/ lunes 11 de febrero de 2019

¿Y la luna?

Hace tiempo mi mamá me contó que cuando ella era una joven madre de 35 años, tenía una disciplina casi militar con mis hermanos, les daba de desayunar, comer, cenar siempre a la misma hora, y las horas de dormir comenzaban antes de que el sol se metiera, quiero pensar que antes de la 7 de la tarde, ya todos estaban en sus camas, con pijama, los dientes lavados y cenados.

El resultado era que se despertaban al amanecer a la primera, descansados y listos para un nuevo día, todo iba muy bien, el rendimiento académico era muy bueno en ellos y los beneficios según mi madre, eran excelentes. (Claro estamos hablando de que, en aquel entonces en Zacatecas, no había nada y la televisión era una sola y casi no veían tele, lo único que les quedaba era leer sus libros de la escuela).

Hasta que un día, mi hermana mayor regresó de la secundaria llorando, la habían hecho sentir la estudiante más boba del mundo, pues habían visto el tema del sistema solar y el satélite natural de la tierra, cuando a ella le preguntaron ¿cuál era? Ella respondió: NO SÉ.

¿¿¿QUÉ???, la niña con el mejor promedio de toda la secundaria ¿no sabía cuál era el satélite natural de la tierra?, sí, efectivamente, esa cosa redonda como una pelotota, blanca que parece un queso redondo... pues no, ella no sabía qué era y cómo se llamaba.

— Pero ¿cómo es posible que no sepas? Si la ves todas las noches, antes de dormir, digo... cuando se puede ver.

— No lo sé maestra, mi mamá nos duerme a mis hermanos y a mí a las 6:30 de la tarde.

Dice mi hermana que todos soltaron la carcajada, pues se les había hecho el pretexto más tonto del mundooooooooo, pero era verdad, ella no conocía la Luna.

Hoy en día, no creo que algún estudiante de secundaria no sepa algo de la luna, la gran mayoría se duerme tarde, ve mucha tele, están metidos en sus laps, o dispositivos electrónicos, sus tablets, celulares, juegos de video, etc. De hecho todos nos dormimos tarde, nos consume demasiado todos estos dispositivos y la consecuencia es que andamos cansados todo el día, y nuestros infantes tampoco descansan como tal (digo no estoy defendiendo a mi madre de dormirlos eternamente temprano, de hecho exageró bastante) pero el descanso de ellos y la disciplina sí debe existir y eso nos toca a los adultos enseñárselos, tampoco es que vivan en una burbuja, pero los hábitos son importantes y generarlos cuestan mucho trabajo, no creo que ninguna mamá o papá pueda enseñarles a los hijos algo que ellos mismos no tienen.

Tengo como un mes tratando de obtener un nuevo hábito para mi familia, que se duerman temprano, apagar todo artefacto electrónico y descansar las horas que realmente se deben descansar.

He leído, e inclusive especialistas me han explicado que las horas de descanso son importantísimas, tanto como la alimentación, el agua, el ejercicio, etc.

Al principio reconozco que lo que buscaba era que cosa 1 y cosa 2, se durmieran temprano para poder tener tiempo para los grandes... pero luego vi algunos cambios positivos en ellos y luego vi los cambios positivos en mí, me levanto a la primera, me siento con más energía y realmente duermo de seguido, ya no me despierto a cada rato, en fin.

Resulta ser que los dispositivos electrónicos generan radiaciones y son bastante peligrosas y poco aconsejables. Esto es así en cualquier momento del día, pero en las horas de descanso mucho más. Tener cualquier tipo de aparato electromagnético cerca cuando dormimos puede ocasionar pesadillas, estrés, dificultad para conciliar el sueño y también facilidad para despertarse varias veces cada noche... ósea los famosos trastornos del sueño.

Eso ocasiona desde que te sientas cansado, te cueste trabajo levantarte y en el peor de los casos te produce esta terrible enfermedad: cáncer.

Por lo tanto, mis estimados lectores, mi recomendación sería que volvamos a lo básico, no importa cuál sea tu trabajo, creo que requieres primero tener salid para tener trabajo, haga la prueba unos cuantos días y vea que sucede.

Nos leemos la próxima semana para Olvidar lo que sabes de...

Hace tiempo mi mamá me contó que cuando ella era una joven madre de 35 años, tenía una disciplina casi militar con mis hermanos, les daba de desayunar, comer, cenar siempre a la misma hora, y las horas de dormir comenzaban antes de que el sol se metiera, quiero pensar que antes de la 7 de la tarde, ya todos estaban en sus camas, con pijama, los dientes lavados y cenados.

