/ martes 5 de enero de 2021

Fonoteca Nacional inicia el 2021 con el pie izquierdo

Debido a la incertidumbre presupuestal, la institución no contratará a expertos en conservación sonora

Debido a que no existe certeza de que su presupuesto se amplíe en los próximos meses, la Fonoteca Nacional comienza 2021 con el pie izquierdo, pues no podrá recontratar a todos sus expertos en conservación sonora que la han convertido en una de las instituciones culturales más importantes de América Latina.

“Con los 10 millones 600 mil pesos que tenemos aprobados hasta el momento no alcanza para la contratación de todas las personas que tuvimos el año pasado”, confirmó en entrevista con El Sol de México, Pável Granados, director de esta institución que, desde 2008, se encarga de la preservación del patrimonio sonoro de México.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El funcionario explica, que, “aunque tengan un monto aprobado en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), casi todas las instituciones públicas reciben asignaciones extras durante el año, lo cual les permite realizar sus funciones de manera correcta. Sin embargo, con la Ley de Austeridad Republicana del presidente Andrés Manuel López Obrador, la ampliación del presupuesto se vuelve cada vez más difícil. Y es justo de esas ampliaciones presupuestales que la Fonoteca sacaba dinero para pagarle a sus colaboradores externos”.

Las personas cuyos empleos están en riesgo para 2021 trabajan en la Fonoteca bajo un esquema de prestación de servicios, es decir, que no están contratados, por lo cual no tendrían facultades legales para exigir liquidación en caso de que la institución prescinda de sus servicios.

Estos empleados, que son cerca de 100, integran el Colectivo de Trabajadores Capítulo 3000 y aseguran, mediante un comunicado difundido en redes sociales, que la Fonoteca sufrió un recorte presupuestal del 80 por ciento y que, por esta razón, será imposible recontratar a la mayoría de los trabajadores especializados.

Sin embargo, el director de la Fonoteca considera que esa versión es “inexacta”, ya que, como tal, no existe un recorte del 80 por ciento, "de hecho, este año recibimos más presupuesto que en 2020. La diferencia es que ahora, por la pandemia, no sabemos si ese presupuesto se ampliará conforme avance el año", asegura.

Con o sin tijera, el panorama sigue siendo adverso para casi un centenar de trabajadores que aportan sus conocimientos en las áreas de preservación, digitalización e investigación de documentos sonoros.

ENTONCES... ¿HUBO RECORTE O NO?

Si se realiza un comparativo entre el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 y el de 2021, el recorte a la Fonoteca Nacional para este año fue de 18 por ciento.

Originalmente, se había otorgado a la Fonoteca un presupuesto de ocho millones 161 mil pesos para 2021, mientras que el año pasado operó con nueve millones 974 mil pesos. Sin embargo, en reuniones recientes con la Secretaría de Cultura, se lograron 'amarrar' otros dos millones y medio, para así llegar a un total de 10 millones 600 mil pesos, explica Granados en exclusiva para este diario. Con este dinero, afirma, se garantiza para todo 2021 la correcta operación de este organismo que resguarda más de 540 mil documentos sonoros de toda Iberoamérica.

Pero hay un dato que se debe considerar para entender el duro golpe que ha sufrido la Fonoteca. Porque aunque su presupuesto aprobado en 2020 fue de nueve millones 974 mil pesos, en el transcurso del año esa cantidad fue ampliada hasta los 30 millones 802 mil pesos a través de nuevas asignaciones presupuestales, según información proporcionada por la Fonoteca Nacional a esta casa editorial. Si tomamos en cuenta ese último presupuesto, el recorte de 2021 entonces fue mucho mayor, del 65 por ciento.

“A diferencia de otros años, ahora no tenemos la certeza de si se podrá ampliar el presupuesto. Por eso estamos valorando a cuántos podremos recontratar en 2021, pero hasta el momento no puedo dar cifras exactas", dice Granados.

En tiempos normales, los prestadores de servicios recibían sus pagos no del presupuesto aprobado, sino de las ampliaciones del mismo que sucedían durante el año, detalla Granados. Por este motivo es que hay tanta incertidumbre sobre cuántas personas dejarán de trabajar para la Fonoteca.

"A los prestadores de servicios se les paga por proyecto. No es que en 2021 no vaya a haber proyectos, es que quizás estos proyectos sean menos porque, como sabemos, estamos en un año atípico en materia presupuestal debido a la pandemia”.

Sin embargo, aclara, la actual situación financiera de la Fonoteca no implica un riesgo para la conservación de los acervos o el mantenimiento de las bóvedas: esas funciones, afirma, ya están cubiertas.

