imagotipo

Incertidumbre, cambio y continuidad

  • Arturo Ortiz Méndez

En unos cuantos días el PRD elegirá su nuevo dirigente nacional y el equipo de secretarios que deberán enfrentar el reto del proceso electoral 2017 – 2018 en la república Mexicana. Hoy nos encontramos en la antesala de la elección o designación de las y los candidatos a la presidencia, senadurías y diputaciones federales por todos los partidos políticos nacional. El común denominador es la incertidumbre e indeterminación que se apropia de todos los espacios que ocupan los tomadores de decisiones; en el PRI, no tienen mucho problema pues el gran elector vive en los pinos y ahí se definirá quien competirá para tratar de suceder a Enrique Peña Nieto; en Morena, igual que en el PRI, AMLO utiliza el mismísimo método democrático del dedazo y se convierte en el gran elector es AMLO y el mismo resolvió, que el candidato a la presidencia de la república es él mismo, igual, el resolverá quienes serán los candidatos a senadores y diputados por Morena. Cuál incertidumbre por el método?, aquí, no hay ese problema, aquí los prospectos solo deben esperar, esperar y esperar a que les notifiquen la decisión del gran elector.

En el caso del PAN y MC, el método se desahoga en sus respectivos consejos, igual que en el PRD, que dicho sea de paso, en esta coyuntura, la principal fuente de incertidumbre partidaria se expresa a raíz de la discusión y confrontación de los grupos de interés dentro del partido. Los efectos generados por las iniciativas para lograr el cambio de régimen, el cambio de modelo económico y el cambio pacífico para la transformación del País, se encuentra en la disputa interna por ocupar los espacios del poder político nacional y local.

El cambio no es un reto para el PRI, ellos no trabajan para el cambio, ellos trabajan para la continuidad, ellos, los del PRI, trabajan para alcanzar un modelo integrado por el cambio y la continuidad al mismo tiempo. En Morena es exactamente lo mismo, AMLO como priista bien formado, no ocupa y no tiene necesidad de gestionar el cambio, pues lo que el realmente busca, es sustituir a quien actualmente vive en los pinos, sin necesidad de que haya cambio de régimen, sin que haya consolidación de las instituciones, el no puede buscar el cambio, por la sencilla razón de que ello, significaría que, en la eventualidad de que él ganara la elección, cambiar el régimen, implicaría una atadura de manos y su perfil esencialmente autoritario no armonizaría con las exigencias de un nuevo régimen esencialmente democrático.

La incertidumbre persiste porque a ciencia cierta nadie sabe quién será el próximo presidente de la república, ningún partido político, alianza o coalición tiene la certeza de ganar, ningún partido político ignora la complejidad del proceso de elección, pero tampoco, ningún partido político desconoce que en la próxima elección, el escenario más conservador, es un escenario de tres tercios, es decir, cualquiera puede ganar.

La posibilidad real de transformación del régimen, solo se encuentra en la construcción de un gran acuerdo entre la pluralidad nacional; por ello, el FC x MX es una plataforma pensada para incluir a todas las mentalidades democráticas, más allá, de las filias partidistas, con la seguridad de que el sectarismo, la exclusión y el dominio de los grupos de interés, no son fórmula para ganar la presidencia. Al contrario, la apertura, la inclusión, la pluralidad y el proyecto nación deben ser la fórmula para el triunfo electoral, que facilite la confección del proyecto de nación que los mexicanos queremos y la implementación del gobierno de coalición.