imagotipo

Escasez de pescados y mariscos eleva precios en Tamaulipas; 220 pesos kilo de camaron

  • en Finanzas

||Por R. Antonio Sosa||

Ciudad Madero, Tams.- Comer un buen caldo de jaiba y camarón o unas postas fritas de pescado es cada vez más inalcanzable para la mayoría de los hogares de esta zona sur de Tamaulipas, donde pese a ser una región de gran tradición pesquera los precios de estos productos cada vez son más caros.

Los padre de familia que ganan un salario mínimo al día, equivalente a 73 pesos, tienen que trabajar de dos a tres días para poder comprar un kilogramo de camarón, una docena de jaibas o unas postas de medregal.

Luis Vázquez Montiel, propietario de la pescadería “El Siete Mares” localizada en el mercado “18 de Marzo” de Ciudad Madero aseguró que “hay una escasez de productos, lo que ha generado un alza en los precios en las últimas dos semanas”.

A esta baja en la captura se suma la veda aplicada a la extracción de camarón desde el 1 de mayo hasta el 15 de agosto, lo que ha provocado que en esta parte del sur de Tamaulipas haya escasez de este producto por lo que tiene que ser traído de Matamoros o de San Fernando.

“La transportación hace que se eleve el precio sustancialmente y por eso tenemos que incrementar costo final al consumidor, lo que ha ocasionando además que las ventas caigan de manera considerable” dijo.

El precio se ha incrementado entre un 20 a un 25% en los últimas semanas, reflejándose en aumentos que van de los 15 a los 40 pesos por kilogramo, quedando fuera del alcance de mayoría de los presupuestos familiares.

El camarón jumbo pasó de 180 a 220 pesos, el pacotilla de 180 a 210 y de laguna de 110 a 140; especies de escama como las postas de medregal pasó de 120 a 160 pesos; el kilogramo de sargo de 60 a 75; la negrilla de 140 a 180; y el róbalo de 130 a 160.

Crustáceos también han resentido un alza en su costo al pasar de 100 a 120 pesos la docena de jaibas crudas y cocidas.

Juan Carlos Martínez Don Juan, propietario de la pescadería “Tiburcio” aseguró que “esto repercute en las ventas ya que a la mayoría de las personas no les alcanza para comprar eso para sus familias”.

El periodo vacacional de verano es considerado el de mayor venta de estos productos, pero pese a la gran cantidad de turistas estos tampoco compran pescados o mariscos para llevar a sus destinos debido a los altos precios.

/amg