imagotipo

En camino la revancha de Elba Esther Gordillo

  • Francisco Muro González

Desde ahora se comienza a prever un escenario en el que se reinicie la pugna entre institucionales y radicales en el ámbito del SNTE, y en general en el de las elecciones generales de la República que habremos de tener en julio próximo. Esto sobre todo por los guiños públicos que están haciendo a Andrés Manuel López Obrador (en lo sucesivo AMLO) personas cercanas en extremo a Elba Esther Gordillo. En efecto, dos de los familiares más cercanos a la profesora Gordillo –su yerno, Fernando González, y el nieto preferido de la profesora, René Fujiwara –se han reclutado en el equipo político-electoral de AMLO.

Seguramente hubo, de parte del político tabasqueño, reflexión para aceptar a ambos personajes de la escena política nacional con agrado. Igualmente, se publicó en primera plana que Rafael Ochoa Guzmán, líder del SNTE espetó en la reunión que se llevó recientemente a cabo aquí en Zacatecas, que:”los maestros están comprometidos para llevar a López Obrador a la Presidencia de la República”. ‘Usted es el candidato de los maestros de México´”, le espetó sin cortapisas ni asegunes el dirigente magisterial.

Y uno podría pensar: “pero el SNTE es parte muy importante de la estructura corporativa de las organizaciones del sistema político mexicano, sobre todo de las afines al PRI”. Pero no, no hay plazo que no se cumpla en el ámbito político, y parece que llegó el tiempo en que ajusten cuentas el actual gobierno federal y el SNTE. Así, posiblemente, en la actual coyuntura político electoral habrán de marchar juntos los maestros del SNTE con los de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación, la CNTE.

En tanto, uno se pone a pensar: “ojalá que no sólo gane tal o cual candidato, pero sobre todo que gane la educación pública de México”. Porque sí, no ha habido respeto alguno en el actual régimen para esa muy extensa y crucial instancia de la actividad gubernativa. No se ha tomado en este sexenio siquiera en consideración que debe estar al frente de la SEP no sólo una persona con una decantada imagen pública, sino un(a) conocedor(a) profundo(a) de ese ámbito gubernativo, quien además tenga una imagen pública depurada y sea capaz de conciliar tendencias.

Como persona que se gana el sustento con la docencia y la investigación, me ha parecido una falta de respeto a la población escolarizada que se haya nombrado, en el actual régimen de gobierno a quien se ha querido, y no a la persona con más capacidad directiva y con decantada imagen pública.

Con todo respeto para el ITAM, pero no me pareció que un egresado de esa calificada institución, Aurelio Nuño, haya encabezado esa tan respetable escuela, no por haber cursado estudios en el ITAM sino por lo sangrón de Nuño. Ese nombramiento me pareció un agravio para políticos ya consagrados por la Historia como forjadores de la educación pública, como José Vasconcelos, Jaime Torres Bodet y Jesús Reyes Heroles.

Así pues, Fernando González, creador del movimiento Redes Sociales Progresistas y yerno de Gordillo, y René Fujiwara, nieto de la verdadera lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo, apoyaron por primera vez en un acto público a López Obrador. Y ya, como para no dejar duda de la adhesión del SNTE a la causa de AMLO, Rafael Ochoa Guzmán, quien fuera senador por el Partido Nueva Alianza y secretario general del SNTE, reiteró de manera oficial la adhesión del SNTE a la causa de AMLO. Todo eso aquí en Zacatecas.

Pues sea lo que el destino quiera, pero que sea para bien de la educación pública.