/ martes 8 de marzo de 2022

Las mujeres no necesitan comprar "bienestar"

La idea de wellness que se vende diariamente a las mujeres es una industria multimillonaria que pasa por alto sus verdaderos problemas y que las distrae de lo que realmente necesitan

El bienestar se comercializa principalmente para las mujeres. Se nos anima a comer limpio, a asumir la responsabilidad personal de nuestro bienestar, felicidad y vida, porque son las características de una supuesta mujer fuerte e independiente en 2022.

Este Día Internacional de la Mujer, echemos un vistazo más de cerca a esa idea de que la salud y el bienestar de las mujeres dependen de nuestras elecciones individuales.

El llamado wellness no se relaciona con el bienestar real, independientemente de lo que sugieran el "gurú" de moda, la empresaria Gwyneth Paltrow, o los influencers de Instagram.

El bienestar es una industria. Y también es una distracción seductora de lo que realmente está afectando la vida de las mujeres. Una idea que pasa por alto los problemas estructurales que socavan nuestro bienestar real.

Y es que nuestros problemas no se pueden solucionar bebiendo un café con leche de cúrcuma o tuiteando #livingyourbestlife.

El bienestar es una industria mundial no regulada de 4.4 billones de dólares que alcanzará casi los 7 billones de dólares para 2025. Promueve la autoayuda, el cuidado personal, el ejercicio físico, la nutrición y la práctica espiritual. Fomenta las buenas elecciones, intenciones y acciones.

El bienestar es atractivo porque se siente empoderador. Las mujeres se quedan con una sensación de control sobre sus vidas. Y es particularmente atractivo en tiempos de gran incertidumbre y control personal limitado, como puede ser durante la ruptura de una relación, al enfrentar inestabilidad financiera, discriminación en el lugar de trabajo o una pandemia.

Pero el bienestar no es todo lo que parece

El bienestar implica que las mujeres tienen defectos y necesitan ser reparadas. Exige que las mujeres resuelvan su angustia psicológica, mejoren sus vidas y se recuperen de la adversidad, independientemente de las circunstancias personales.

Como tal, el bienestar patrocina a las mujeres y microgestiona sus agendas diarias con diarios, rutinas de cuidado de la piel, desafíos de 30 días, meditaciones, velas encendidas, yoga y agua con limón.

Se invita a las mujeres a mejorar su apariencia a través de la dieta y el ejercicio, a manejar su entorno, su desempeño en el trabajo y su capacidad para hacer malabarismos con el escurridizo equilibrio entre el trabajo y la vida, así como sus respuestas emocionales a estas presiones. Lo hacen con el apoyo de costosos entrenadores de vida, psicoterapeutas y guías de autoayuda.

El bienestar exige que las mujeres se concentren en su cuerpo, siendo el propio cuerpo una medida de su compromiso con la tarea del bienestar. Sin embargo, esto ignora cuánto cuestan estas opciones y acciones.

La presentadora de noticias y periodista Tracey Spicer dice que ha gastado más de 100 mil dólares en los últimos 35 años para que su cabello "se vea aceptable" en el trabajo.

El bienestar es atractivo porque se siente empoderador al dar una sensación de control sobre la vida / Foto: SIP

El bienestar mantiene a las mujeres enfocadas en su apariencia y las mantiene gastando.

Esta idea racista, sexista, discriminatoria y clasista está dirigida a un ideal de mujeres jóvenes, delgadas, blancas, de clase media y sin discapacidad.

El bienestar supone que las mujeres tienen el mismo acceso al tiempo, la energía y el dinero para alcanzar estos ideales. Y si no lo hacen, “simplemente no se están esforzando lo suficiente”.

Para aquellos que no logran la auto-optimización (la mayoría de nosotras) esto es una falla personal y vergonzosa.

Cuando las mujeres creen que tienen la culpa de sus circunstancias, esconden desigualdades estructurales y culturales. En lugar de cuestionar la cultura que margina a las mujeres y produce sentimientos de duda e insuficiencia, el bienestar brinda soluciones en forma de empoderamiento superficial, confianza y resiliencia.

