/ lunes 17 de septiembre de 2018

Asistentes de voz, ¿la nueva prensa?

Muchos medios de comunicación que han perdido lectores ven en estas interfaces una oportunidad

Bien, Google, ¿cuáles son las noticias?” Los asistentes de voz son una nueva salida para la prensa tradicional, pero también la hacen más dependiente de los algoritmos de las compañías tecnológicas, lo que aumentan los temores sobre el pluralismo de la información.

Medios como la BBC, The Washington Post, la radio pública estadounidense NPR o el diario francés Les Echos, ya han desarrollado versiones “parlantes” disponibles para teléfonos inteligentes o altavoces conectados a través del Google Assistant o Amazon Alexa. En el menú ofrecen resumen de títulos, artículos, informes, podcasts...

“Los altavoces conectados son potencialmente un campo muy rico” para los medios, dice Damian Radcliffe, profesor de periodismo en la Universidad Americana de Oregón, al oeste de Estados Unidos.

Para los consumidores, se trata de una alternativa a la radio o la televisión. Para la prensa, que en estos tiempos lucha por su supervivencia, “estas tecnologías crean nuevas formas de llegar al público” que busca información, dice Radcliffe.

La firma especializada Gartner estima que para 2020, el 20% de la población en los países desarrollados usará asistentes de voz. Según un estudio de Adobe Analytics, el 32% de los hogares estadounidenses ya tiene un altavoz conectado y la mayoría lo usa a diario.

¿PAPEL EDITORIAL?

A medida que la tecnología avanza, los consumidores se sienten más cómodos con el control de voz, y ya están acostumbrados a consumir audio y video a demanda, dice el experto en tecnología Greg Sterling, colaborador del blog “Search Engine Land”.

Muchos de los medios de comunicación que han perdido lectores con la revolución digital ven estas nuevas interfaces como una oportunidad, dice Sterling. Después de permanecer pasivos frente a la pérdida de lectores, “los periódicos de hoy quieren ser proactivos”, agrega.

The Washington Post -bajo la influencia de su propietario, el fundador de Amazon, Jeff Bezos- ofrece recordatorios de títulos para dispositivos habilitados para su asistente Alexa, para que los consumidores puedan decir “Alexa, ¿qué me perdí en las noticias?”

PREGUNTAS ÉTICAS

Pero darles a las plataformas tecnológicas un papel más importante en la difusión de información plantea una serie de problemas éticos y legales, señala Tim Hwang, director de la Iniciativa de Ética y Gobernanza de Inteligencia Artificial de la Universidad de Harvard y del MIT.

Los asistentes vocales “dan, muy claramente, a la plataforma un rol de programador”, como el que elige, ordena y prioriza la información y las fuentes, explica Hwang, destacando un problema particularmente sensible en estos tiempos de creciente preocupación por la desinformación.

“Esta es una interrogante real, de dónde viene la información”, insiste.

La ONG Reporteros sin Fronteras (RSF) cree que los asistentes de voz pueden ser “un riesgo para el pluralismo de la información”.

“El asistente inteligente selecciona las fuentes de información y limita el número de resultados, a menudo en función de criterios opacos”, explica la organización.

Para empresas como como Google, Amazon o Apple “Es demasiado fácil decir 'no somos un grupo de medios' mientras distribuyen contenido y toman decisiones sobre cómo transmitirlo”, argumenta Radcliffe.


Bien, Google, ¿cuáles son las noticias?” Los asistentes de voz son una nueva salida para la prensa tradicional, pero también la hacen más dependiente de los algoritmos de las compañías tecnológicas, lo que aumentan los temores sobre el pluralismo de la información.

Medios como la BBC, The Washington Post, la radio pública estadounidense NPR o el diario francés Les Echos, ya han desarrollado versiones “parlantes” disponibles para teléfonos inteligentes o altavoces conectados a través del Google Assistant o Amazon Alexa. En el menú ofrecen resumen de títulos, artículos, informes, podcasts...

“Los altavoces conectados son potencialmente un campo muy rico” para los medios, dice Damian Radcliffe, profesor de periodismo en la Universidad Americana de Oregón, al oeste de Estados Unidos.

