/ lunes 12 de octubre de 2020

Evolución | Fintechs ganan terreno en el encierro

El uso de las financieras tecnológicas es el de mayor crecimiento entre las aplicaciones durante la pandemia, sólo después de la descarga de los videojuegos

Ir al banco era una actividad que ya estaba pasando de moda. Hacer una fila con dinero en efectivo para llegar a que te atendiera una persona en una ventanilla era un ritual tan extraño que se antojaba más lejano aún que la vida antes del coronavirus.

Pero el encierro hizo que el mundo entero volteara a ver otras opciones y las fintechs están entre las más beneficiadas.

De acuerdo con el estudio Mobile Finance Report, elaborado por Adjust, una plataforma global de marketing de aplicaciones, y el proveedor de inteligencia de aplicaciones Apptopia, el mundo entero volteó a ver a las financieras tecnológicas como una alternativa para manejar su dinero desde la comodidad del celular.

El documento demuestra que el uso de estas aplicaciones para pagar bienes o servicios aumentó casi 50 por ciento a nivel mundial.

“Aunque el sector bancario se ha estado adaptando a la disrupción digital durante varios años, el Covid-19 está acelerando la transformación, abriendo el acceso y la oportunidad para millones de consumidores con poco o ningún acceso a los servicios bancarios en todo el mundo”, dijo Paul H. Müller, cofundador y director técnico de Adjust.

Pero la actividad que más creció entre las personas que tienen cuentas en una fintech fue la inversión, con un despunte de 88 por ciento en promedio en las sesiones usadas al día entre enero y junio de 2020.

En la fintech el cliente hace todo el proceso desde su celular y sin desplazarse hacia una sucursalAlberto Ratia / Director de Fintechu

El estudio ubica a las aplicaciones de inversión como el segundo segmento con más crecimiento en este ecosistema, sólo por detrás de los juegos descargables.

Entre los factores que detonan el uso de las fintechs es el cumplimiento del distanciamiento social para evitar un contagio de Covid.

“En la fintech el cliente hace todo el proceso desde su celular y sin tener que desplazarse hacia una sucursal, eso facilita que se integre a este tipo de aplicaciones. Además, no hay un horario que limite las actividades de inversión, si sólo tienes tiempo a las cinco de la mañana, abres tu aplicación y te metes a hacer tus operaciones sin ningún inconveniente”, señaló Alberto Ratia, director de FintechU, la primera universidad especializada en las fintechs en México.

“El impacto que ha tenido la pandemia en las aplicaciones bancarias y en la aceleración de los servicios digitales móviles no se debería subestimar”, afirmó Paul H. Müller

A nivel mundial, Japón es líder en descargas de aplicaciones bancarias, aunque es un caso atípico.

De acuerdo con los datos de Apptopia, otras economías avanzadas están experimentando una disminución en el número de instalaciones durante los últimos 12 meses.

“Aunque las tendencias económicas más generalizadas sugieren que es una época difícil para las principales aplicaciones bancarias en las economías avanzadas, los mercados emergentes ofrecen una oportunidad para que las aplicaciones de finanzas internacionales continúen creciendo”, afirmó Adam Blacker, vicepresidente de Insights de Apptopia.

“Las aplicaciones bancarias están mostrando las ganancias más sólidas en algunos países menos desarrollados, como Turquía, Ucrania y Brasil”.

Las financieras tecnológicas no sustituirán las labores de los bancos, pues no están autorizadas para manejar dinero en efectivo / Foto: Roberto Hernández

AMÉRICA LATINA

En la zona, las fintechs comienzan a ganar terreno y a expandir su presencia. Las tres últimas empresas que anunciaron su expansión son Nubank, Ualá y Moni.

“En una encuesta que hizo Google hace poco, 35 por ciento de los latinoamericanos dicen que aumentaron el uso de los medios de pago electrónico para evitar los contagios, porque creen que se pueden contagiar usando el dinero en efectivo y las búsquedas de servicios financieros por internet subieron poco más de 30 por ciento durante la pandemia”, añade Alberto Ratia.

Sin embargo, el directivo de la universidad de las fintechs comentó que dos de cada tres búsquedas de estos servicios no incluyeron nombre de marcas, por lo que la presencia de las fintechs todavía no es significativa para los mexicanos.

“Los mexicanos todavía no ubicamos bien los nombres de las fintechs y eso nos habla de una oportunidad para hacer negocio, porque no es como los bancos, que en nuestra cabeza hay cuatro o cinco y de ahí no salimos”, comentó.