Las mujeres no necesitan bienestar. Necesitan seguridad

Porque ellas tienen más probabilidades de ser asesinadas por una pareja íntima actual o anterior, y los informes de la pandemia aumentan el riesgo y la gravedad de la violencia doméstica.

Las mujeres tienen más probabilidades de ser empleadas en trabajos eventuales inestables y experimentar dificultades económicas y pobreza. Las mujeres también están soportando la peor parte de las consecuencias económicas de Covid y tienen más probabilidades de hacer malabarismos entre una carrera y tareas domésticas no remuneradas y es más probable que se queden sin hogar a medida que se acercan a la edad de jubilación.

En su libro Confidence Culture, las académicas Shani Orgad y Rosalind Gill argumentan que hashtags como #loveyourbody y #believeinyourself implican bloqueos psicológicos, en lugar de injusticias sociales arraigadas, lo que frena a las mujeres.

El wellness, con su retórica de autoayuda, absuelve al gobierno de la responsabilidad de proporcionar una acción transformadora y eficaz que garantice que las mujeres estén seguras, se haga justicia y sean tratadas con respeto y dignidad. La inequidad estructural no fue creada por un individuo, y no será resuelta por un individuo.

Hoy es un buen día para reflexionar sobre este tema y para presionar a las autoridades para que aborden las desigualdades estructurales.

* Especialistas de la Universidad Charles Sturt.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

El bienestar se comercializa principalmente para las mujeres. Se nos anima a comer limpio, a asumir la responsabilidad personal de nuestro bienestar, felicidad y vida, porque son las características de una supuesta mujer fuerte e independiente en 2022.

Este Día Internacional de la Mujer, echemos un vistazo más de cerca a esa idea de que la salud y el bienestar de las mujeres dependen de nuestras elecciones individuales.

El llamado wellness no se relaciona con el bienestar real, independientemente de lo que sugieran el "gurú" de moda, la empresaria Gwyneth Paltrow, o los influencers de Instagram.

El bienestar es una industria. Y también es una distracción seductora de lo que realmente está afectando la vida de las mujeres. Una idea que pasa por alto los problemas estructurales que socavan nuestro bienestar real.

Y es que nuestros problemas no se pueden solucionar bebiendo un café con leche de cúrcuma o tuiteando #livingyourbestlife.

El bienestar es una industria mundial no regulada de 4.4 billones de dólares que alcanzará casi los 7 billones de dólares para 2025. Promueve la autoayuda, el cuidado personal, el ejercicio físico, la nutrición y la práctica espiritual. Fomenta las buenas elecciones, intenciones y acciones.

El bienestar es atractivo porque se siente empoderador. Las mujeres se quedan con una sensación de control sobre sus vidas. Y es particularmente atractivo en tiempos de gran incertidumbre y control personal limitado, como puede ser durante la ruptura de una relación, al enfrentar inestabilidad financiera, discriminación en el lugar de trabajo o una pandemia.

Pero el bienestar no es todo lo que parece

El bienestar implica que las mujeres tienen defectos y necesitan ser reparadas. Exige que las mujeres resuelvan su angustia psicológica, mejoren sus vidas y se recuperen de la adversidad, independientemente de las circunstancias personales.

Como tal, el bienestar patrocina a las mujeres y microgestiona sus agendas diarias con diarios, rutinas de cuidado de la piel, desafíos de 30 días, meditaciones, velas encendidas, yoga y agua con limón.

Se invita a las mujeres a mejorar su apariencia a través de la dieta y el ejercicio, a manejar su entorno, su desempeño en el trabajo y su capacidad para hacer malabarismos con el escurridizo equilibrio entre el trabajo y la vida, así como sus respuestas emocionales a estas presiones. Lo hacen con el apoyo de costosos entrenadores de vida, psicoterapeutas y guías de autoayuda.

El bienestar exige que las mujeres se concentren en su cuerpo, siendo el propio cuerpo una medida de su compromiso con la tarea del bienestar. Sin embargo, esto ignora cuánto cuestan estas opciones y acciones.

La presentadora de noticias y periodista Tracey Spicer dice que ha gastado más de 100 mil dólares en los últimos 35 años para que su cabello "se vea aceptable" en el trabajo.

