imagotipo

Las lecciones de la no huelga en la UAZ

  • Referente Periodístico │ Gerardo de Ávila González

La lección del plebiscito
Las lecciones que dejó la no huelga en la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) son muchas, y diversas. Ojalá que ANTONIO GUZMÁN FERNÁNDEZ las haya entendido, pero no presumiendo las fotografías con el Secretario General del STUAZ y SPAUAZ. Eso no sirve de nada.
No se confunda rector.
Más allá de la presión que ejerció el propio rector con algunos docentes, la realidad es que los profesores dieron un ejemplo de madurez, a pesar de los adeudos que mantiene la institución con ellos. La seguridad social también quedó en el limbo.
¿O no doctor?
Alrededor de mil profesores (1,005), votaron por no a la huelga en la universidad, y qué bueno que fue así. Insisto, con todo y la presión que ejerció el rector GUZMÁN. Otros, también lo sé, votaron en la conciencia y en la razón.
No era el momento.
Desde luego, no se cuestiona a los 785 maestros que votaron por el sí. Ellos, legítimamente tenían y tienen sus razones para haber estallado la huelga. Finalmente, en la endeble democracia alguien tenía que perder y se impuso el no.
Siempre es así.
Sería un error si el rector y sus aliados se acreditan el triunfo por no haber estallado la huelga, en todo caso debe tomarse como una nueva oportunidad (voto de confianza) que le están dando un grupo de profesores.
Hay que decirlo.
No está a discusión, si GUZMÁN FERNÁNDEZ pudo parar o no la huelga, lo que está en la mesa del debate, es que el rector se ponga la pilas, porque ha cometido varias pifias. La realidad es que no ha logrado solucionar la situación financiera de la UAZ.
Lo ofreció en campaña.

La UAZ, un orgullo
A pesar de sus dificultades, la universidad es y seguirá siendo el orgullo de Zacatecas, la mente pensante de nuestro pueblo, el vínculo con los demás sectores productivos y la formadora de los nuevos profesionistas, que pronto tomarán las decisiones en este noble estado.
Es todo lo anterior y más.
En medio de esta discusión, el rector GUZMÁN debe ser más serio y eficaz en su gestión, no sólo con los sindicatos, sino con la comunidad estudiantil, con la sociedad y su entono.
¿O no señor?
La no huelga en la UAZ fue importante no sólo para los sindicatos y los estudiantes, sino para quienes viven alrededor de la institución. Otra lección que debe aprender el rector.
Por decir lo menos.
Incluso en la diferencia, se puede aspirar a un nuevo modelo de universidad pública. Peroantes, hay que solucionar la situación financiera y, para esose requiere gestión, buenos oficios, construir con los tomadores de decisiones y dar resultados. En la UAZ no todo debe ser grilla.
Claro que se puede.
En suma, la no huelga lanza un mensaje a la Federación, de que en la universidad se puede llegar a acuerdos, ahora hay que buscar los mecanismos correctos para que el gobierno federal ayude, en verdad y, en donde la UAZ haga su parte.
Este es un buen momento.

El dato…
Qué bueno que el Cobaez también conjuró la huelga. El país no está para estas cosas ahora.