Nubank, es el banco digital más grande de América Latina, y recientemente llegó a Colombia, mismo destino en el que aterrizó Moni, una fintech que da servicios de préstamos, mientras que Ualá, una app de pagos y crédito, lanzó sus operaciones en México.

“Como en Brasil, el sector bancario de Colombia está extremadamente concentrado. Allí, cinco grupos controlan alrededor de 80 por ciento del mercado, creando un sistema burocrático con poca atención al consumidor”, señaló Nubank.

El atractivo de las fintech, dice Alberto Ratia, es el bajo costo de sus servicios en comparación con los bancos que “cobran comisiones hasta por respirar”.

Nubank añadió que en Colombia el servicio será otorgado a través de una tarjeta de crédito morada, 100 por ciento digital y sin cuota de mantenimiento.

Otro ejemplo de los bajos costos es el modelo de negocios de Ualá. La compañía ofrece una tarjeta Mastercard internacional vinculada a una cuenta y a una aplicación móvil, sin costos, que permite recibir dinero, hacer depósitos o transferencias gratis y en vivo, así como para comprar en cualquier sitio web o comercio usando tecnología contactless, chip y PIN offline.

La compañía argentina llegó a México con el objetivo de incrementar la inclusión financiera en el país.

“México es una nación donde Ualá tiene mucho que aportar: de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, en 2018 53 por ciento de los adultos mexicanos no contaban con una cuenta bancaria; es decir, más de la mitad de la población no tenía acceso a servicios financieros”, dice la empresa.

Otro ejemplo de expansión es el challenge bank, albo. “En nuestro caso de 2019 a 2020 hemos crecido en mil por ciento”, aseguró Paulina Islas, Head of Legal del neobanco. “Hoy en día tenemos 500 mil clientes activos que en promedio al mes hacen entre 10 y 15 transacciones. En el uso de la app para pagos de servicios tenemos un incremento de 170 por ciento en estos meses de la pandemia”, comenta.

Foto: Cuartoscuro

ATRASO EN LOS BANCOS

Aunque los bancos han logrado avanzar en el desarrollo de sus servicios por internet, todavía no tienen un nivel de automatización completo, por lo que sus clientes en algún momento tienen que ir a la sucursal de forma física para resolver sus quejas o inconformidades.

“Las instituciones financieras tradicionales han empezado a implementar canales digitales para sus clientes para que ya los puedas contactar por internet o redes sociales, pero como vienen de un negocio tradicional, lo que están haciendo es nada más pintar el automóvil, pero hacia adentro sigue siendo el mismo automóvil. Aunque varios bancos han mejorado la atención a los medios digitales, todavía tienen la misma infraestructura adentro que les impide dar un servicio igual de rápido que lo hacen las fintechs”, mencionó Alberto Ratia.

Cualquier banco, añade, pide que en algún momento el cliente vaya a sus oficinas para entregar algún documento, recoger sus tarjetas o hacer aclaraciones.

Sin embargo, en México, las fintechs tienen una limitante: no pueden manejar dinero en efectivo, por lo que necesitan a los bancos para operar.

La ley de las fintechs señala que el único medio por el que una financiera tecnológica puede recibir y enviar fondos es a través de transferencias electrónicas, por lo que para convertir ese dinero a efectivo, las empresas tienen que usar el sistema SPEI del Banco de México y enviar el dinero a la banca comercial, que a su vez lo puede dar en efectivo a la población.

“Es cuestión de tiempo para que las fintechs tomen mayor participación de las operaciones financieras, principalmente en inversiones y pago, pero sólo van a ser complementarias a los bancos. Una no va a sustituir a la otra, las dos se necesitan para poder operar”, comentó.

Según un informe publicado por eMarketer, los pagos móviles alcanzarán nuevos horizontes en 2020, pues más de mil millones de personas realizarán al menos un pago móvil en todo el mundo.

Con información de Juan Luis Ramos





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Ir al banco era una actividad que ya estaba pasando de moda. Hacer una fila con dinero en efectivo para llegar a que te atendiera una persona en una ventanilla era un ritual tan extraño que se antojaba más lejano aún que la vida antes del coronavirus.

Pero el encierro hizo que el mundo entero volteara a ver otras opciones y las fintechs están entre las más beneficiadas.

De acuerdo con el estudio Mobile Finance Report, elaborado por Adjust, una plataforma global de marketing de aplicaciones, y el proveedor de inteligencia de aplicaciones Apptopia, el mundo entero volteó a ver a las financieras tecnológicas como una alternativa para manejar su dinero desde la comodidad del celular.

