/ viernes 8 de marzo de 2019

Una mujer salvó un árbol de mil años; conoce aquí la historia

Julia vivió durante dos años sobre una secuoya para evitar que la talaran

Hay cientos de mujeres extraordinarias, mujeres que sin pensarlo dos veces son capaces de arriesgar su vida para proteger a quien aman. Tal es el caso de Julia Butterfly Hill, una activista norteamericana que evitó que una secuoya de más de mil años fuera talada por la empresa Pacific Lumber Maxxam Corporation.

Con apenas 22 años de edad, y la pasión y el respeto por la naturaleza en sus venas, Julia conmocionó no sólo al su país, sino al mundo entero.

Fue el 10 de diciembre del 1997 cuando “Luna” (nombre con el que la activista bautizó al enorme árbol) estaba a punto de ser derribada por una gran motosierra; la activista, sin pensarlo dos veces subió al árbol para evitar que lo talaran. No fue corto el tiempo que pasó sobre Luna, los días pasaron y fueron exactamente 738 días los que Julia Butterfly Hill pasó sobre la secuoya.

Julia viviendo sobre "Luna" / Cortesía

“Luna” es una de las milenarias secuoyas que habitan en un bosque de Stanford, California, la arboleda tiene una extensión de más de 60 hectáreas, completamente pobladas de estos enormes árboles que han visto la historia pasar.

La vida de Julia cambió por completo, vivir en un árbol por más de dos años le dejó secuelas que que requirieron de un lento proceso y muchas horas de terapia. Arriesgó su vida por salvar la de un árbol, un enorme árbol que cambió el transcurso de la suya.

La vida sobre las ramas de un árbol

Vivía sobre las ramas de “Luna”, se alimentaba gracias a los víveres que sus familiares y amigos le hacían llegar gracias a un sistema de cuerdas y poleas que atravesaban las ramas de la secuoya, soportaba fuertes ráfagas de viento, dormía bajo la lluvia, las tormentas la agotaban, la atacaban con cañones de agua para evitar que recibiera comida… pero nunca desistió.

"Luna" sobresalía de todas las demás secuoyas / Cortesía

“Me adentré en el bosque y por primera vez experimenté lo que significa de verdad estar vivo. Entendí que yo formaba parte de aquello. Poco después supe que la Pacific Lumber Maxxam Corporation estaba talando esos bosques y mi confusión fue total. Contacté con la asociación Earth First, que hacía sentadas en los árboles para impedir su tala. Así conocí a “Luna”…”, cuenta Julia Butterfly Hill en su biografía.

El Sol de Zacatecas

El momento en que Julia baja de la enorme secuoya / Cortesía

Julia Butterfly Hill bajó de las ramas de “Luna” e1 18 diciembre de 1999, con el corazón latiendo muy fuerte, con la emoción por saber que la secuoya estaba a salvo, con las manos verdes por el musgo, los pies llenos encallecidos y una sonrisa de satisfacción. La joven activista logró que “Luna” y las demás secuoyas no fueran taladas y que las leyes medioambientales fueran más piadosas con la naturaleza.

Julia nunca se alejó de “Luna”, la vista y recuerda su historia sobre ella, escribió un libro que se imprimió en hojas de papel reciclado bajo el sello de tolerancia ecológica “SmartWood Certified“. en el que cuenta su historia, y creo una organización no gubernamental que protege el desarrollo de la naturaleza. Así, Julia Butterfly Hill se convirtió en una mujer que dio la vuelta al mundo con su historia, miles se han inspirado en ella para proteger el medio ambiente y otros tantos la idolatran como lo que es, una súper mujer.

Hay cientos de mujeres extraordinarias, mujeres que sin pensarlo dos veces son capaces de arriesgar su vida para proteger a quien aman. Tal es el caso de Julia Butterfly Hill, una activista norteamericana que evitó que una secuoya de más de mil años fuera talada por la empresa Pacific Lumber Maxxam Corporation.

Con apenas 22 años de edad, y la pasión y el respeto por la naturaleza en sus venas, Julia conmocionó no sólo al su país, sino al mundo entero.

