imagotipo

Vivencias de un agrónomo

  • Jorge Alberto Enríquez Luna

Bueno, como les platiqué la semana pasada, me tocó atender en el Campo Experimental (CAEZAC) a un grupo de estudiantes de la Escuela de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UAZ, allá por el año de 1974. El programa de forrajes lo atendía otro compañero, pero al no estar presente (había salido a Torreón Coah), entonces yo los atendí.

Creo que les expliqué bien todo lo referente a las praderas cultivadas de riego. Cabe señalar que con frecuencia recibíamos grupos de estudiantes y de agricultores, y casi siempre me tocaba atenderlos en mi programa de frutales. La verdad sea dicha, a mi me gustó la divulgación y el extensionismo – y me sigue gustando. Vivencias de un Agrónomo es prueba de ello –.

El caso es que a la semana siguiente me habló el Dr. Flores Sandoval para decirme que quería platicar conmigo. Nos pusimos de acuerdo con el día, el lugar y la hora. Y para no hacerles largo el cuento, me dijo que los estudiantes habían quedado muy complacidos y contentos por todas mis explicaciones, y que le pidieron que yo fuera su maestro.

Le contesté que yo no era Medico Veterinario ni Ingeniero Zootecnista. Que quizá fuera correcto que se invitara a otra persona con un perfil profesional más adecuado.

Pero me siguió diciendo, ¡mira Ingeniero Enríquez! en la escuela hace falta un maestro que dé a los estudiantes las bases de la producción de forrajes. Sobre el suelo, el uso del agua, el tipo de plantas, los métodos de producción. Simplemente no tenemos a nadie en esa área tan importante. Porque – decía el Dr. Flores – para que el animal produzca, sea vaca, sea borrego, sea becerro, sea cerdo, sea ave o cualquier otra especie, necesita en primer instancia alimentarse. Y los alimentos para los animales los produce la tierra, las plantas, los forrajes. Totalmente estoy de acuerdo contigo… pero yo qué tengo que ver?

Pues que los estudiantes te quieren como maestro, precisamente en todo eso. La materia que me ofreció se llamaba Bromatología, y en la forma que se impartía era muy árida – según ellos me dijeron -. ¡Bueno, acepto! le dije al Dr. Flores. Me pidió que elaborara un programa de estudio, y así lo hice, considerando el clima, el suelo, la necesidad del agua, las fechas de siembra y producción, los métodos de cosecha, aprovechamiento y almacenaje.

Siempre refiriéndome a los cultivos forrajeros, como: Alfalfa, Maíz para grano y para ensilaje Sorgo, Avena, Cebada, Pastos forrajeros tanto cultivados como nativos; y siempre destacando las cualidades alimentaicias de unos y otros.

En aquel entonces (1974), la Escuela de Medicina Veterinaria y Zootecnia estaba aquí en Zacatecas. Yo acepté ser maestro de hora clase, y pedí que mi grupo estuviera a las 7 de la mañana, para luego irme a mi trabajo al Campo Agrícola Experimental (CAEZAC).
Y así fue como ingresé a la Docencia en la Universidad Autónoma de Zacatecas, en la cual permanecí, siempre con grupo de estudiantes durante 37 años (1974 – 2011).

Durante un buen número de años fui maestro de hora clase, pues en el Escuela de Medicina Veterinaria no me podían dar más carga académica, al ser yo Ing. Agrónomo. Y en eso estaba cuando algunos maestros de la Facultad de Agronomía me invitaron a elaborar un Programa para crear la Especialidad de Horticultura. Lo elaboramos algunos maestros, y se presentó al Consejo Universitario de la UAZ. Resultó aprobado. Y entonces, al ser yo coautor de ese programa, me ofrecieron pasar a la Facultad de Agronomía, como maestro de medio tiempo.

Si la memoria no me falla, esto fue por el año 1981. Debo decir que yo seguía con mi trabajo de investigador en el Campo Agrícola Experimental.

La carga de trabajo en la Escuela de Agronomía se estaba poniendo algo pesada, pues además de los cursos de Fruticultura, también atendía las huertas que había allá. Por otra parte, consideré que mi ciclo de 10 años en el Campo Experimental estaba llegando a su fin. Así que tomé una decisión: Pido en la UAZ – Agronomía que me den Tiempo Completo, y me retiro del Campo Experimental. Y así fue. De manera que del 1982 a 2011 fui Maestro Investigador y Extensionista en Agronomía de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

La próxima semana les sigo platicando.