/ jueves 4 de junio de 2020

Mantener sana distancia puede ser insuficiente. La saliva viaja hasta dos metros

En días de viento o brisa, las partículas pueden abarcar hasta seis metros con un estornudo, pero los expertos descartan que sea necesario incrementar el distanciamiento

NUEVA YORK. En días de viento, mantenerse a dos metros de distancia de otras personas puede no ser suficiente para evitar las gotas de saliva que contienen el patógeno.

En un estudio, publicado en la revista científica AIP Physics of Fluids, los investigadores que simularon las brisas y los vientos calcularon que, en las condiciones adecuadas, algunas gotas de saliva podrían viajar hasta cerca de seis metros desde una persona que tose o estornuda .

Otro informe, difundido en el Journal of Aerosol Science, también concluye que la actual política de distanciamiento social de seis pies (1.8 metros) "no es suficiente para proteger a las personas" contra la exposición al coronavirus de la tos cuando hay brisa o viento. No se sabe cuánto virus se necesita para que una persona se infecte. Si bien estos estudios son "importantes experimentos de reflexión", pueden no reflejar lo que está sucediendo en el mundo real, dijo el doctor Amesh Adalja, del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud en Baltimore.

"Lo que vemos en el mundo real es una transmisión cuando hay un contacto cercano prolongado, por ejemplo entre gente que vive en el mismo hogar. No creo que esto sea una causa para cambiar las prácticas de salud pública mundial en cuanto a que seis pies (1.8 metros) es la distancia para separarse de otro individuo".

NARIZ VIEJA FOMENTA AL VIRUS

Nuevos estudios muestran que la nariz puede contener la respuesta a por qué los niños parecen menos vulnerables a la infección del padecimiento, y por qué la pérdida del olfato es un síntoma. Un estudio, publicado el miércoles en JAMA, encontró que en las personas mayores, las células que recubren el interior de la nariz producen más de la proteína de la superficie celular que el virus SARS-CoV-2 usa para entrar al cuerpo, llamada enzima convertidora de angiotensina II (ACE2).

Un segundo estudio, realizado en ratones, encontró que no sólo las células nasales de los roedores más viejos producía más ACE2, sino que producían más de la enzima TMPRSS2, que el virus también necesita para entrar en las células. Además, los investigadores dijeron el miércoles en la revista ACS Chemical Neuroscience que el ACE2 y el TMPRSS2 son producidos por las mismas células de la cavidad nasal que contribuyen a la detección de olores, lo que podría explicar la pérdida del olfato como un síntoma temprano.

MONOS CON INMUNIDAD

Dos estudios en monos ofrecen algunas de las primeras pruebas científicas de que sobrevivir a Covid-19 puede suponer inmunidad a la reinfección, así como un señal positiva de que las vacunas que se están desarrollando pueden tener éxito. En uno de los nuevos estudios, los investigadores infectaron a nueve monos con el virus. Después de que se recuperaron, el equipo los expuso nuevamente al virus y los animales no se enfermaron. En el segundo estudio, trataron a 25 monos con vacunas experimentales y luego los expusieron al coronavirus. En los animales vacunados, "vimos un grado sustancial de protección", dijo el doctor Dan Barouch.

Los estudios del Centro de Virología e Investigación de Vacunas del Centro Médico Beth Israel Deaconness de Harvard se publicaron en en la revista Science.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

NUEVA YORK. En días de viento, mantenerse a dos metros de distancia de otras personas puede no ser suficiente para evitar las gotas de saliva que contienen el patógeno.

En un estudio, publicado en la revista científica AIP Physics of Fluids, los investigadores que simularon las brisas y los vientos calcularon que, en las condiciones adecuadas, algunas gotas de saliva podrían viajar hasta cerca de seis metros desde una persona que tose o estornuda .