INCERTIDUMBRE LABORAL

Los trabajadores del Colectivo 3000 sostienen que viven en la incertidumbre económica y laboral porque los directores de sus respectivas áreas, “comunicaron esta situación de manera imprecisa”. Denunciaron, además, su preocupación por la afectación a sus derechos laborales y recordaron que ellos integran, “un equipo de especialistas del más alto nivel” que trabaja para siete proyectos insertados en el Programa Memoria del Mundo de la UNESCO.

El reto que viene para la Fonoteca Nacional, reconoce Granados, es administrar responsablemente el presupuesto para que se cubran sus tres rubros básicos de operación: el mantenimiento y la conservación de los archivos, el pago de nómina para trabajadores fijos y la contratación de la mayor cantidad que se pueda de prestadores de servicios.

“No está en peligro la conservación de patrimonio ni la operación de la Fonoteca”, sostiene Granados. “El flujo de trabajo aumentará o disminuirá según lo permitan las condiciones sanitarias, pero sí habrá gente que administre y vigile nuestras bóvedas. No está en riesgo nada porque hemos asegurado la climatización, la toma de lecturas y ya veremos cómo se harán los procesos de digitalización”.

En abril pasado, por petición directa del presidente Andrés Manuel López Obrador, entró en vigor la Ley de Austeridad Republicana, la cual estipula que todas las instituciones culturales tendrán un recorte en gastos operativos de hasta 80 por ciento, con la finalidad de destinar la mayor parte del presupuesto de la federación al sector salud que combate la pandemia de Covid-19. Esto ha provocado que instituciones como el INAH o el INBAL (los dos aparatos culturales más importantes del país) dejen de contratar a cientos de trabajadores.

Debido a que no existe certeza de que su presupuesto se amplíe en los próximos meses, la Fonoteca Nacional comienza 2021 con el pie izquierdo, pues no podrá recontratar a todos sus expertos en conservación sonora que la han convertido en una de las instituciones culturales más importantes de América Latina.

“Con los 10 millones 600 mil pesos que tenemos aprobados hasta el momento no alcanza para la contratación de todas las personas que tuvimos el año pasado”, confirmó en entrevista con El Sol de México, Pável Granados, director de esta institución que, desde 2008, se encarga de la preservación del patrimonio sonoro de México.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El funcionario explica, que, “aunque tengan un monto aprobado en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), casi todas las instituciones públicas reciben asignaciones extras durante el año, lo cual les permite realizar sus funciones de manera correcta. Sin embargo, con la Ley de Austeridad Republicana del presidente Andrés Manuel López Obrador, la ampliación del presupuesto se vuelve cada vez más difícil. Y es justo de esas ampliaciones presupuestales que la Fonoteca sacaba dinero para pagarle a sus colaboradores externos”.

Las personas cuyos empleos están en riesgo para 2021 trabajan en la Fonoteca bajo un esquema de prestación de servicios, es decir, que no están contratados, por lo cual no tendrían facultades legales para exigir liquidación en caso de que la institución prescinda de sus servicios.

Estos empleados, que son cerca de 100, integran el Colectivo de Trabajadores Capítulo 3000 y aseguran, mediante un comunicado difundido en redes sociales, que la Fonoteca sufrió un recorte presupuestal del 80 por ciento y que, por esta razón, será imposible recontratar a la mayoría de los trabajadores especializados.

Sin embargo, el director de la Fonoteca considera que esa versión es “inexacta”, ya que, como tal, no existe un recorte del 80 por ciento, "de hecho, este año recibimos más presupuesto que en 2020. La diferencia es que ahora, por la pandemia, no sabemos si ese presupuesto se ampliará conforme avance el año", asegura.

Con o sin tijera, el panorama sigue siendo adverso para casi un centenar de trabajadores que aportan sus conocimientos en las áreas de preservación, digitalización e investigación de documentos sonoros.

ENTONCES... ¿HUBO RECORTE O NO?

Si se realiza un comparativo entre el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 y el de 2021, el recorte a la Fonoteca Nacional para este año fue de 18 por ciento.

Originalmente, se había otorgado a la Fonoteca un presupuesto de ocho millones 161 mil pesos para 2021, mientras que el año pasado operó con nueve millones 974 mil pesos. Sin embargo, en reuniones recientes con la Secretaría de Cultura, se lograron 'amarrar' otros dos millones y medio, para así llegar a un total de 10 millones 600 mil pesos, explica Granados en exclusiva para este diario. Con este dinero, afirma, se garantiza para todo 2021 la correcta operación de este organismo que resguarda más de 540 mil documentos sonoros de toda Iberoamérica.

