/ domingo 5 de junio de 2022

¿Un pueblo en un cráter? Conoce la belleza de Hoya de Álvarez

Los bordes del cráter miden unos dos kilómetros de diámetro exterior y su diámetro interior unos mil 200 metros

Dentro de las siete luminarias con la que cuenta Valle de Santiago, el cráter de Hoya de Álvarez es además de un atractivo visual e histórico, un referente en el modo en que los vallenses se han acolado a vivir entre estos cráteres, que representan una opción ideal para disfrutar de un recorrido en familia.

Te puede interesar: Tienes una cita con el ajolote en Pinal de Amoles, Querétaro

A tan solo 8.1 kilómetros al sur de la ciudad, se encuentra el “pueblo del cráter”, llamado así por ubicarse dentro de lo que fue uno de los volcanes de esta zona del estado de Guanajuato, en donde sus habitantes han aprovechado el inigualable paisaje e historia de su localidad para atraer a turistas amantes de la naturaleza y por supuesto de las tranquilas aguas que ofrece su pequeño balneario, al que los visitantes pueden acudir y disfrutar de las albercas con agua fría de los manantiales que existen en el lugar.

Las albercas que visitan los turistas. Foto: José Almanza | El Sol de Salamanca

Los bordes del cráter miden unos dos kilómetros de diámetro exterior y su diámetro interior unos mil 200 metros, cuyas tierras son aprovechadas para el cultivo de granos de riego y temporal desde tiempos ancestrales cuando las tribus nómadas se hicieron sedentarias y formaron ahí un centro ceremonial.

Se le llama Hoya de Álvarez pues estos nombres son apellidos de los antiguos propietarios, pero el nombre que ostentó desde los años del 1300 fue Saratángato, que quiere decir lugar como cedazo que se obscurece temprano, es un cuenco volcánico.

El pueblo del cráter se le conoce a Hoya de Álvarez. Foto: José Almanza | El Sol de Salamanca

El asentamiento humano fue posible gracias a cuatro preciosos manantiales que en todo tiempo del año rendían su útil líquido, tanto para uso agrícola como para calmar la sed de sus internos habitantes.

Entre la flora que existe en la región se puede encontrar palo amarillo, palo blanco, palo prieto, palo santo, palo dulce, palo bobo, así como los productores de gomas tales como copal y perimo.

Además de poder disfrutar de esta experiencia, también la gente puede acudir en la noche para que desde el centro del volcán, puedan apreciar las estrellas y constelaciones al ser considerado un observatorio astronómico.

Sus leyendas

En la zona se escuchan leyendas como la de la Cueva de la Muerta, mítica caverna en donde un cadáver femenino cuida celosamente de un tesoro magnífico, hay quienes incluso afirman que dicho tesoro tan existe que perteneció a algunos de los forajidos que asolaron la región a fines del siglo XIX y principios del XX quienes utilizaban estos parajes abruptos y solitarios para esconder el producto de sus fechorías.

Otra leyenda, también asociada a las laderas cavernosas de este cráter, es la de la Cueva del Aire, supuesta gruta natural que atraviesa de lado a lado el cono volcánico y cuyos enconados vientos impiden cruzarla. Ciertas o no, ni duda cabe que estas consejas populares dan otro toque de interés y admiración para el visitante.

Es una de las siete luminarias que existen en el municipio de Valle de Santiago, además de un atractivo visual al existir viviendas en el interior del cráter, también la gente puede acudir y disfrutar de las albercas con agua fría de los manantiales que existen en el lugar.

Dentro de las siete luminarias con la que cuenta Valle de Santiago, el cráter de Hoya de Álvarez es además de un atractivo visual e histórico, un referente en el modo en que los vallenses se han acolado a vivir entre estos cráteres, que representan una opción ideal para disfrutar de un recorrido en familia.

Te puede interesar: Tienes una cita con el ajolote en Pinal de Amoles, Querétaro

A tan solo 8.1 kilómetros al sur de la ciudad, se encuentra el “pueblo del cráter”, llamado así por ubicarse dentro de lo que fue uno de los volcanes de esta zona del estado de Guanajuato, en donde sus habitantes han aprovechado el inigualable paisaje e historia de su localidad para atraer a turistas amantes de la naturaleza y por supuesto de las tranquilas aguas que ofrece su pequeño balneario, al que los visitantes pueden acudir y disfrutar de las albercas con agua fría de los manantiales que existen en el lugar.

