imagotipo

Bergoglio en el espejo de Montini

  • Signo de los tiempos │ Humberto Salinas Castañeda

Francisco quiere acelerar la causa de canonización de Pablo VI. No resultaría extraño que en 2017 culminara la subida a los altares de Giovanni BattistaMontini, cuando se cumple, entre otras efemérides, el 50º aniversario de la encíclica PopulorumProgressio. Más allá del milagro pertinente, del que podría ser dispensado como lo fuera Juan XXIII, sobrarían los argumentos para defender la santidad del Pontífice que tuvo en sus manos la nada fácil aplicación del Concilio Vaticano II.

El empeño y los desvelos de Pablo VI hicieron llegar a término las conclusiones del Concilio e hizo aterrizar un cristianismo atento a los signos de los tiempos.

Basta con repasar de principio a fin los documentos guía del Papa argentino para descubrir cómo se identifica con este espíritu reformador de Pablo VI. Así sucede en el manuscrito de Begoglio que enganchó a los cardenales en las Congregaciones Generales previas al cónclave, donde la única cita que se incluía pertenece a la exhortación Evangeliinuntiandii de Montini, Su llamada a recuperar “la dulce y consoladora alegría de evangelizar” empapará después la programática Evangeliigaudium de Bergoglio.