imagotipo

Crónica del poder

  • Ignacio Valenzuela

EL PRI SE ACERCA A LOS CIUDADANOS
Tras los cambios profundos que hoy sean ratificados por los delegados del PRI en la 22 asamblea nacional, necesariamente los priistas, dirigentes, liderazgos, aspirantes y sus gobernantes, tienen que ser muy cautelosos sobre los efectos en los escenarios electorales nacional federal y en los estados, muy especialmente con las reacciones del Partido Morena, que ya se ostenta victorioso, y ante los Partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática, que proceden a conformar un Frente Amplio Democrático.
Para empezar, el Partido Revolucionario Institucional debe operar suficiente y convincentemente con sus aliados naturales del Verde Ecologista y Nueva Alianza e incluso con el Partido Encuentro Social, porque en un desenlace de tres tercios en la elección presidencial, éstos pueden hacer la diferencia.
Desde luego, una vez rotos los candados y acercados los principios y estatutos a los ciudadanos, el PRI, sus sectores, organizaciones y agrupaciones, habrán de operar desde las secciones, municipios y distritos, para afianzar y ratificar en serio y con hechos, su nueva y vigorosa identificación con los ciudadanos y la sociedad.

ADVENIMIENTO DE UN NUEVO PRI EN LA ASAMBLEA DE HOY
Los cambios renovadores que van a robustecer al PRI, también deben implicar estrategias de promoción e imagen, revaloración de principios democráticos y de la más libre participación, para pronto recuperar la confianza y credibilidad perdidas a consecuencia de los torrenciales huracanes de corrupción, que por todo el país extendieron los gobernadores priistas hoy en la cárcel y otros en investigación.
Todo indica que los priistas ya aprendieron la lección de las derrotas del 88, el 2 000 y 2 006, las que fueron producto de la confrontación interna, de la dispersión de grupos y organizaciones, de la traición de liderazgos, el debilitamiento de las estructuras, la exaltación de ambiciones y obsesiones personales, y la más dañina división llena de intereses cruzados, egoísmos individuales y retrocesos ideológicos.
El advenimiento de un nuevo PRI, con todo y su modernización y apertura democrática, será un poderoso factor para empezar a revertir la crisis de los partidos, pero además, será una fuerza progresista que junto a las genuinas izquierdas, van a contener a las expresiones autoritarias y populistas que buscan reinstalar un régimen de retroceso guiado por una deidad política que se aprecia absoluta y omnipotente.

HOY CONTINÚA EL DISCURSO DE LA TRANSFORMACIÓN
Es oportuno recordar aquí y ahora que se celebra la 22 asamblea nacional del PRI, que el 25 de julio de 2 015, como líder y primer priista del país, ENRIQUE PEÑA NIETO, sostuvo encuentro con asamblea priista, bajo el pronunciamiento de la UNIDAD PARA CONTINUAR LA TRANSFORMACIÓN DE MÉXICO y para celebrar el éxito electoral del 7 de junio de aquel año.
En aquella ocasión, hace poco más de dos años, PEÑA NIETO llegó a la sede del PRI en Insurgentes Norte, flanqueado por el entonces Presidente del Comité Ejecutivo Nacional, CÉSAR CAMACHO y la Secretaria General, IVONNE ORTEGA, hoy en la disidencia e impulsora de cambios democráticos; ahí estaban los líderes camarales, Senador EMILIO GAMBOA PATRÓN y el diputado MANLIO FABIO BELTRONES; y los tristemente célebres exgobernadores JAVIER DUARTE, CÉSAR DUARTE y ROBERTO BORGE, ahora defenestrados, degradados y expulsados del partido.
Desde esos momentos ya se visionaban los cambios, las transformaciones para asegurar la continuidad política y la conservación del poder; todavía no se advertía la decadencia del prestigio de la figura presidencial, ni se atisbaba la explosiva crisis de inseguridad; y los gobernadores, ahora testimonios de la más penosa corrupción, estaban en su apogeo político; y por ello, sobrevino el derrumbe electoral del PRI, hasta caer a los niveles más bajos de su historia.