Las albercas que visitan los turistas. Foto: José Almanza | El Sol de Salamanca

Los bordes del cráter miden unos dos kilómetros de diámetro exterior y su diámetro interior unos mil 200 metros, cuyas tierras son aprovechadas para el cultivo de granos de riego y temporal desde tiempos ancestrales cuando las tribus nómadas se hicieron sedentarias y formaron ahí un centro ceremonial.

Se le llama Hoya de Álvarez pues estos nombres son apellidos de los antiguos propietarios, pero el nombre que ostentó desde los años del 1300 fue Saratángato, que quiere decir lugar como cedazo que se obscurece temprano, es un cuenco volcánico.

El pueblo del cráter se le conoce a Hoya de Álvarez. Foto: José Almanza | El Sol de Salamanca

El asentamiento humano fue posible gracias a cuatro preciosos manantiales que en todo tiempo del año rendían su útil líquido, tanto para uso agrícola como para calmar la sed de sus internos habitantes.

Entre la flora que existe en la región se puede encontrar palo amarillo, palo blanco, palo prieto, palo santo, palo dulce, palo bobo, así como los productores de gomas tales como copal y perimo.

Además de poder disfrutar de esta experiencia, también la gente puede acudir en la noche para que desde el centro del volcán, puedan apreciar las estrellas y constelaciones al ser considerado un observatorio astronómico.

Sus leyendas

En la zona se escuchan leyendas como la de la Cueva de la Muerta, mítica caverna en donde un cadáver femenino cuida celosamente de un tesoro magnífico, hay quienes incluso afirman que dicho tesoro tan existe que perteneció a algunos de los forajidos que asolaron la región a fines del siglo XIX y principios del XX quienes utilizaban estos parajes abruptos y solitarios para esconder el producto de sus fechorías.

Otra leyenda, también asociada a las laderas cavernosas de este cráter, es la de la Cueva del Aire, supuesta gruta natural que atraviesa de lado a lado el cono volcánico y cuyos enconados vientos impiden cruzarla. Ciertas o no, ni duda cabe que estas consejas populares dan otro toque de interés y admiración para el visitante.

Es una de las siete luminarias que existen en el municipio de Valle de Santiago, además de un atractivo visual al existir viviendas en el interior del cráter, también la gente puede acudir y disfrutar de las albercas con agua fría de los manantiales que existen en el lugar.

New Articles

¡Salud! El tequila podría ayudar a revertir la osteoporosis

Un estudio abre la posibilidad de desarrollar una alternativa en el tratamiento de la osteoporosis

Salud

Usos del ajo en la medicina tradicional

En la India y en el antiguo Egipto, el ajo era muy conocido por sus propiedades terapéuticas

Tecnología

Cumple 41 años la primera PC que salió al mercado

La IBM 5100 sentó las bases para la computación moderna

Sociedad

CNDH se olvida de la pobreza franciscana: compra autos último modelo

Realiza compras de impresoras, escáneres, sillones y otros muebles con elevado sobreprecio

Sociedad

Votan contra la unión igualitaria en Aguascalientes

Sólo asistieron 3 integrantes de la Comisión de Derechos Humanos al Congreso de Aguascalientes

Gossip

El museo de Cantinflas será del pueblo mexicano: Tita Marbez

Tras la misa comunitaria por el 111 aniversario del nacimiento del artista, su heredera anuncia el proyecto para el cual el gobierno local donará un terreno en la colonia Roma

Tecnología

Videojuegos, la nueva batalla de las criptomonedas

Defensores de la criptocultura creen que la blockchain permite a los gamers recuperar dinero que invierten al vender avatares

Tecnología

Alertan de uso malicioso en Airtag de Apple

Aprovechan herramienta para rastrear objetivos sin su conocimiento, alerta la compañía Metabase Q

Cultura

Noticia de un secuestro: crean la serie que a García Márquez le gustaría ver

Cristina Umaña encabeza la serie Noticia de un secuestro, basada en la obra de García Márquez