imagotipo

Entierran corruptelas

  • Referente Periodístico │ Gerardo de Ávila González

Pobre Zacatecas
Sin el mayor rubor, 14 diputados (as) locales de la LXII Legislatura del Estado, aprobaron el martes la Cuenta Pública de 2015 y, con ello, literalmente, el perdón de 221 millones de pesos, que habían sido observados por la Auditoría Superior del Estado (ASE).
Entonces es normal…
Y si la impunidad imperó, entonces, además de aprobar la cuenta pública, en un futuro inmediato se interpretará que se puede ser deshonesto, bajo el argumento que en la Cámara de Diputados no pasa nada y, lo que llegue ahí se aprobará tarde que temprano.
Así se ve desde la realidad.
Lamentablemente, la noticia quedó opacada -reducida a nada-, ante el temblor en la Ciudad de México y otros cuatro Estados, que ha cobrado la muerte de más de 220 personas.
Dicho con propiedad, aquí en Zacatecas quedaron enterradas las corruptelas del pasado gobierno.
Por decir lo menos.
Esto es, las instituciones y exresponsables seguro ya podrán gozar de los montos que habrían sido observados por el órgano fiscalizador, pero perdonado por el Poder Legislativo.
Pobre Zacatecas.
Llamó la atención, que tres legisladores se abstuvieron de votar, bajo el argumento que dentro de las investigaciones aparecía de manera directa su nombre.…
Qué tal, eh…
Los diputados que decidieron no emitir su voto fueron: SAMUEL REVELES CARRILLO (PT), LE ROY BARRAGÁN OCAMPO (PANAL) y JOSÉ MARÍA GONZÁLEZ NAVADA (PRI). Pura fina persona.
Puro notable.

Los paganos…
En cambio, quien sí quedó desnudada, fue la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), que para variar no hizo las cosas bien. La administración del polémico y controvertido ARMANDO SILVA CHÁIREZ, tendrá que probar dónde están 82 millones de pesos.
¡Tómala!
La Secretaría de Administración (SAD), ahora deberá de reintegrar poco más de dos millones de pesos; la Secretaría de Finanzas (Sefin), tendrá que resarcir como 67 millones de pesos y la Secretaría de Infraestructura (Sinfra) sólo como 20 millones de pesos.
Al final, no pasará nada.
De manera que, ahora, el monto resarcitorio apenas es del 0.5 por ciento, de los 221 millones de pesos que fueron observados. Se perdonó casi todo pues.
Una auténtica burla.
Así las cosas, la cuenta pública de 2015 (de la pasada administración) quedó aprobada, cerca de 221 millones de pesos fueron perdonados, a pesar de las observaciones; 14 diputados cargarán sobre su conciencia el haber sido tan ligeros en su voto.
Dan pena ajena.
En suma, la noticia que era y es importante para Zacatecas quedó reducida a nada ante el temblor, que 32 años después, azotó, por lo menos a cuatro Estados, comenzando por la Ciudad de México.
Cuánta irresponsabilidad.

El dato…
Zacatecas muy solidario y presente en la Ciudad de México, ayudando a los hermanos caídos. También se reconocen las buenas noticias.