/ martes 12 de febrero de 2019

¡Se postergó la cita de Romeo y Julieta!

Faltan unos análisis de laboratorio de seguridad

El apareamiento previsto para San Valentín de las ranas Romeo y Julieta, pertenecientes a una especie en riesgo en Bolivia, tendrá que esperar pues faltan unos análisis de laboratorio de seguridad.

Aunque la fecha "tentativa" era este jueves 14 de febrero, "vamos a tener que esperar un poco más", dijo a la AFP la herpetóloga Teresa Camacho.

Estas ranas de Sehuencas (Telmatobius yuracare) son dos de los únicos seis individuos registrados en Bolivia. Aguardan la cópula en ambientes separados del Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny, en Cochabamba, en el centro del país.

La organización Global Wildlife Conservation (GWC) y el museo habían anunciado que se planificaba el encuentro entre ambas el 14 de febrero, día de San Valentín.

"La idea es que Romeo y Julieta se puedan conocer sin ningún riesgo, nuestra prioridad son las ranas", explicó Camacho.

Para consumar la unión, los científicos esperan resultados del análisis del quitridio, un hongo que suele afectar a los anfibios.

"Las ranas están bien, pero todos estos protocolos de bioseguridad los hacemos porque nuestra prioridad son las ranas y que todo esté bien con ellas", explicó Camacho.

Romeo vivía en solitario desde hace unos 10 años en un acuario del Museo Alcide d'Orbigny, lo que hacía temer su extinción, pero el mes pasado se encontró una hembra adulta, así como otras cuatro ranas (otra hembra y tres machos) de su misma especie, lo que reflotó la esperanza de garantizar su pervivencia.

La ausencia de una pareja para Romeo motivó que el año pasado en el día de los enamorados se emprendiera una campaña para obtener recursos económicos que permitieran expediciones de búsqueda del Telmatobius yuracare, que vive en el parque nacional Sehuencas, en el centro de Bolivia.

De acuerdo con GWC, la rana de Sehuencas es totalmente acuática y su especie fue una vez abundante en el fondo de pequeños arroyos o ríos y en pozas en el bosque montano de Bolivia.

La combinación del cambio climático, la destrucción del hábitat, la contaminación, el patógeno quitridio, que es mortal en estas especies, y la introducción de truchas invasoras ha provocado una disminución abrupta de especies de ranas acuáticas en Bolivia, Ecuador y Perú.

El apareamiento previsto para San Valentín de las ranas Romeo y Julieta, pertenecientes a una especie en riesgo en Bolivia, tendrá que esperar pues faltan unos análisis de laboratorio de seguridad.

Aunque la fecha "tentativa" era este jueves 14 de febrero, "vamos a tener que esperar un poco más", dijo a la AFP la herpetóloga Teresa Camacho.

Estas ranas de Sehuencas (Telmatobius yuracare) son dos de los únicos seis individuos registrados en Bolivia. Aguardan la cópula en ambientes separados del Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny, en Cochabamba, en el centro del país.

La organización Global Wildlife Conservation (GWC) y el museo habían anunciado que se planificaba el encuentro entre ambas el 14 de febrero, día de San Valentín.

"La idea es que Romeo y Julieta se puedan conocer sin ningún riesgo, nuestra prioridad son las ranas", explicó Camacho.

Para consumar la unión, los científicos esperan resultados del análisis del quitridio, un hongo que suele afectar a los anfibios.

"Las ranas están bien, pero todos estos protocolos de bioseguridad los hacemos porque nuestra prioridad son las ranas y que todo esté bien con ellas", explicó Camacho.

Romeo vivía en solitario desde hace unos 10 años en un acuario del Museo Alcide d'Orbigny, lo que hacía temer su extinción, pero el mes pasado se encontró una hembra adulta, así como otras cuatro ranas (otra hembra y tres machos) de su misma especie, lo que reflotó la esperanza de garantizar su pervivencia.

La ausencia de una pareja para Romeo motivó que el año pasado en el día de los enamorados se emprendiera una campaña para obtener recursos económicos que permitieran expediciones de búsqueda del Telmatobius yuracare, que vive en el parque nacional Sehuencas, en el centro de Bolivia.

De acuerdo con GWC, la rana de Sehuencas es totalmente acuática y su especie fue una vez abundante en el fondo de pequeños arroyos o ríos y en pozas en el bosque montano de Bolivia.

La combinación del cambio climático, la destrucción del hábitat, la contaminación, el patógeno quitridio, que es mortal en estas especies, y la introducción de truchas invasoras ha provocado una disminución abrupta de especies de ranas acuáticas en Bolivia, Ecuador y Perú.

Salud

¿Cruda? Mamá Tere te da el remedio: ¡Una polla!

La polla es el tonificante de excelencia contra la resaca ¡Viva México!

Local

Evangelio 16 de septiembre 2019

Lectura y reflexión del Evangelio del día en voz del obispo de Zacatecas

Local

Evangelio 17 de septiembre 2019

Lectura y reflexión del Evangelio del día en voz del obispo de Zacatecas

Mundo

El cardenal George Pell apela nuevamente su condena por pederastia

El pasado mes desestimaron su apelación contra la condena de seis años de cárcel por abusos contra dos monaguillos en 1996 y 1997

Mundo

Fabricantes de armas militarizaron la frontera en EU

Demócratas y republicanos han beneficiado por más de 30 años a multinacionales con miles de millones de dólares en contratos de la Patrulla Fronteriza, a cambio de dinero para campañas

Mundo

Nueva York y Chicago vetan el cigarrillo electrónico

El compuesto pulegona está en los extractos de aceite preparados con sabores menta y mentol; autoridades de EU ya lo prohibieron como aditivo en los alimentos

Mundo

Edward Snowden quiere volver a EU a un "juicio justo"

"No estoy pidiendo perdón... no voy a pasar el resto de mi vida en la cárcel", advierte el ex analista de la CIA

Sociedad

Crisis de salud en Guanajuato: buscan vacunas en el extranjero

Desde hace 10 meses no llegan vacunas contra sarampión y triple viral al estado, aseguró el secretario de Salud