/ domingo 16 de junio de 2019

¿Quién será la primera mujer en pisar la Luna?

Las candidatas tienen entre 40 y 54 años

Hay doce mujeres astronautas en la NASA y probablemente una de ellas viajará a la Luna en 2024.

Tienen entre 40 y 54 años. Son expilotos militares, médicas o tienen títulos doctorales, y han sido reclutadas entre miles por la Agencia Espacial de Estados Unidos desde fines de los años noventa.

Predecir cuál será la elegida para unirse a Neil Armstrong en los libros de historia es imposible, pero para varios exastronautas y expertos entrevistados por AFP la cercanía de la fecha prevista para la hazaña obligará a la NASA a escoger a una de estas doce en lugar de a principiantes.

"No me opondría a enviar a una novata, pero hay suficientes astronautas que ya han volado, que ya saben cómo reaccionan en el espacio", dice a la AFP Eileen Collins, una astronauta retirada que pilotó el transbordador espacial en las décadas de 1990 y 2000.

"Sería mejor enviar a personas que hayan realizado al menos un vuelo", afirmó también a la AFP Ken Bowersox, un alto funcionario de la NASA.

No será una tarea difícil: nunca antes las mujeres habían sido tan numerosas en la agencia espacial.

Al principio, la NASA sólo contrataba astronautas hombres. La primera estadounidense en el espacio fue Sally Ride en 1983. Los doce astronautas que caminaron sobre la Luna entre 1969 y 1972 son todos hombres.

Para el regreso decretado por el presidente Donald Trump, a cargo del programa "Artemisa", la NASA anunció con pompa que habría una astronauta.

Anne, Christina, Jessica, Nicole

Las cuatro mujeres de la 21 "promoción", admitidas en 2013, representarían un buen equilibrio entre la juventud y la experiencia. Con 40 o 41 años, ellas ya habrán realizado su primera estancia en el espacio para 2020.

Anne McClain, antigua piloto de helicóptero del Ejército, se encuentra en la Estación Espacial Internacional (ISS) hasta finales de junio. De mirada segura, hablar claro y ligera sonrisa, ella muestra esa tranquila fortaleza de carácter que caracteriza a los astronautas de la NASA.

En el laboratorio en órbita de la EEI también flota Christina Koch, ingeniera y apasionada de la escalada. Ella romperá el récord de la estadía femenina más larga en el espacio, once meses.

El dúo casi hizo meses atrás la primera caminata espacial completamente femenina, pero la falta de un traje a su medida obligó a Anne McClain a cederle la labor a Nick Hague.

"Christina Koch y Anne McClain son mis dos favoritas", dice Janet Ivey, presentadora de un programa espacial para niños e integrante de la junta directiva de la National Space Society.

Pero sus dos compañeras de promoción, la bióloga marina especializada en pingüinos y gansos Jessica Meir, y la expiloto de caza F/A 18 Nicole Mann, quien combatió en las guerras en Irak y Afganistán, también están calificadas. En la actualidad se encuentran en pleno entrenamiento para ir a la ISS.

En una entrevista en 2016, las cuatro se declararon voluntarias para ir a Marte si se presentaba la oportunidad. No podemos imaginarlas rechazando la Luna.

Procedimiento "opaco"

No hay edad para el espacio, dicen en la NASA. El mítico John Glenn voló hasta los 77 años. Nada excluye, por lo tanto, a la astronauta más veterana, Sunita Williams, que prepara ahora su tercer vuelo espacial y cumplirá 58 en 2024.

"La NASA siempre ha apreciado las cualidades de liderazgo de los pilotos de prueba", dice Kent Rominger, jefe de la Oficina de Astronautas desde 2002 hasta 2006. "Suni" ha pilotado cerca de treinta aeronaves en su carrera militar.

Otras dos mujeres, Serena Aunon-Chancellor y Kate Rubins, han volado recientemente.

Las otras cinco mujeres no han volado desde al menos 2010, pero siguen activas.

En la promoción que ingresó en 2017 hay cinco mujeres, pero su capacitación inicial aún no ha terminado. Eso no las excluye de plano, pero el almanaque les juega en contra, especialmente porque la NASA tiende a respetar el orden de antigüedad, dice Michael López-Alegria, un exastronauta que trabajó 20 años en la agencia.

Al final el proceso de selección "es bastante opaco", afirma.

En Houston, el jefe de los astronautas deberá conformar un equipo cuyos perfiles sean complementarios, entre exmilitares y científicos, y entre las diferentes personalidades.

La tripulación de la misión contará con cuatro miembros, dos de los cuales descenderán a la Luna. ¿Por qué no dos mujeres?

Hay doce mujeres astronautas en la NASA y probablemente una de ellas viajará a la Luna en 2024.

Tienen entre 40 y 54 años. Son expilotos militares, médicas o tienen títulos doctorales, y han sido reclutadas entre miles por la Agencia Espacial de Estados Unidos desde fines de los años noventa.

Predecir cuál será la elegida para unirse a Neil Armstrong en los libros de historia es imposible, pero para varios exastronautas y expertos entrevistados por AFP la cercanía de la fecha prevista para la hazaña obligará a la NASA a escoger a una de estas doce en lugar de a principiantes.

"No me opondría a enviar a una novata, pero hay suficientes astronautas que ya han volado, que ya saben cómo reaccionan en el espacio", dice a la AFP Eileen Collins, una astronauta retirada que pilotó el transbordador espacial en las décadas de 1990 y 2000.