Otro informe, difundido en el Journal of Aerosol Science, también concluye que la actual política de distanciamiento social de seis pies (1.8 metros) "no es suficiente para proteger a las personas" contra la exposición al coronavirus de la tos cuando hay brisa o viento. No se sabe cuánto virus se necesita para que una persona se infecte. Si bien estos estudios son "importantes experimentos de reflexión", pueden no reflejar lo que está sucediendo en el mundo real, dijo el doctor Amesh Adalja, del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud en Baltimore.

"Lo que vemos en el mundo real es una transmisión cuando hay un contacto cercano prolongado, por ejemplo entre gente que vive en el mismo hogar. No creo que esto sea una causa para cambiar las prácticas de salud pública mundial en cuanto a que seis pies (1.8 metros) es la distancia para separarse de otro individuo".

NARIZ VIEJA FOMENTA AL VIRUS

Nuevos estudios muestran que la nariz puede contener la respuesta a por qué los niños parecen menos vulnerables a la infección del padecimiento, y por qué la pérdida del olfato es un síntoma. Un estudio, publicado el miércoles en JAMA, encontró que en las personas mayores, las células que recubren el interior de la nariz producen más de la proteína de la superficie celular que el virus SARS-CoV-2 usa para entrar al cuerpo, llamada enzima convertidora de angiotensina II (ACE2).

Un segundo estudio, realizado en ratones, encontró que no sólo las células nasales de los roedores más viejos producía más ACE2, sino que producían más de la enzima TMPRSS2, que el virus también necesita para entrar en las células. Además, los investigadores dijeron el miércoles en la revista ACS Chemical Neuroscience que el ACE2 y el TMPRSS2 son producidos por las mismas células de la cavidad nasal que contribuyen a la detección de olores, lo que podría explicar la pérdida del olfato como un síntoma temprano.

MONOS CON INMUNIDAD

Dos estudios en monos ofrecen algunas de las primeras pruebas científicas de que sobrevivir a Covid-19 puede suponer inmunidad a la reinfección, así como un señal positiva de que las vacunas que se están desarrollando pueden tener éxito. En uno de los nuevos estudios, los investigadores infectaron a nueve monos con el virus. Después de que se recuperaron, el equipo los expuso nuevamente al virus y los animales no se enfermaron. En el segundo estudio, trataron a 25 monos con vacunas experimentales y luego los expusieron al coronavirus. En los animales vacunados, "vimos un grado sustancial de protección", dijo el doctor Dan Barouch.

Los estudios del Centro de Virología e Investigación de Vacunas del Centro Médico Beth Israel Deaconness de Harvard se publicaron en en la revista Science.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Cine

Netflix rumbo al Oscar, películas que no te puedes perder

Aunque no todas las películas son originales de Netflix, todas están en la plataforma

Local

No habrá huelga en la UTZac

El próximo viernes se realizará el pago pendiente al incremento salarial

Salud

Zacatecas continúa naranja con medidas de rojo

Deberán permanecer cerrados gimnasios, albercas, cines, antros y bares

Finanzas

CFE pide permiso a EU para importar luz

La CFE cuenta con la aprobación de la Comisión Reguladora de Energía para importar el recurso

Sociedad

Historia de dolor: violencia en la primera infancia

Un número alarmante de niñas y niños son sujetos de algún tipo de violencia desde que son bebés, afirma experto

Sociedad

Crecen emergencias psiquiátricas de niños

Por confinamiento tienen problemas de salud mental como depresión, ansiedad e intento de suicidio

Sociedad

Padres se niegan a reapertura de aulas en Guanajuato

En Guanajuato, casi 70 por ciento de las personas hijos en edad escolar no quiere regresar a clases en enero

Sociedad

SSP niega existencia de autodefensas en Veracruz

Ningún grupo puede andar armado en la entidad, dio a conocer el secretario Hugo Gutiérrez Maldonado

Mundo

Iraníes claman por venganza en funeral de científico nuclear

Teherán promete seguir programa nuclear; el arma que mató a Mohsen Fakhrizadeh fue fabricada en Israel: TV