/ viernes 11 de diciembre de 2020

Las abejas usan excrementos para defenderse de los avispones

Es la primera vez que los investigadores observan el uso de excrementos en abejas

Una especie de abejas en Vietnam utiliza excrementos de animales, que pega a la entrada de sus colmenas, para disuadir a los temibles avispones gigantes de aventurarse allí, según un estudio.

Como todas las abejas, la especie "Apis cerana" no puede competir con los ataques de avispas gigantes como la Vespa soror o la Vespa mandarinia.

En primer lugar, porque son "cuatro o cinco veces más grandes", explica a la AFP Heather Mattila, profesora de biología en la universidad estadounidense de Wellesley.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

También porque una avispa común ataca en solitario, mientras que las especies gigantes "realizan ataques en grupo", prosigue la autora del estudio, publicado el miércoles en Nature Communications.

Típicamente, un avispón "explorador" marcará químicamente una colmena frotándose el vientre, antes de regresar con hasta cincuenta congéneres. Su objetivo es "tomar el control de la colmena, matando a todas las obreras o ahuyentándolas, antes de penetrar en el nido, robar las larvas y llevarlas a casa para alimentar a sus crías", explica Mattila.

Las abejas no carecen de recursos para oponerse a estas incursiones. Por ejemplo, utilizando una técnica de "heat-balling", en la que un centenar de ellas se aglutinan alrededor del avispón asiático formando una bola cuyo calor lo mata.

Recibe nuestra información vía whatsapp

Pero es la primera vez que los investigadores observan el uso de excrementos.

El principio activo, una incógnita

En Vietnam, algunos apicultores habían notado el extraño ballet de sus abejas depositando algo después de un ataque de avispones, pero sólo uno de ellos sugirió que eran excrementos de búfalos de agua.

"Pensamos que era una locura porque las abejas no recolectan excrementos", comentó Mattila, recordando que se trata de un insecto particularmente limpio y cuidadoso.

Pero, de hecho, eso es lo que hacen, aplicando una constelación de trozos de estiércol o de excremento de pollo en la entrada de su colmena después de un ataque, o cuando detectan la marca de un avispón explorador en su colmena.

Y cuanto más denso es este "moteado", más eficaz es, constató el equipo de Mattila, que estudió tres colmenares durante dos meses de otoño, en una época en la que los avispones gigantes multiplican sus ataques para subvenir a las necesidades de sus propios nidos.

En promedio, los avispones pasaron cuatro veces menos tiempo en la entrada de la colmena cuando estaba llena de excrementos.

Actualízate con nuestra información en Telegram

Los científicos tienen la "prueba de que los excrementos sirven de repelente", comenta. También sugiere que su olor podría enmascarar el de la colmena o la marca dejada por un avispón explorador.

Pero Mattila confiesa ignorar el principio activo. ¿Es un producto de la digestión o "muy probablemente, algo que se recicla en la comida de los animales" (búfalos, cerdos o pollos), como una especie de planta? ¿O, más prosaicamente, el propio excremento?

De ahí a imaginar que bastaría con proteger las colmenas con excrementos no hay más que un paso, pero la científica lo desaconseja.

"Sería una muy mala idea, las abejas buscan utilizar algo muy particular y hay que entender qué es", sin mencionar el riesgo de desnaturalizar la miel que producen, concluyó.

Te recomendamos↓

Una especie de abejas en Vietnam utiliza excrementos de animales, que pega a la entrada de sus colmenas, para disuadir a los temibles avispones gigantes de aventurarse allí, según un estudio.

Como todas las abejas, la especie "Apis cerana" no puede competir con los ataques de avispas gigantes como la Vespa soror o la Vespa mandarinia.

En primer lugar, porque son "cuatro o cinco veces más grandes", explica a la AFP Heather Mattila, profesora de biología en la universidad estadounidense de Wellesley.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

También porque una avispa común ataca en solitario, mientras que las especies gigantes "realizan ataques en grupo", prosigue la autora del estudio, publicado el miércoles en Nature Communications.