"Sería mejor enviar a personas que hayan realizado al menos un vuelo", afirmó también a la AFP Ken Bowersox, un alto funcionario de la NASA.

No será una tarea difícil: nunca antes las mujeres habían sido tan numerosas en la agencia espacial.

Al principio, la NASA sólo contrataba astronautas hombres. La primera estadounidense en el espacio fue Sally Ride en 1983. Los doce astronautas que caminaron sobre la Luna entre 1969 y 1972 son todos hombres.

Para el regreso decretado por el presidente Donald Trump, a cargo del programa "Artemisa", la NASA anunció con pompa que habría una astronauta.

Anne, Christina, Jessica, Nicole

Las cuatro mujeres de la 21 "promoción", admitidas en 2013, representarían un buen equilibrio entre la juventud y la experiencia. Con 40 o 41 años, ellas ya habrán realizado su primera estancia en el espacio para 2020.

Anne McClain, antigua piloto de helicóptero del Ejército, se encuentra en la Estación Espacial Internacional (ISS) hasta finales de junio. De mirada segura, hablar claro y ligera sonrisa, ella muestra esa tranquila fortaleza de carácter que caracteriza a los astronautas de la NASA.

En el laboratorio en órbita de la EEI también flota Christina Koch, ingeniera y apasionada de la escalada. Ella romperá el récord de la estadía femenina más larga en el espacio, once meses.

El dúo casi hizo meses atrás la primera caminata espacial completamente femenina, pero la falta de un traje a su medida obligó a Anne McClain a cederle la labor a Nick Hague.

"Christina Koch y Anne McClain son mis dos favoritas", dice Janet Ivey, presentadora de un programa espacial para niños e integrante de la junta directiva de la National Space Society.

Pero sus dos compañeras de promoción, la bióloga marina especializada en pingüinos y gansos Jessica Meir, y la expiloto de caza F/A 18 Nicole Mann, quien combatió en las guerras en Irak y Afganistán, también están calificadas. En la actualidad se encuentran en pleno entrenamiento para ir a la ISS.

En una entrevista en 2016, las cuatro se declararon voluntarias para ir a Marte si se presentaba la oportunidad. No podemos imaginarlas rechazando la Luna.

Procedimiento "opaco"

No hay edad para el espacio, dicen en la NASA. El mítico John Glenn voló hasta los 77 años. Nada excluye, por lo tanto, a la astronauta más veterana, Sunita Williams, que prepara ahora su tercer vuelo espacial y cumplirá 58 en 2024.

"La NASA siempre ha apreciado las cualidades de liderazgo de los pilotos de prueba", dice Kent Rominger, jefe de la Oficina de Astronautas desde 2002 hasta 2006. "Suni" ha pilotado cerca de treinta aeronaves en su carrera militar.

Otras dos mujeres, Serena Aunon-Chancellor y Kate Rubins, han volado recientemente.

Las otras cinco mujeres no han volado desde al menos 2010, pero siguen activas.

En la promoción que ingresó en 2017 hay cinco mujeres, pero su capacitación inicial aún no ha terminado. Eso no las excluye de plano, pero el almanaque les juega en contra, especialmente porque la NASA tiende a respetar el orden de antigüedad, dice Michael López-Alegria, un exastronauta que trabajó 20 años en la agencia.

Al final el proceso de selección "es bastante opaco", afirma.

En Houston, el jefe de los astronautas deberá conformar un equipo cuyos perfiles sean complementarios, entre exmilitares y científicos, y entre las diferentes personalidades.

La tripulación de la misión contará con cuatro miembros, dos de los cuales descenderán a la Luna. ¿Por qué no dos mujeres?

Cultura

Reabren Casa de las Artesanías de Zacatecas

En la reapertura se respetan los protocolos sanitarios establecidos por la Secretaría de Salud de Zacatecas

Círculos

Calabacitas a la mexicana; deliciosas, saludables y económicas

Para preparar unas deliciosas calabacitas a la mexicana necesitarás pocos ingredientes y será muy económico.

Círculos

Receta: galletas suaves perfectas para merendar

Estas suaves galletas las puedes acompañar con tu café de la tarde

OMG!

Muerte de Naya Rivera fue por ahogamiento accidental: Forense

En la autopsia no se encontraron "heridas traumáticas" ni la presencia de alcohol o drogas

Ecología

Tortuga marina, la gran beneficiada por la pandemia

El confinamiento humano ayudó a que se incremente en 260% el arribo tortugas a las playas de Cozumel

Celebridades

Autopsia del nieto de Elvis Presley confirma muerte por suicidio

Las autoridades forenses del condado de Los Ángeles confirmaron el suicido del joven

Moda

Cynthia Buttenklepper busca crear comunidad con Landscapes

La diseñadora mexicana lanzó una campaña digital de la colección primavera-verano en la que se retrata a 11 mujeres durante el confinamiento

Moda

Los Prada looks que serán la clave de la próxima temporada

En su nueva colección la maison italiana redefine la feminidad y transforma siluetas que reflejan elegancia

Moda

La tendencia denim ha apostado por ser eco-friendly

Lanzan nueva colección vaquera que es amigable con el medio ambiente porque es fabricada con un 50% de algodón de cultivo ecológico