Pero hay un dato que se debe considerar para entender el duro golpe que ha sufrido la Fonoteca. Porque aunque su presupuesto aprobado en 2020 fue de nueve millones 974 mil pesos, en el transcurso del año esa cantidad fue ampliada hasta los 30 millones 802 mil pesos a través de nuevas asignaciones presupuestales, según información proporcionada por la Fonoteca Nacional a esta casa editorial. Si tomamos en cuenta ese último presupuesto, el recorte de 2021 entonces fue mucho mayor, del 65 por ciento.

“A diferencia de otros años, ahora no tenemos la certeza de si se podrá ampliar el presupuesto. Por eso estamos valorando a cuántos podremos recontratar en 2021, pero hasta el momento no puedo dar cifras exactas", dice Granados.

En tiempos normales, los prestadores de servicios recibían sus pagos no del presupuesto aprobado, sino de las ampliaciones del mismo que sucedían durante el año, detalla Granados. Por este motivo es que hay tanta incertidumbre sobre cuántas personas dejarán de trabajar para la Fonoteca.

"A los prestadores de servicios se les paga por proyecto. No es que en 2021 no vaya a haber proyectos, es que quizás estos proyectos sean menos porque, como sabemos, estamos en un año atípico en materia presupuestal debido a la pandemia”.

Sin embargo, aclara, la actual situación financiera de la Fonoteca no implica un riesgo para la conservación de los acervos o el mantenimiento de las bóvedas: esas funciones, afirma, ya están cubiertas.

INCERTIDUMBRE LABORAL

Los trabajadores del Colectivo 3000 sostienen que viven en la incertidumbre económica y laboral porque los directores de sus respectivas áreas, “comunicaron esta situación de manera imprecisa”. Denunciaron, además, su preocupación por la afectación a sus derechos laborales y recordaron que ellos integran, “un equipo de especialistas del más alto nivel” que trabaja para siete proyectos insertados en el Programa Memoria del Mundo de la UNESCO.

El reto que viene para la Fonoteca Nacional, reconoce Granados, es administrar responsablemente el presupuesto para que se cubran sus tres rubros básicos de operación: el mantenimiento y la conservación de los archivos, el pago de nómina para trabajadores fijos y la contratación de la mayor cantidad que se pueda de prestadores de servicios.

“No está en peligro la conservación de patrimonio ni la operación de la Fonoteca”, sostiene Granados. “El flujo de trabajo aumentará o disminuirá según lo permitan las condiciones sanitarias, pero sí habrá gente que administre y vigile nuestras bóvedas. No está en riesgo nada porque hemos asegurado la climatización, la toma de lecturas y ya veremos cómo se harán los procesos de digitalización”.

En abril pasado, por petición directa del presidente Andrés Manuel López Obrador, entró en vigor la Ley de Austeridad Republicana, la cual estipula que todas las instituciones culturales tendrán un recorte en gastos operativos de hasta 80 por ciento, con la finalidad de destinar la mayor parte del presupuesto de la federación al sector salud que combate la pandemia de Covid-19. Esto ha provocado que instituciones como el INAH o el INBAL (los dos aparatos culturales más importantes del país) dejen de contratar a cientos de trabajadores.

Local

Deja Jorge Miranda la Secretaría de Finanzas

Dice sentirse satisfecho por la labor realizada al frente de la dependencia

Cultura

Hoy es Viernes de las Mercedes o de los 33 credos

Devoción considerada en el Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial de México

Cultura

Heráldica del día; origen y significado del apellido Baeza

Es un apellido muy extendido por toda la provincia de Murcia

Justicia

Ejército y Guardia Nacional toman calles de Guanajuato

A las dos entidades llegarán mil 980 elementos para reforzar las tareas de seguridad, dice la Defensa Nacional

Finanzas

México debe mejorar el ambiente de inversión: BBVA

Eduardo Osuna Osuna, el director general de BBVA México, anticipa una lenta recuperación económica

Sociedad

Científicos mexicanos piden 200 mdp para vacuna anticovid

Científicos requieren apoyo para iniciar las tres fases clínicas, el proceso administrativo para el registro, aprobación y producción del biológico que podría combatir al coronavirus en el país

Celebridades

"No debemos detenernos", voces femeninas del espectáculo se hacen escuchar

Hay mujeres a quienes no se les reconoce su labor y otras que avanzan aún con muchas piedras en el camino.

Sociedad

Cierran ciudad migrante a la orilla del Río bravo

En el lugar aún se encuentran 60 personas en espera de que se defina su situación jurídica