El documento demuestra que el uso de estas aplicaciones para pagar bienes o servicios aumentó casi 50 por ciento a nivel mundial.

“Aunque el sector bancario se ha estado adaptando a la disrupción digital durante varios años, el Covid-19 está acelerando la transformación, abriendo el acceso y la oportunidad para millones de consumidores con poco o ningún acceso a los servicios bancarios en todo el mundo”, dijo Paul H. Müller, cofundador y director técnico de Adjust.

Pero la actividad que más creció entre las personas que tienen cuentas en una fintech fue la inversión, con un despunte de 88 por ciento en promedio en las sesiones usadas al día entre enero y junio de 2020.

En la fintech el cliente hace todo el proceso desde su celular y sin desplazarse hacia una sucursalAlberto Ratia / Director de Fintechu

El estudio ubica a las aplicaciones de inversión como el segundo segmento con más crecimiento en este ecosistema, sólo por detrás de los juegos descargables.

Entre los factores que detonan el uso de las fintechs es el cumplimiento del distanciamiento social para evitar un contagio de Covid.

“En la fintech el cliente hace todo el proceso desde su celular y sin tener que desplazarse hacia una sucursal, eso facilita que se integre a este tipo de aplicaciones. Además, no hay un horario que limite las actividades de inversión, si sólo tienes tiempo a las cinco de la mañana, abres tu aplicación y te metes a hacer tus operaciones sin ningún inconveniente”, señaló Alberto Ratia, director de FintechU, la primera universidad especializada en las fintechs en México.

“El impacto que ha tenido la pandemia en las aplicaciones bancarias y en la aceleración de los servicios digitales móviles no se debería subestimar”, afirmó Paul H. Müller

A nivel mundial, Japón es líder en descargas de aplicaciones bancarias, aunque es un caso atípico.

De acuerdo con los datos de Apptopia, otras economías avanzadas están experimentando una disminución en el número de instalaciones durante los últimos 12 meses.

“Aunque las tendencias económicas más generalizadas sugieren que es una época difícil para las principales aplicaciones bancarias en las economías avanzadas, los mercados emergentes ofrecen una oportunidad para que las aplicaciones de finanzas internacionales continúen creciendo”, afirmó Adam Blacker, vicepresidente de Insights de Apptopia.

“Las aplicaciones bancarias están mostrando las ganancias más sólidas en algunos países menos desarrollados, como Turquía, Ucrania y Brasil”.

Las financieras tecnológicas no sustituirán las labores de los bancos, pues no están autorizadas para manejar dinero en efectivo / Foto: Roberto Hernández

AMÉRICA LATINA

En la zona, las fintechs comienzan a ganar terreno y a expandir su presencia. Las tres últimas empresas que anunciaron su expansión son Nubank, Ualá y Moni.

“En una encuesta que hizo Google hace poco, 35 por ciento de los latinoamericanos dicen que aumentaron el uso de los medios de pago electrónico para evitar los contagios, porque creen que se pueden contagiar usando el dinero en efectivo y las búsquedas de servicios financieros por internet subieron poco más de 30 por ciento durante la pandemia”, añade Alberto Ratia.

Sin embargo, el directivo de la universidad de las fintechs comentó que dos de cada tres búsquedas de estos servicios no incluyeron nombre de marcas, por lo que la presencia de las fintechs todavía no es significativa para los mexicanos.

“Los mexicanos todavía no ubicamos bien los nombres de las fintechs y eso nos habla de una oportunidad para hacer negocio, porque no es como los bancos, que en nuestra cabeza hay cuatro o cinco y de ahí no salimos”, comentó.

Nubank, es el banco digital más grande de América Latina, y recientemente llegó a Colombia, mismo destino en el que aterrizó Moni, una fintech que da servicios de préstamos, mientras que Ualá, una app de pagos y crédito, lanzó sus operaciones en México.

“Como en Brasil, el sector bancario de Colombia está extremadamente concentrado. Allí, cinco grupos controlan alrededor de 80 por ciento del mercado, creando un sistema burocrático con poca atención al consumidor”, señaló Nubank.

El atractivo de las fintech, dice Alberto Ratia, es el bajo costo de sus servicios en comparación con los bancos que “cobran comisiones hasta por respirar”.

Nubank añadió que en Colombia el servicio será otorgado a través de una tarjeta de crédito morada, 100 por ciento digital y sin cuota de mantenimiento.