LAS REFORMAS DEL PRESIDENTE SON REFORMAS DE SU PARTIDO
En este nuevo siglo, el PRI está decidido a seguir siendo la principal fuerza de transformación y desarrollo nacional; el PRI se integra por una militancia comprometida con el progreso y el desarrollo de México; por su historia, por su permanente compromiso social e innegable contribución al desarrollo nacional, el PRI es el partido de México; les decía a los priistas un ENRIQUE PEÑA NIETO visiblemente emocionado.
Vale la pena evocarlo para mañana establecer el comparativo del discurso de hoy y dimensionar con realismo las perspectivas de los cambios que serán aprobados por la asamblea nacional y sus repercusiones y efectos frente a los retos electorales de 2 018, la elección presidencial, la renovación del congreso de la unión, y las elecciones en los estados.
PEÑA NIETO establecía entonces, que con base en el diálogo y los acuerdos, dentro del cauce de las instituciones democráticas, el país ha concretado importantes reformas estructurales que permitirán mejorar nuestra vida individual y colectiva; e hizo el llamado a instrumentarlas, para que su beneficios lleguen a todos los mexicanos. Estas reformas no son las reformas del Presidente, son las reformas del PRI, de un PRI con visión de futuro y comprometido con México.

AYER Y HOY, LOS PRECANDIDATOS EN LA PRIMERA LÍNEA
En el auditorio Plutarco Elías Calles, por Zacatecas estaban presentes MIGUEL ALONSO, gobernador y los legisladores ALEJANDRO TELLO, senador;  ADOLFO BONILLA, JUDITH GUERRERO y CÉSAR FLEMATE, diputados federales, actores y protagonistas en la promoción, debates y aprobación de las reformas estructurales.
En la primera linea se ubicaban los ahora precandidatos presidenciales, MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG, LUIS VIDEGARAY, MANLIO FABIO BELTRONES, ERUVIEL ÁVILA e IVONNE ORTEGA; los Secretarios PEDRO JOAQUÍN COLDWELL, ILDEFONDO GUAJARDO, GERARDO RUÍZ ESPARZA y DON ENRIQUE MARTÍNEZ Y MARTÍNEZ. Hoy se suman JOSÉ ANTONIO MEADE, AURELIO NUÑO y JOSÉ NARRO ROBLES, los que más brillan ante los cambios.
Puede ser que hoy PEÑA NIETO reitere su visión del PRI, que siga siendo el partido de la transformación nacional; es momento de que el PRI actualice su organización y estructura para reflejar las nuevas condiciones y dinámicas sociales del país; es momento de que el PRI regrese a las universidades, que despierte nuevamente el entusiasmo de la juventud; es tiempo de que renueve su misión ética y social en favor de los menos favorecidos; el PRI tiene que ser el principal aliado de los trabajadores y campesinos; el auténtico promotor de los emprendedores y el firme respaldo de las clases medias que buscan mejorar sus condiciones de vida.
Sigue siendo un fenómeno, musitaba IVONNE ORTEGA al escucharlo. ¿ Ahora opinará lo mismo la exgobernadora de Yucatán ?

UN PRI EN CONDICIONES DE MANTENER SU PODERÍO ELECTORAL
Si ayer habló de sus reformas estructurales como Presidente de la República, hoy, como líder del PRI, tendrá que hablar de las reformas en su partido.
Oxigeno puro, atmósfera de optimismo, ambiente de razonable entusiasmo entre los priistas y sus liderazgos, porque hoy van a planchar modificaciones de fondo, reformas profundas en sus estatutos y cambios progresistas en su programa de acción. Por consecuencia, reaparece un nuevo enfoque en el análisis político electoral, se genera un tremendo impacto social que rescatará confianza ciudadana y una militancia más fortalecida; hoy debe resurgir un partido con apertura democrática y capacidad para adaptarse a nuevas condiciones sociopolíticas.
O sea, nuevamente fallan los augurios de rompimiento y fractura, de debilitamiento y vulnerabilidad. Hoy se da un cambio programático radical sin fisuras, una transformación en plena armonía y convivencia entre los grupos, organizaciones, liderazgos, dirigencias, comités estatales y municipales. El consenso y la unidad se dieron tras el diálogo, la discusión y el análisis responsables. Un partido así está en condiciones de mantener su poderío electoral y conservar el poder.

Eso observa la gente y, si no informo ni opino, ¡ ME VOY !