/ jueves 15 de octubre de 2020

Este 15 de octubre se celebra el Día Mundial del Amaranto

El grano se domesticó en América hace más de cuatro mil años por culturas precolombinas

El amaranto es uno de los cultivos más antiguos de Mesoamérica, el grano se domesticó en América hace más de cuatro mil años por culturas precolombinas y de allí posiblemente se difundió a otras partes del mundo.

El amaranto era utilizado para la realización de transacciones, lo consideraban sagrado porque resistía las sequías, y además como alimento proporcionaba vigor, así que era consumido por los guerreros para incrementar su fuerza.

También estaba asociado con el sol por su color rojizo. Su cultivo se realizaba en dos zonas distintas, la primera era la tierra firme donde se sembraban al lado de maíz, frijol, calabaza u otras plantas anuales, en milpas y la segunda que eran las chinampas, donde el amaranto también crecía al lado de otras plantas básicas de la dieta mesoamericana.

Disfruta la experiencia multimedia de nuestra app ¡suscríbete ya!

La producción de amaranto empezó a disminuir después de la Conquista, entre 1577 y 1890, su consumo era casi nulo. Su bajo consumo se debió al uso ritual de esta planta, pues los aztecas convertían en tzoalli la semilla molida y amasada con miel de maguey, y elaboraban panes con forma de sus deidades: Tezcatlipoca, Quetzalcóatl, Tláloc, Chalchiuhtlicue, Coatlicue, Xiuhtecuhtli, Chicomecóatl, Matlalcueye, Iztactépetl y Opuchtli, deidades que así personificaban para sacralizar “su carne” y consumirla con gran reverencia. Los españoles al ver el uso religioso de esta semilla consideraron que era una perversión a la eucaristía católica por lo que vetaron su consumo, así que cultivo fue prohibido hasta casi desaparecer, pero se logró conservar en algunas zonas apartadas de la Conquista.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Hoy prevalece principalmente en Puebla, considerado el mayor estado productor con 1,969 hectáreas de siembra y cosecha, éste concentra el 61% de la producción nacional. Le siguen, Tlaxcala con el 22%, Estado de México con el 13%, la Ciudad de México con 3%, Oaxaca con 2% y Morelos con menos del 1%. En el 2019, obtuvieron 5,548 toneladas sembradas en 3,192 hectáreas a nivel nacional.

En la Ciudad de México, el amaranto está presente en la tradicional “alegría”, dulce típico que se elabora en el pueblo de Santiago Tulyehualco / Cortesía│Sader

Esta semilla tiene un alto potencial de rendimiento y gran diversidad de usos, gracias a sus múltiples propiedades nutricionales, es una excelente especie que promete ser no solo rentable en términos económicos, sino una fuente de alimentación sana de comunidades rurales y una alternativa como cultivo de reconversión.

Actualízate con nuestra información en Telegram

En la Ciudad de México, el amaranto está presente en la tradicional “alegría”, dulce típico que se elabora en el pueblo de Santiago Tulyehualco. Este manjar fue declarado Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México, en el marco de la clausura de la III Fiesta de las Culturas Indígenas, Pueblos y Barrios Originarios de la Ciudad de México, en septiembre de 2016.

Gracias a su valor nutrimental, las alegrías se convierten en un aliado para combatir algunas enfermedades cardiovasculares y anemia, pues contiene más proteínas que el maíz y el arroz, y 80% más que el trigo; es rica en vitaminas A, B, C, B1, B2 y B3, ácido fólico, calcio, hierro y fósforo.

Te recomendamos↓

El amaranto es uno de los cultivos más antiguos de Mesoamérica, el grano se domesticó en América hace más de cuatro mil años por culturas precolombinas y de allí posiblemente se difundió a otras partes del mundo.

El amaranto era utilizado para la realización de transacciones, lo consideraban sagrado porque resistía las sequías, y además como alimento proporcionaba vigor, así que era consumido por los guerreros para incrementar su fuerza.