Otro ejemplo de los bajos costos es el modelo de negocios de Ualá. La compañía ofrece una tarjeta Mastercard internacional vinculada a una cuenta y a una aplicación móvil, sin costos, que permite recibir dinero, hacer depósitos o transferencias gratis y en vivo, así como para comprar en cualquier sitio web o comercio usando tecnología contactless, chip y PIN offline.

La compañía argentina llegó a México con el objetivo de incrementar la inclusión financiera en el país.

“México es una nación donde Ualá tiene mucho que aportar: de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, en 2018 53 por ciento de los adultos mexicanos no contaban con una cuenta bancaria; es decir, más de la mitad de la población no tenía acceso a servicios financieros”, dice la empresa.

Otro ejemplo de expansión es el challenge bank, albo. “En nuestro caso de 2019 a 2020 hemos crecido en mil por ciento”, aseguró Paulina Islas, Head of Legal del neobanco. “Hoy en día tenemos 500 mil clientes activos que en promedio al mes hacen entre 10 y 15 transacciones. En el uso de la app para pagos de servicios tenemos un incremento de 170 por ciento en estos meses de la pandemia”, comenta.

Foto: Cuartoscuro

ATRASO EN LOS BANCOS

Aunque los bancos han logrado avanzar en el desarrollo de sus servicios por internet, todavía no tienen un nivel de automatización completo, por lo que sus clientes en algún momento tienen que ir a la sucursal de forma física para resolver sus quejas o inconformidades.

“Las instituciones financieras tradicionales han empezado a implementar canales digitales para sus clientes para que ya los puedas contactar por internet o redes sociales, pero como vienen de un negocio tradicional, lo que están haciendo es nada más pintar el automóvil, pero hacia adentro sigue siendo el mismo automóvil. Aunque varios bancos han mejorado la atención a los medios digitales, todavía tienen la misma infraestructura adentro que les impide dar un servicio igual de rápido que lo hacen las fintechs”, mencionó Alberto Ratia.

Cualquier banco, añade, pide que en algún momento el cliente vaya a sus oficinas para entregar algún documento, recoger sus tarjetas o hacer aclaraciones.

Sin embargo, en México, las fintechs tienen una limitante: no pueden manejar dinero en efectivo, por lo que necesitan a los bancos para operar.

La ley de las fintechs señala que el único medio por el que una financiera tecnológica puede recibir y enviar fondos es a través de transferencias electrónicas, por lo que para convertir ese dinero a efectivo, las empresas tienen que usar el sistema SPEI del Banco de México y enviar el dinero a la banca comercial, que a su vez lo puede dar en efectivo a la población.

“Es cuestión de tiempo para que las fintechs tomen mayor participación de las operaciones financieras, principalmente en inversiones y pago, pero sólo van a ser complementarias a los bancos. Una no va a sustituir a la otra, las dos se necesitan para poder operar”, comentó.

Según un informe publicado por eMarketer, los pagos móviles alcanzarán nuevos horizontes en 2020, pues más de mil millones de personas realizarán al menos un pago móvil en todo el mundo.

Con información de Juan Luis Ramos





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Exposiciones

Inaugurarán exposición colectiva en el Museo Francisco Goitia

La muestra estará integrada por 29 artistas e ilustradores de América Latina y el Caribe

Cine

Impartirán en Fresnillo curso virtual de cine de horror

El curso será gratuito y se realizará del 2 al 4 de noviembre

Cultura

Festival de la Muerte Fresnillo 2020 será virtual

Todas las actividades se transmitirán por las redes sociales de Cultura Fresnillo

Doble Vía

Tipo de tacones según tu estilo

Si usas el adecuado no tiene por qué generarte molestias, te damos sugerencias para seleccionar los mejores este Buen Fin

Política

Acusan a Irma Eréndira Sandoval de proteger a hermano

Un morenista se unió a la oposición en los señalamientos a la titular de la SFP de encubrir la corrupción

Mundo

Furia en Italia por nuevas medidas anti-covid

Las acciones europeas cayeron ayer debido a que la aversión al riesgo lastró los mercados ante el agresivo rebrote de contagios en la UE

Sociedad

México supera 10 veces proyección de muertes por Covid

Las estadísticas se acercan peligrosamente a las 90 mil defunciones en poco más de siete meses

Finanzas

Elecciones EU: El peso resiste dura campaña

La moneda vive un efecto de "montaña rusa" desde las convenciones bipartidistas de EU