El resultado era que se despertaban al amanecer a la primera, descansados y listos para un nuevo día, todo iba muy bien, el rendimiento académico era muy bueno en ellos y los beneficios según mi madre, eran excelentes. (Claro estamos hablando de que, en aquel entonces en Zacatecas, no había nada y la televisión era una sola y casi no veían tele, lo único que les quedaba era leer sus libros de la escuela).

Hasta que un día, mi hermana mayor regresó de la secundaria llorando, la habían hecho sentir la estudiante más boba del mundo, pues habían visto el tema del sistema solar y el satélite natural de la tierra, cuando a ella le preguntaron ¿cuál era? Ella respondió: NO SÉ.

¿¿¿QUÉ???, la niña con el mejor promedio de toda la secundaria ¿no sabía cuál era el satélite natural de la tierra?, sí, efectivamente, esa cosa redonda como una pelotota, blanca que parece un queso redondo... pues no, ella no sabía qué era y cómo se llamaba.

— Pero ¿cómo es posible que no sepas? Si la ves todas las noches, antes de dormir, digo... cuando se puede ver.

— No lo sé maestra, mi mamá nos duerme a mis hermanos y a mí a las 6:30 de la tarde.

Dice mi hermana que todos soltaron la carcajada, pues se les había hecho el pretexto más tonto del mundooooooooo, pero era verdad, ella no conocía la Luna.

Hoy en día, no creo que algún estudiante de secundaria no sepa algo de la luna, la gran mayoría se duerme tarde, ve mucha tele, están metidos en sus laps, o dispositivos electrónicos, sus tablets, celulares, juegos de video, etc. De hecho todos nos dormimos tarde, nos consume demasiado todos estos dispositivos y la consecuencia es que andamos cansados todo el día, y nuestros infantes tampoco descansan como tal (digo no estoy defendiendo a mi madre de dormirlos eternamente temprano, de hecho exageró bastante) pero el descanso de ellos y la disciplina sí debe existir y eso nos toca a los adultos enseñárselos, tampoco es que vivan en una burbuja, pero los hábitos son importantes y generarlos cuestan mucho trabajo, no creo que ninguna mamá o papá pueda enseñarles a los hijos algo que ellos mismos no tienen.

Tengo como un mes tratando de obtener un nuevo hábito para mi familia, que se duerman temprano, apagar todo artefacto electrónico y descansar las horas que realmente se deben descansar.

He leído, e inclusive especialistas me han explicado que las horas de descanso son importantísimas, tanto como la alimentación, el agua, el ejercicio, etc.

Al principio reconozco que lo que buscaba era que cosa 1 y cosa 2, se durmieran temprano para poder tener tiempo para los grandes... pero luego vi algunos cambios positivos en ellos y luego vi los cambios positivos en mí, me levanto a la primera, me siento con más energía y realmente duermo de seguido, ya no me despierto a cada rato, en fin.

Resulta ser que los dispositivos electrónicos generan radiaciones y son bastante peligrosas y poco aconsejables. Esto es así en cualquier momento del día, pero en las horas de descanso mucho más. Tener cualquier tipo de aparato electromagnético cerca cuando dormimos puede ocasionar pesadillas, estrés, dificultad para conciliar el sueño y también facilidad para despertarse varias veces cada noche... ósea los famosos trastornos del sueño.

Eso ocasiona desde que te sientas cansado, te cueste trabajo levantarte y en el peor de los casos te produce esta terrible enfermedad: cáncer.

Por lo tanto, mis estimados lectores, mi recomendación sería que volvamos a lo básico, no importa cuál sea tu trabajo, creo que requieres primero tener salid para tener trabajo, haga la prueba unos cuantos días y vea que sucede.

Nos leemos la próxima semana para Olvidar lo que sabes de...

lunes 06 de mayo de 2019

Día de las madres

lunes 29 de abril de 2019

¿Podemos ser amigas?

lunes 08 de abril de 2019

De pesadillas a pesadillas

lunes 01 de abril de 2019

El perro de mi vecino

lunes 04 de marzo de 2019

El cumpleaños

lunes 11 de febrero de 2019

¿Y la luna?

lunes 28 de enero de 2019

Un mal día

lunes 21 de enero de 2019

¡Me perdí!

lunes 14 de enero de 2019

La dieta

Cargar Más