imagotipo

Crónica del poder

  • Ignacio Valenzuela

Al sacerdote HUMBERTO SALINAS CASTAÑEDA, por sus 60 años de autenticidad sacerdotal, de fidelidad a Dios y su grey católica, de sublime sensibilidad social y eficaz comunicación del evangelio. El abrazo es de todos.

IMPOTENCIAS E IMPOTENTES:

RICARDO MONREAL se resiste a depender de los caprichos de ANDRÉS LÓPEZ, aunque deja abiertas sus relaciones con el moreno mayor, al señalar que “el fuego de la indignación por una injusticia y perversión no me devoró”. O sea, lo traicionó, pero ahí sigue a ver que sigue.
AGUSTÍN CARSTENS lo dijo: México es hoy un país con una democracia viva. Raro que un banquero opine así.
ANDRÉS LÓPEZ como San Francisco, desea poco. Ahora se compara con un santo, pero quiere mucho, de más. Desea y quiere la Presidencia de la República, pero lo más seguro es que se quedará con poco. Que así sea.
OTRAS DE ENRIQUE FLORES: deslumbrante el éxito de la paellada en Guadalupe, y firmeza del proyecto sobre la Monumental Virgen de Guadalupe en el cerro de San Simón. Tan relevante como la Central Camionera, que también se propone. La gente quiere las obras y los empresarios le apoyan.
DRAMÁTICA y aterrorizante la violencia en el campo deportivo de futbol en Fresnillo. Una escena que describe marcada inseguridad y que obliga al gobierno tellista a modificar estrategias en defensa y protección de la sociedad. Se ha generado temor en la gente y miedo en la autoridad. Se agiganta el desafío.

LA INSACIABLE VORACIDAD DE LOS LEGISLADORES
De plano, los legisladores de allá como los de acá, los federales y locales, no tienen remedio, carecen de moral pública. Por su insaciable voracidad lucrativa, se exhiben cínicos y más descarados y a la hora del reparto del presupuesto, se sirven con la cuchara grande y cínicamente demuestran que realmente existen lealtades y apoyos recíprocos con los gobiernos de la República y del Estado.
Sin duda, el Congreso de la Unión otorga fuerza y legitimidad a las decisiones de Presidencia de la República; los diputados y senadores parecen cobijados por sus partidos y avalan casi casi al pie de la letra las iniciativas y propuestas del Ejecutivo, y aunque ostentan y promueven proyectos políticos diferentes, en el fondo coinciden en el interés superior del dinero y de los espacios de poder, y hacen de la fidelidad una regla de intercambio.
Con apabullante mayoría, en la Cámara de Diputados se ilustra una verdadera concertación de intereses y se resuelven diferencias a través del intercambio de beneficios políticos con careta de institucionales, una legítima operación política que genera condiciones de estabilidad social y política, como reflejo de la perfecta funcionalidad del entramado jurídico, que también traduce el cumplimiento de formalidades democráticas, que hacen resaltar a una breve y leve minoría, ahora representada por el Partido Morena que está contra todo y contra todos.

SE AHONDA EL DESPRESTIGIO Y EROSIONAN EL QUEHACER POLÍTICO
Sin embargo, la gente, la sociedad y los ciudadanos, no tienen recato alguno ni la más mínima restricción, al criticar, rechazar y condenar decisiones legislativas que en el marco del Presupuesto de Egresos, abusan del poder mayoritario avasallante, para darse o autorizarse liquidaciones o finiquitos por UN MILLÓN 155 mil pesos para cada diputados federal y de 703 mil pesos para cada senador.
Y, como queriendo ser más justos y equilibrados, no solo se adjudican incrementos, sino que también los extienden a otras instancias, como el Presidente de la República, que al año ganará 3 millones 115 mil pesos; los senadores ganarán UN MILLÓN 973 mil pesos al año; se registran incrementos a diputados federales, Secretarios de Estado y Ministros de la Suprema Corte.
Es decir, los legisladores ven la tempestad encima y no se hincan, y torpemente vuelven a caer en la maldita tentación del fácil e inmoral enriquecimiento, y por consecuencia, producen y reproducen más argumentos para su precipitado desgaste que no encuentra fondo, porque insisten en ahondar en su desprestigio, en erosionar la figura legislativa y degradar el quehacer político.

LOS DIPUTADOS LOCALES, CORTADOS CON LA MISMA TIJERA
Dueños de las decisiones que como consignas les llegan, diputados y senadores no acaban de cumplir cabalmente con su responsabilidad legislativa y, al pueblo y sus representados siempre les quedan a deber. Son generosos con sus pares y con los funcionarios, mientras acá abajo, no cesa el titubeo ni el regateo sobre el posible incremento al salario mínimo de los trabajadores.
En la Legislatura del Estado están cortados con la misma tijera del desmesurado presupuesto para sus dietas, bonos, compensaciones, gastos de representación, gestión social, las famosas herramientas legislativas, que en algún momento el solitario diputado del Morena, JOSÉ LUIS “EL OSO” MEDINA, a través de iniciativa de ley, pretendió cancelar o derogar, y finalmente quedó archivada o entró a la congeladora, donde muchas iniciativas se añejan hasta la obsolescencia.
Ya no sorprende ni extraña que insistan en exhibir su conchota, que les permite soportar todas las expresiones críticas, cuestionamientos y repudios a sus irracionales posturas, ambiciones económicas e incapacidades legislativas, poco les importa proyectar mediocridad e intrascendencia en su función legislativa y representación popular, y que sean recordados con decepción e indignación. Les vale.
Eso atisba la gente y si no comentamos ni opino, ¡ ME VOY !