Fue el 10 de diciembre del 1997 cuando “Luna” (nombre con el que la activista bautizó al enorme árbol) estaba a punto de ser derribada por una gran motosierra; la activista, sin pensarlo dos veces subió al árbol para evitar que lo talaran. No fue corto el tiempo que pasó sobre Luna, los días pasaron y fueron exactamente 738 días los que Julia Butterfly Hill pasó sobre la secuoya.

Julia viviendo sobre "Luna" / Cortesía

“Luna” es una de las milenarias secuoyas que habitan en un bosque de Stanford, California, la arboleda tiene una extensión de más de 60 hectáreas, completamente pobladas de estos enormes árboles que han visto la historia pasar.

La vida de Julia cambió por completo, vivir en un árbol por más de dos años le dejó secuelas que que requirieron de un lento proceso y muchas horas de terapia. Arriesgó su vida por salvar la de un árbol, un enorme árbol que cambió el transcurso de la suya.

La vida sobre las ramas de un árbol

Vivía sobre las ramas de “Luna”, se alimentaba gracias a los víveres que sus familiares y amigos le hacían llegar gracias a un sistema de cuerdas y poleas que atravesaban las ramas de la secuoya, soportaba fuertes ráfagas de viento, dormía bajo la lluvia, las tormentas la agotaban, la atacaban con cañones de agua para evitar que recibiera comida… pero nunca desistió.

"Luna" sobresalía de todas las demás secuoyas / Cortesía

“Me adentré en el bosque y por primera vez experimenté lo que significa de verdad estar vivo. Entendí que yo formaba parte de aquello. Poco después supe que la Pacific Lumber Maxxam Corporation estaba talando esos bosques y mi confusión fue total. Contacté con la asociación Earth First, que hacía sentadas en los árboles para impedir su tala. Así conocí a “Luna”…”, cuenta Julia Butterfly Hill en su biografía.

El Sol de Zacatecas

El momento en que Julia baja de la enorme secuoya / Cortesía

Julia Butterfly Hill bajó de las ramas de “Luna” e1 18 diciembre de 1999, con el corazón latiendo muy fuerte, con la emoción por saber que la secuoya estaba a salvo, con las manos verdes por el musgo, los pies llenos encallecidos y una sonrisa de satisfacción. La joven activista logró que “Luna” y las demás secuoyas no fueran taladas y que las leyes medioambientales fueran más piadosas con la naturaleza.

Julia nunca se alejó de “Luna”, la vista y recuerda su historia sobre ella, escribió un libro que se imprimió en hojas de papel reciclado bajo el sello de tolerancia ecológica “SmartWood Certified“. en el que cuenta su historia, y creo una organización no gubernamental que protege el desarrollo de la naturaleza. Así, Julia Butterfly Hill se convirtió en una mujer que dio la vuelta al mundo con su historia, miles se han inspirado en ella para proteger el medio ambiente y otros tantos la idolatran como lo que es, una súper mujer.

Deportes

Una zacatecana en el equipo de basquetbol de la Universidad de San Diego

Karla Martínez fue la mejor jugadora de la Selección Mexicana en el 2018

Policiaca

Aseguran armamento en el Aeropuerto de Calera

Septuagenario portaba en su equipaje más de 80 cartuchos útiles

Finanzas

Se han generado en Zacatecas dos mil 500 empleos en 2019

principalmente en los sectores de manufactura y minería

Gossip

Vanessa Bauche terminará el libro de memorias de Edith González

La actriz Edith González, quien falleció en junio pasado, escribió más de la mitad de un libro de memorias en el que compartió experiencias de casi 50 años de carrera

Gossip

Con cinta ¿Conoces a Tomás? buscan sensibilizar sobre el autismo

La cinta, ópera prima de María Torres es un dramedy sobre la inclusión

Cine

Hernán Cortés no es amado por nadie, ni por los mismos españoles: Óscar Jaenada

El actor interpreta al conquistador español en la serie histórica sobre este controversial personaje, en el marco de los 500 años de su llegada a América

Cultura

Dan el último adiós a Gabriel Ponzanelli

Ayer fueron velados los restos del escultor quien se destacó por su sobras monumentales

Cultura

INBAL llevará la danza a todo México

Presentan iniciativa de trabajo con tres ejes de acción: programación, formación y colaboración con los estados

Sociedad

A través de cursos y talleres, abren alternativas laborales a mujeres en Edomex

A través de cursos y talleres se les dan herramientas para emprender su negocio