Típicamente, un avispón "explorador" marcará químicamente una colmena frotándose el vientre, antes de regresar con hasta cincuenta congéneres. Su objetivo es "tomar el control de la colmena, matando a todas las obreras o ahuyentándolas, antes de penetrar en el nido, robar las larvas y llevarlas a casa para alimentar a sus crías", explica Mattila.

Las abejas no carecen de recursos para oponerse a estas incursiones. Por ejemplo, utilizando una técnica de "heat-balling", en la que un centenar de ellas se aglutinan alrededor del avispón asiático formando una bola cuyo calor lo mata.

Recibe nuestra información vía whatsapp

Pero es la primera vez que los investigadores observan el uso de excrementos.

El principio activo, una incógnita

En Vietnam, algunos apicultores habían notado el extraño ballet de sus abejas depositando algo después de un ataque de avispones, pero sólo uno de ellos sugirió que eran excrementos de búfalos de agua.

"Pensamos que era una locura porque las abejas no recolectan excrementos", comentó Mattila, recordando que se trata de un insecto particularmente limpio y cuidadoso.

Pero, de hecho, eso es lo que hacen, aplicando una constelación de trozos de estiércol o de excremento de pollo en la entrada de su colmena después de un ataque, o cuando detectan la marca de un avispón explorador en su colmena.

Y cuanto más denso es este "moteado", más eficaz es, constató el equipo de Mattila, que estudió tres colmenares durante dos meses de otoño, en una época en la que los avispones gigantes multiplican sus ataques para subvenir a las necesidades de sus propios nidos.

En promedio, los avispones pasaron cuatro veces menos tiempo en la entrada de la colmena cuando estaba llena de excrementos.

Actualízate con nuestra información en Telegram

Los científicos tienen la "prueba de que los excrementos sirven de repelente", comenta. También sugiere que su olor podría enmascarar el de la colmena o la marca dejada por un avispón explorador.

Pero Mattila confiesa ignorar el principio activo. ¿Es un producto de la digestión o "muy probablemente, algo que se recicla en la comida de los animales" (búfalos, cerdos o pollos), como una especie de planta? ¿O, más prosaicamente, el propio excremento?

De ahí a imaginar que bastaría con proteger las colmenas con excrementos no hay más que un paso, pero la científica lo desaconseja.

"Sería una muy mala idea, las abejas buscan utilizar algo muy particular y hay que entender qué es", sin mencionar el riesgo de desnaturalizar la miel que producen, concluyó.

Te recomendamos↓

Salud

Registra Zacatecas 200 casos de Covid en mujeres embarazadas

Se han notificado dos fallecimientos por Covid en mujeres embarazadas

Turismo

Zacatecas se prepara para recibir a turistas durante el verano

Se deberá seguir un programa de promoción y de protocolos sanitarios

Finanzas

Zacatecas, de los estados que más reciben remesas

El promedio diario de envíos de migrantes zacatecanos de enero a marzo fue de 3.5 millones de dólares diarios

Automotriz

Chevrolet Bolt EUV 2022, lista para electrizar a México

La marca confirmó la llegada a nuestro país de este SUV eléctrico para el segundo semestre del año

New Articles

Piden pronunciamiento de la SCJN por falta de regulación de la marihuana

En diciembre pasado la SCJN otorgó prórroga de cuatro meses al Congreso de la Unión para avalar la ley que regulariza el uso de la mariguana, hasta el 30 de abril de 2021

Tecnología

Nintendo anuncia ganancia récord durante el confinamiento

Sin embargo, la empresa admitió que será difícil repetir ese auge en el nuevo período fiscal iniciado en abril

Sociedad

Sargazo se cuadriplica y amenaza con inundar al Caribe mexicano

Expertos prevén que la situación sea semejante en magnitud al de 2019, año en que causó estragos económicos y ecológicos en la región

Cultura

¿Qué eran los museos antes de ser museos? El Museo del Estanquillo

Conoce la historia de los recintos culturales en la CdMx con un recorrido en el podcast La Guía del Fin de Semana