También estaba asociado con el sol por su color rojizo. Su cultivo se realizaba en dos zonas distintas, la primera era la tierra firme donde se sembraban al lado de maíz, frijol, calabaza u otras plantas anuales, en milpas y la segunda que eran las chinampas, donde el amaranto también crecía al lado de otras plantas básicas de la dieta mesoamericana.

Disfruta la experiencia multimedia de nuestra app ¡suscríbete ya!

La producción de amaranto empezó a disminuir después de la Conquista, entre 1577 y 1890, su consumo era casi nulo. Su bajo consumo se debió al uso ritual de esta planta, pues los aztecas convertían en tzoalli la semilla molida y amasada con miel de maguey, y elaboraban panes con forma de sus deidades: Tezcatlipoca, Quetzalcóatl, Tláloc, Chalchiuhtlicue, Coatlicue, Xiuhtecuhtli, Chicomecóatl, Matlalcueye, Iztactépetl y Opuchtli, deidades que así personificaban para sacralizar “su carne” y consumirla con gran reverencia. Los españoles al ver el uso religioso de esta semilla consideraron que era una perversión a la eucaristía católica por lo que vetaron su consumo, así que cultivo fue prohibido hasta casi desaparecer, pero se logró conservar en algunas zonas apartadas de la Conquista.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Hoy prevalece principalmente en Puebla, considerado el mayor estado productor con 1,969 hectáreas de siembra y cosecha, éste concentra el 61% de la producción nacional. Le siguen, Tlaxcala con el 22%, Estado de México con el 13%, la Ciudad de México con 3%, Oaxaca con 2% y Morelos con menos del 1%. En el 2019, obtuvieron 5,548 toneladas sembradas en 3,192 hectáreas a nivel nacional.

En la Ciudad de México, el amaranto está presente en la tradicional “alegría”, dulce típico que se elabora en el pueblo de Santiago Tulyehualco / Cortesía│Sader

Esta semilla tiene un alto potencial de rendimiento y gran diversidad de usos, gracias a sus múltiples propiedades nutricionales, es una excelente especie que promete ser no solo rentable en términos económicos, sino una fuente de alimentación sana de comunidades rurales y una alternativa como cultivo de reconversión.

Actualízate con nuestra información en Telegram

En la Ciudad de México, el amaranto está presente en la tradicional “alegría”, dulce típico que se elabora en el pueblo de Santiago Tulyehualco. Este manjar fue declarado Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México, en el marco de la clausura de la III Fiesta de las Culturas Indígenas, Pueblos y Barrios Originarios de la Ciudad de México, en septiembre de 2016.

Gracias a su valor nutrimental, las alegrías se convierten en un aliado para combatir algunas enfermedades cardiovasculares y anemia, pues contiene más proteínas que el maíz y el arroz, y 80% más que el trigo; es rica en vitaminas A, B, C, B1, B2 y B3, ácido fólico, calcio, hierro y fósforo.

Te recomendamos↓

Policiaca

Mujer pretendía ingresar con droga al Cerereso de Cieneguillas

Fue sorprendida durante un operativo de revisión llevaba una dosis de marihuana y cocaína

Policiaca

Aseguran vehículo y artefacto explosivo en Luis Moya, Zacatecas

Durante recorridos de vigilancia en la comunidad Julián Adame

Salud

En Zacatecas 66 mujeres embarazadas se han contagiado de Covid-19

Solo se ha presentado un fallecimiento, causado por complicaciones

Policiaca

Aseguran vehículo y artefacto explosivo en Luis Moya, Zacatecas

Durante recorridos de vigilancia en la comunidad Julián Adame

Policiaca

Mujer pretendía ingresar con droga al Cerereso de Cieneguillas

Fue sorprendida durante un operativo de revisión llevaba una dosis de marihuana y cocaína

Policiaca

Hallan el cuerpo sin vida de una mujer en el Cerro de La Virgen

Estaba maniatada y fue degollada; aún no ha sido identificada

Celebridades

Muere Sean Connery, el legendario James Bond, a los 90 años

El actor escocés fue conocido entre muchas otras facetas por su papel de James Bond en siete películas; obtuvo numerosos premios durante su larga carrera, incluyendo un Óscar, tres Golden Globes y dos Bafta