imagotipo

Rendición de cuentas y combate a la corrupción

  • Manuel Ibarra Santos

Al Contador Raúl Brito por su trabajo profesional y honesto, al frente de la Auditoria Superior.

El inicio de la glosa esta semana del primer informe del Gobernador Alejandro Tello, <con la comparecencia de Fabiola Torres, Ismael Camberos y Francisco Murillo>, puso en contexto la importancia de la rendición de cuentas y la trascendencia del combate a la corrupción, como mecanismo para generar justicia social.

Después de todo, la corrupción es el motor de la pobreza, el atraso y la desigualdad social, como bien lo afirma James A. Robinson en su libro titulado ¿Por qué Fracasan los Países? Y una prioridad, es su ataque frontal.

En esa circunstancia, la diferencia entre una democracia corrupta e ineficiente y una de calidad, está en un sistema sólido de rendición de cuentas.

La rendición de cuentas y sus componentes – la fiscalización, el control social, la transparencia y el derecho ciudadano a la información-, son condición necesaria de todo gobierno que busque ser eficiente y honesto.

La corrupción, que cuesta a los mexicanos más de 900 mil millones de pesos al año, el doble de lo que se dedica a educación y salud, sigue siendo, uno de los principales flagelos que opera en contra del desarrollo nacional.

En México se cometen cada año (afirma el IMCO) en promedio más de 200 millones de sobornos y es este fenómeno el que carcome las estructuras y el andamiaje que sostiene la vida de la nación.

Por si fuera poco, México cayó en el transcurso del último año 28 posiciones en el Índice Internacional de Percepción de la Corrupción, al pasar del lugar 95 al 123, al ser considerado como uno de los países más corruptos del mundo.

Según el INEGI la corrupción es uno los fenómenos que más preocupa a la población solo después del tema de la inseguridad.

En su estudio “Anatomía dela Corrupción en México”, trabajo realizado en el 2016, la investigadora María Amparo Cazarsostiene, como resultado de sondeos y encuestas, que en Zacatecas casi el 90 por ciento de su población afirma que las prácticas de corrupción son frecuentes en los ámbitos públicos.

Frente a la corrupción, se impone la necesidad de contar con un fuerte sistema de rendición de cuentas que la combata.

LA INACEPTABLE TESIS DEL ORIGEN DE LA CORRUPCIÓN:
La tesis que no debemos aceptar nunca por insostenible, es la que afirma que la sociedad mexicana es por naturaleza corrupta. Esa es una falacia monumental.
Lo que si tenemos es un régimen político que concentra decisiones políticas y privilegios en unos cuántos y es esa, precisamente, la mayor fuente de impunidad y corrupción, que se debe aniquilar, para dar paso a un sistema de gobierno con más sólidos contrapesos, equilibrios y controles ciudadanos.
Habrá que pensar en construir un sistema de rendición de cuentas realmente autónomo, fuerte, eficaz y con las herramientas jurídicas necesarias para castigar con severidad la comisión de los actos de corrupción.

EL CONTROL DE LOS ACTOS DE GOBIERNO:
En Zacatecas se recuperó con Alejandro Tello el diálogo entre poderes constitucionales, algo que se había cancelado por años, lo que resulta por demás interesante para abonar a la cultura de la rendición de cuentas,de la transparencia, la fiscalización y el control de los actos de gobierno.
Y en este campo de acción, puede aportar mucho el contador Raúl Brito, Auditor Superior del Estado.
La única manera de evitar que se imponga en nuestra sociedad una democracia corrupta e ineficiente, es sentando las bases de una fuerte cultura de la rendición de cuentas.