Para los consumidores, se trata de una alternativa a la radio o la televisión. Para la prensa, que en estos tiempos lucha por su supervivencia, “estas tecnologías crean nuevas formas de llegar al público” que busca información, dice Radcliffe.

La firma especializada Gartner estima que para 2020, el 20% de la población en los países desarrollados usará asistentes de voz. Según un estudio de Adobe Analytics, el 32% de los hogares estadounidenses ya tiene un altavoz conectado y la mayoría lo usa a diario.

¿PAPEL EDITORIAL?

A medida que la tecnología avanza, los consumidores se sienten más cómodos con el control de voz, y ya están acostumbrados a consumir audio y video a demanda, dice el experto en tecnología Greg Sterling, colaborador del blog “Search Engine Land”.

Muchos de los medios de comunicación que han perdido lectores con la revolución digital ven estas nuevas interfaces como una oportunidad, dice Sterling. Después de permanecer pasivos frente a la pérdida de lectores, “los periódicos de hoy quieren ser proactivos”, agrega.

The Washington Post -bajo la influencia de su propietario, el fundador de Amazon, Jeff Bezos- ofrece recordatorios de títulos para dispositivos habilitados para su asistente Alexa, para que los consumidores puedan decir “Alexa, ¿qué me perdí en las noticias?”

PREGUNTAS ÉTICAS

Pero darles a las plataformas tecnológicas un papel más importante en la difusión de información plantea una serie de problemas éticos y legales, señala Tim Hwang, director de la Iniciativa de Ética y Gobernanza de Inteligencia Artificial de la Universidad de Harvard y del MIT.

Los asistentes vocales “dan, muy claramente, a la plataforma un rol de programador”, como el que elige, ordena y prioriza la información y las fuentes, explica Hwang, destacando un problema particularmente sensible en estos tiempos de creciente preocupación por la desinformación.

“Esta es una interrogante real, de dónde viene la información”, insiste.

La ONG Reporteros sin Fronteras (RSF) cree que los asistentes de voz pueden ser “un riesgo para el pluralismo de la información”.

“El asistente inteligente selecciona las fuentes de información y limita el número de resultados, a menudo en función de criterios opacos”, explica la organización.

Para empresas como como Google, Amazon o Apple “Es demasiado fácil decir 'no somos un grupo de medios' mientras distribuyen contenido y toman decisiones sobre cómo transmitirlo”, argumenta Radcliffe.


Policiaca

Hallan muerto a empresario zacatecano que estaba secuestrado

Fue encontrado en un terreno de agostadero en El Bordo, Guadalupe, Zacatecas

Local

Evangelio 23 de marzo 2019 [Cuaresma]

Lectura y reflexión del Evangelio del día en voz del Obispo de Zacatecas, monseñor Sigifredo Noriega

Municipios

Río Grande se queda sin telefonía celular

Robaron cableado de cobre de una de las antenas retransmisoras

Sociedad

Modernizan la telecomunicación de la Guardia Nacional con 11 mil mdp

La integración de las redes de seguridad se ubica entre las 10 prioridades para pacificar al país, poniendo por delante profesionalización y derechos humanos

Política

Recuerdan en dividido homenaje a Colosio

Familia del excandidato presidencial esperaba la llegada de Alfonso Durazo, quien fuera su secretario

Política

Resultan ambiguas las consultas para el Plan Nacional de Desarrollo

Para el académico Claudio Nieto, los ejercicios de opinión pública no tienen un mecanismo que le dé seriedad y legitimidad, por lo que son manipulables

Sociedad

Rescatan migrantes en Tamaulipas

Un grupo fue liberado de hombres armados tras un breve intercambio de disparos; hay un muerto

Literatura

Hojas de papel volando | La generación Beat (Dos) Descenso a los infiernos

A este grupo así denominado pertenecieron los hoy símbolos de su tiempo. Y su herencia cultural aún persiste. Jack Kerouac, William S. Burroughs, Allen Ginsberg, Lucien Karr, Neal Cassady y más

Cultura

Completan Sinfonía inconclusa de Schubert con inteligencia artificial

Alondra de la Parra dirige la pieza de Schubert en un concierto que unió talento humano con inteligencia artificial