imagotipo

Avanzan China y México en materia de importaciones

  • en Finanzas

  • Pierde participación el mercado manufacturero de EU

En los últimos 20 años, los productores del mercado manufacturero de Estados Unidos perdieron participación hasta el 76.3 por ciento, desde 86.5 por ciento. En contraparte, China y México avanzaron en sus importaciones, al grado que tan solo México, casi triplicó su participación hasta 3.2 por ciento, desde 1.2 por ciento en el citado periodo.

El departamento de Estudios Económicos y Sociopolíticos de Banamex Citi realizó un ejercicio de medición y evaluación del mercado manufacturero de Estados Unidos en relación con el desempeño de las exportaciones mexicanas, donde constató que existen dos fuentes generadoras de la ganancia mercado: una mayor competitividad y la derivada de un efecto de estructura, es decir, las exportaciones mexicanas están “en el lugar adecuado”.

Señaló que las importaciones provenientes de China fueron las que lograron una mayor penetración de mercado alcanzando una participación de 5.6 por ciento del total desde 1.1 por ciento en enero de 1998.

Los analistas de Banamex, Arturo Vieyra y Sergio Kurzyn, detallaron que las importaciones del resto de las economías también lograron una penetración importante hasta 14.9 por ciento desde 11.3 por ciento.

En consecuencia, relatan que fueron los productores americanos los que resintieron la pérdida de mercado frente a la competencia con las importaciones desde otros países. Y señalan que esto es resultado del ingreso de China a la Organización Mundial de Comercio, porque de enero de 1998 hasta octubre de 2002: las importaciones del país asiático ganaron mayor participación.

Dijeron que los cambios estructurales en el mercado manufacturero de Estados Unidos y la nueva estructura de mercado se asocian, principalmente, a la nueva organización a nivel internacional de la industria, incluyendo el creciente poderío de la manufactura de China.

En el caso específico de la relación México-Estados Unidos, comentaron que el cambio se dio a través del proceso de apertura comercial con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Este último implicó una mayor integración productiva y comercial, y en consecuencia, una mayor participación de los productos mexicanos en el mercado manufacturero de Estados Unidos y viceversa.