/ lunes 17 de septiembre de 2018

Asistentes de voz, ¿la nueva prensa?

Muchos medios de comunicación que han perdido lectores ven en estas interfaces una oportunidad

Bien, Google, ¿cuáles son las noticias?” Los asistentes de voz son una nueva salida para la prensa tradicional, pero también la hacen más dependiente de los algoritmos de las compañías tecnológicas, lo que aumentan los temores sobre el pluralismo de la información.

Medios como la BBC, The Washington Post, la radio pública estadounidense NPR o el diario francés Les Echos, ya han desarrollado versiones “parlantes” disponibles para teléfonos inteligentes o altavoces conectados a través del Google Assistant o Amazon Alexa. En el menú ofrecen resumen de títulos, artículos, informes, podcasts...

“Los altavoces conectados son potencialmente un campo muy rico” para los medios, dice Damian Radcliffe, profesor de periodismo en la Universidad Americana de Oregón, al oeste de Estados Unidos.

Para los consumidores, se trata de una alternativa a la radio o la televisión. Para la prensa, que en estos tiempos lucha por su supervivencia, “estas tecnologías crean nuevas formas de llegar al público” que busca información, dice Radcliffe.

La firma especializada Gartner estima que para 2020, el 20% de la población en los países desarrollados usará asistentes de voz. Según un estudio de Adobe Analytics, el 32% de los hogares estadounidenses ya tiene un altavoz conectado y la mayoría lo usa a diario.

¿PAPEL EDITORIAL?

A medida que la tecnología avanza, los consumidores se sienten más cómodos con el control de voz, y ya están acostumbrados a consumir audio y video a demanda, dice el experto en tecnología Greg Sterling, colaborador del blog “Search Engine Land”.

Muchos de los medios de comunicación que han perdido lectores con la revolución digital ven estas nuevas interfaces como una oportunidad, dice Sterling. Después de permanecer pasivos frente a la pérdida de lectores, “los periódicos de hoy quieren ser proactivos”, agrega.

The Washington Post -bajo la influencia de su propietario, el fundador de Amazon, Jeff Bezos- ofrece recordatorios de títulos para dispositivos habilitados para su asistente Alexa, para que los consumidores puedan decir “Alexa, ¿qué me perdí en las noticias?”

PREGUNTAS ÉTICAS

Pero darles a las plataformas tecnológicas un papel más importante en la difusión de información plantea una serie de problemas éticos y legales, señala Tim Hwang, director de la Iniciativa de Ética y Gobernanza de Inteligencia Artificial de la Universidad de Harvard y del MIT.

Los asistentes vocales “dan, muy claramente, a la plataforma un rol de programador”, como el que elige, ordena y prioriza la información y las fuentes, explica Hwang, destacando un problema particularmente sensible en estos tiempos de creciente preocupación por la desinformación.

“Esta es una interrogante real, de dónde viene la información”, insiste.

La ONG Reporteros sin Fronteras (RSF) cree que los asistentes de voz pueden ser “un riesgo para el pluralismo de la información”.

“El asistente inteligente selecciona las fuentes de información y limita el número de resultados, a menudo en función de criterios opacos”, explica la organización.

Para empresas como como Google, Amazon o Apple “Es demasiado fácil decir 'no somos un grupo de medios' mientras distribuyen contenido y toman decisiones sobre cómo transmitirlo”, argumenta Radcliffe.


Bien, Google, ¿cuáles son las noticias?” Los asistentes de voz son una nueva salida para la prensa tradicional, pero también la hacen más dependiente de los algoritmos de las compañías tecnológicas, lo que aumentan los temores sobre el pluralismo de la información.

Medios como la BBC, The Washington Post, la radio pública estadounidense NPR o el diario francés Les Echos, ya han desarrollado versiones “parlantes” disponibles para teléfonos inteligentes o altavoces conectados a través del Google Assistant o Amazon Alexa. En el menú ofrecen resumen de títulos, artículos, informes, podcasts...

“Los altavoces conectados son potencialmente un campo muy rico” para los medios, dice Damian Radcliffe, profesor de periodismo en la Universidad Americana de Oregón, al oeste de Estados Unidos.

