caudillos académicos que la controlan.

El 50 aniversario de la UAZ:

La fundación de la UAZ en 1968 (hace 50 años) significó el principio del renacimiento cultural del Estado, luego de más de medio siglo de estancamiento económico, social y político, heredado por la cruenta batalla de la Toma de Zacatecas, del 23 de junio de 1914.

El nacimiento de la Universidad Pública en Zacatecas marcó el punto de partida de una nueva tapa y concepción del desarrollo para nuestro Estado, fundada en una innovadora racionalidad que puso en el centro el ideal de una educación superior al servicio de los ciudadanos.

A un siglo de la autonomía universitaria y a 50 años de la fundación de la UAZ, menester es recordar la exigencia de transformar la Máxima Casa de Estudios para que sirva mejor a Zacatecas.

El 13 de junio del 2018 es un día histórico para la educación superior, porque se cumple exactamente un siglo del inicio de los procesos de construcción de la autonomía universitaria en América Latina. La fecha es coincidente con el quincuagésimo aniversario de la fundación de la Universidad Autónoma de Zacatecas, institución de gran impacto civilizatorio, que nace como tal en 1968.

Ambas fechas remiten de manera particular a la reflexión crítica sobre el reconocimiento de que el tradicional modelo de universidad pública en México, de corte napoleónico muy atrasado, dedicado a la formación de profesionistas liberales, está agotado y cuestionado por la nueva realidad cambiante de nuestra sociedad.

A cien años de haberse iniciado la tradición de la autonomía universitaria en México y América Latina, existe también tácitamente el consenso ciudadano generalizado de la exigencia y necesidad de inducir la radical transformación de la “Universidad Pública”, para que sirva mejor a las causas de la Nación.

La historia comienza hace un siglo: el 13 de junio de 1918 se gesta en la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, una rebelión de estudiantes que pone en el centro de sus demandas cuatro puntos centrales:

1).-La conquista de la autonomía universidad; 2).-La libertad de cátedra; 3).-el co/gobierno interno con la participación de estudiantes y trabajadores; y 4).-La actualización y modernización de sus reglamentos y bases jurídicas.

El movimiento estudiantil de Córdoba de hace cien años es un referente emblemático latinoamericano que ayudó a cambiar para siempre el modelo elitista, intolerante y autoritario de educación superior que prevalencia hasta entonces.

La rebelión de los jóvenes de Córdoba contribuyó, igualmente, a impulsar la democratización de las universidades y en general de la educación superior, otorgándole, además, el criterio de racionalidad científica que hoy le distingue.

Dicho movimiento privilegió la defensa de la libre expresión de docentes, estudiantes y trabajadores. Pero enfatizó, igualmente, el compromiso que las instituciones de educación superior tienen con el desarrollo social, que al parecer en la actualidad se ha sacrificado para atender los intereses no legítimos de los caciques, caudillos y mafiosos que han secuestrado a las universidades públicas.

La importancia de la autonomía universitaria:

Para las Universidades Públicas, la autonomía es de gran trascendencia e importancia, porque se ha constituido a través del tiempo como el aire que se respiray el oxígeno para sobrevivir de las instituciones de educación superior.

La autonomía es una condición central y necesaria para el funcionamiento de la Universidad como institución social.

Sin embargo, también hay que reconocer que la autonomía universitaria, en su versión tradicional, hoy es fuertemente criticada. Entró a una etapa de agotamiento y de severa crisis. No solamente se erosionó, sino que la autonomía degeneró bajo el control de los soberbios caudillos académicos que la controlan.

El 50 aniversario de la UAZ:

La fundación de la UAZ en 1968 (hace 50 años) significó el principio del renacimiento cultural del Estado, luego de más de medio siglo de estancamiento económico, social y político, heredado por la cruenta batalla de la Toma de Zacatecas, del 23 de junio de 1914.

El nacimiento de la Universidad Pública en Zacatecas marcó el punto de partida de una nueva tapa y concepción del desarrollo para nuestro Estado, fundada en una innovadora racionalidad que puso en el centro el ideal de una educación superior al servicio de los ciudadanos.

A un siglo de la autonomía universitaria y a 50 años de la fundación de la UAZ, menester es recordar la exigencia de transformar la Máxima Casa de Estudios para que sirva mejor a Zacatecas.