imagotipo

Necesidad de estrategas gubernamentales

  • José Ignacio Castro Guijarro

La sociedad zacatecana requiere de personas intelectual y conductualmente capaces que desde cargos gubernamentales propicien mejores condiciones laborales para alcanzar competitividad, mejorar esquemas de producción para consolidar el bienestar social a partir del bienser individual. Es prioridad y alta responsabilidad gubernamental.

Las dificultades para lograr lo anterior son: 1) Es problema estructural pues estadísticamente no se seleccionan políticos que elaboren buen proyecto de desarrollo avocado al bien común; 2) Rápida transformación de habilidades y destrezas que imponen cambios en requerimientos laborales; 3) Aunque estemos conscientes de nuestra incompetencia vivimos en “zona de confort” y no deseamos cambiar.

Entre las soluciones esta formar ciudadanos para que después sean funcionaros con principios y valores orientados a trascender, muy analíticos y propongan estrategias de desarrollo individual y colectivo tendiente al beneficio social y económico.  Es necesario formar directivos(as) de alto rendimiento.  Ostentar liderazgo y cargos no es sinónimo de popularidad, ni de rango, ni privilegios, ni dinero, sino responsabilidad y sobresalir en cualquier nivel de la organización no solamente en los altos mandos.

La Real Academia Española dice que estrategia es “El arte de dirigir operaciones militares; Arte, traza para dirigir un asunto; Conjunto de reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento”.  Por ende dirección estratégica es la cualidad de un directivo o funcionario que conoce bien la situación de su organización, con inteligencia y visión crea y ejecuta planes tendientes a la mejora continua e integral, toma decisiones de consecuencias importantes y favorables en un ambiente interno y externo complejo, incierto y cambiante, moviliza a colaboradores, se preocupa de ellos y sobre todo logra el bienestar colectivo.

En ámbitos gubernamentales precisamos funcionarios astutos, con suficientes conocimientos y apliquen el EMPODERAMIENTO para lograr o conceder el poder a un grupo de personas desfavorecidas política o económicamente y mejorar sus condiciones de vida a través de gobernabilidad.

INTELIGENCIA EMOCIONAL para el manejo inteligente de las emociones y no tanto un alto coeficiente intelectual sino “ampliando la capacidad de cinco esferas principales: a) Conocer las propias emociones, b) Manejar sus emociones, c) Motivación personal, d) Reconocer las emociones de los demás y e) Manejar las relaciones emocionales de los demás”. Indudablemente AUTORIDAD MORAL partiendo de principios y valores humanos para actitud basada en la búsqueda constante de ser mejores integralmente. EXPERIENCIA Y CONOCIMIENTOS MÁS DEL MÍNIMO NECESARIOS pues para ser funcionario o directivo no son indispensables títulos o postgrados sino saber y dominar cabalmente la función gubernamental, estar abiertos al aprendizaje constante incluido el que proporcionan trabajadores desde el puesto más humilde hasta de altos jerarcas. DOMINIO Y MANEJO TANTO DE AUTORIDAD COMO DEL PODER pues al aplicar acciones orientadas a personas resulta preciso conocer bien la función gubernamental para medir con inteligencia la toma de decisiones y capacidad de diferenciar limites según nivel del cargo.

El mejor indicador de la eficiencia de funcionarios(as) gubernamentales es el nivel de calidad de vida de toda la sociedad a la que sirven.  Por los resultados urgen estrategas.

ignacio.kaxtro@gmail.com