Para los consumidores, se trata de una alternativa a la radio o la televisión. Para la prensa, que en estos tiempos lucha por su supervivencia, “estas tecnologías crean nuevas formas de llegar al público” que busca información, dice Radcliffe.

La firma especializada Gartner estima que para 2020, el 20% de la población en los países desarrollados usará asistentes de voz. Según un estudio de Adobe Analytics, el 32% de los hogares estadounidenses ya tiene un altavoz conectado y la mayoría lo usa a diario.

¿PAPEL EDITORIAL?

A medida que la tecnología avanza, los consumidores se sienten más cómodos con el control de voz, y ya están acostumbrados a consumir audio y video a demanda, dice el experto en tecnología Greg Sterling, colaborador del blog “Search Engine Land”.

Muchos de los medios de comunicación que han perdido lectores con la revolución digital ven estas nuevas interfaces como una oportunidad, dice Sterling. Después de permanecer pasivos frente a la pérdida de lectores, “los periódicos de hoy quieren ser proactivos”, agrega.

The Washington Post -bajo la influencia de su propietario, el fundador de Amazon, Jeff Bezos- ofrece recordatorios de títulos para dispositivos habilitados para su asistente Alexa, para que los consumidores puedan decir “Alexa, ¿qué me perdí en las noticias?”

PREGUNTAS ÉTICAS

Pero darles a las plataformas tecnológicas un papel más importante en la difusión de información plantea una serie de problemas éticos y legales, señala Tim Hwang, director de la Iniciativa de Ética y Gobernanza de Inteligencia Artificial de la Universidad de Harvard y del MIT.

Los asistentes vocales “dan, muy claramente, a la plataforma un rol de programador”, como el que elige, ordena y prioriza la información y las fuentes, explica Hwang, destacando un problema particularmente sensible en estos tiempos de creciente preocupación por la desinformación.

“Esta es una interrogante real, de dónde viene la información”, insiste.

La ONG Reporteros sin Fronteras (RSF) cree que los asistentes de voz pueden ser “un riesgo para el pluralismo de la información”.

“El asistente inteligente selecciona las fuentes de información y limita el número de resultados, a menudo en función de criterios opacos”, explica la organización.

Para empresas como como Google, Amazon o Apple “Es demasiado fácil decir 'no somos un grupo de medios' mientras distribuyen contenido y toman decisiones sobre cómo transmitirlo”, argumenta Radcliffe.


Salud

Vulnerables los niños zacatecanos ante el Covid: seis dan positivo

Un bebé de un año, residente de Fresnillo, fue contagiado por otro caso previamente confirmado. 

Finanzas

Logra el campo zacatecano primer lugar nacional en crecimiento

Fresnillo produce 67 mil toneladas de chile seco ancho, 42.23 por ciento de la producción nacional

Finanzas

Reemplaza Conagua planta de emergencia en la presa Miguel Alemán

En la obra se inviertieron 519 mil 976.61 pesos, de aportación federal en su totalidad

Mundo

Rusia desarrolla "primera" vacuna contra el coronavirus, hija de Putin la probó

Esta vacuna será distribuida el 1 de enero de 2021, según el registro nacional de medicamentos del ministerio de Salud

Política

"Échenme al tigre más furioso": Napoleón Gómez Urrutia

El líder minero asegura que ninguno de los tres últimos presidentes de México lograron encontrar pruebas de los delitos financieros que lo acusaron

Finanzas

Banco del Bienestar se declara sin fondos

La institución argumentó la falta de fondos al dar por terminada la compra de ocho mil cajeros automáticos a Vivcolmex

Finanzas

Mario di Costanzo: El Fobaproba se puede reestructurar

El extitular de la Condusef afirma que jurídicamente es viable revisar la deuda del rescate bancario

Sociedad

INE determina blindaje sanitario para elecciones en Hidalgo y Coahuila

Contempla tres protocolos en durante el proceso electoral para preservar la salud de los ciudadanos

Cultura

Museos reabren hoy, pero aún no están listos

La mayoría de los recintos públicos y privados todavía no están preparados con medidas sanitarias para recibir al público