El bienestar es atractivo porque se siente empoderador al dar una sensación de control sobre la vida / Foto: SIP

El bienestar mantiene a las mujeres enfocadas en su apariencia y las mantiene gastando.

Esta idea racista, sexista, discriminatoria y clasista está dirigida a un ideal de mujeres jóvenes, delgadas, blancas, de clase media y sin discapacidad.

El bienestar supone que las mujeres tienen el mismo acceso al tiempo, la energía y el dinero para alcanzar estos ideales. Y si no lo hacen, “simplemente no se están esforzando lo suficiente”.

Para aquellos que no logran la auto-optimización (la mayoría de nosotras) esto es una falla personal y vergonzosa.

Cuando las mujeres creen que tienen la culpa de sus circunstancias, esconden desigualdades estructurales y culturales. En lugar de cuestionar la cultura que margina a las mujeres y produce sentimientos de duda e insuficiencia, el bienestar brinda soluciones en forma de empoderamiento superficial, confianza y resiliencia.

Las mujeres no necesitan bienestar. Necesitan seguridad

Porque ellas tienen más probabilidades de ser asesinadas por una pareja íntima actual o anterior, y los informes de la pandemia aumentan el riesgo y la gravedad de la violencia doméstica.

Las mujeres tienen más probabilidades de ser empleadas en trabajos eventuales inestables y experimentar dificultades económicas y pobreza. Las mujeres también están soportando la peor parte de las consecuencias económicas de Covid y tienen más probabilidades de hacer malabarismos entre una carrera y tareas domésticas no remuneradas y es más probable que se queden sin hogar a medida que se acercan a la edad de jubilación.

En su libro Confidence Culture, las académicas Shani Orgad y Rosalind Gill argumentan que hashtags como #loveyourbody y #believeinyourself implican bloqueos psicológicos, en lugar de injusticias sociales arraigadas, lo que frena a las mujeres.

El wellness, con su retórica de autoayuda, absuelve al gobierno de la responsabilidad de proporcionar una acción transformadora y eficaz que garantice que las mujeres estén seguras, se haga justicia y sean tratadas con respeto y dignidad. La inequidad estructural no fue creada por un individuo, y no será resuelta por un individuo.

Hoy es un buen día para reflexionar sobre este tema y para presionar a las autoridades para que aborden las desigualdades estructurales.

* Especialistas de la Universidad Charles Sturt.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Municipios

Padres de familia toman instalaciones de Jardín de Niños en Fresnillo, Zacatecas

Exigen la destitución de la directora de la escuela Francisco Goitia a quien acusan de maltrato

Virales

El lugar más peligroso del mundo es una isla repleta de serpientes venenosas

Se cree que en la isla vive una serpiente por cada metro cuadrado

Ciencia

Encuentran pinturas rupestres de seres con cabezas 'realmente extrañas'

La pintura representa tres figuras antropomórficas con cabezas extremadamente grandes

Gossip

Mi ejemplo de vida, mi ángel: Paulina Rubio se despide de su mamá Susana Dosamantes

La cantante pidió privacidad, comprensión y respeto en estos momentos tan difíciles para la familia

Justicia

Envían a prisión a dos jóvenes acusados de violar y asesinar a una pequeña en Puebla

Tras calificarse de legal la detención de los sujetos, ambos fueron vinculados a proceso

Futbol

Entrenadora de Irlanda afirmó haber sido abusada sexualmente cuando era jugadora

La Federación Neerlandesa de Fútbol lamentó el hecho, sin embargo, Vera Pauw dice que les informó de lo sucedido y no actuaron correctamente

Gossip

Muere la actriz Susana Dosamantes, mamá de Paulina Rubio

La actriz padecía cáncer de páncreas, por lo que fue internada en un hospital de Miami, Florida, en abril de este año

Sociedad

Periodistas marchan para exigir justicia por agresión a Susana Carreño

A pesar de que autoridades estatales han señalado que el motivo fue un robo, ciudadanos han expresado que fue un ataque directo por lo cual marcharon para exigir justicia

Virales

Estudiantes franceses creen que en México no hay redes sociales y así reaccionó su profesor

En una clase de español jóvenes europeos cuestionaron a su profesor si en México había redes sociales