/ domingo 22 de enero de 2017

Mina La Colorada... Después de dos años

Chalchihuites, Zac.- En un paraje lleno de  de árboles, en loalto de la sierra, unos llamativos letreros anuncian la próximallegada a la mina La Colorada, “una mina con responsabilidadecológica”, lo que contrasta con los respiraderos de la mismaque a lo lejos se pueden escuchar arrojar gases tóxicos.Ahí, hace apenas una semana, untotal de 18 trabajadores fueron despedidos de manera injustificadapor haber participado en un reciente paro de labores y exigir susderechos como trabajadores y propietarios de terrenos de los cualesfueron despojados hace dos años.

Hombres armados

Ellos y sus familias, integrantes de las 46 afectadas, acudieronjunto a los diputados locales, María Elena Ortega Cortez ySantiago Domínguez Luna, al querer hacer un recorrido por losterrenos que anteriormente ocupaban las familias, fueron recibidospor hombres encapuchados con chalecos anti balas, portando armaslargas. Al menos unos diez hombresarmados, en vehículos o motocicletas, se apersonaron en el accesoa la mina,  justo debajo de donde las familias despojadas de susterrenos fueron instaladas en casas que se les otorgaron encomodato. Luego de que se les negara el acceso a lamina, bajo el argumento de que no había ya personal administrativoy en medio de un ambiente de tensión por parte de losposesionarios del lugar, quienes con escritura en mano reclamabansu derecho a transitar por el lugar.

Por ello, los diputados que acudieron al lugar, junto al líderde las Colonias Agropecuarias, Cuauhtémoc Espinoza Jaime,recordaron que se trataba de terrenos nacionales y reclamaron suderecho al libre tránsito, pues recordaron que se trataba decaminos de uso común  por los cuales las personas pueden pasarlibremente.

Ante la insistencia, pudieron acceder al lugar, en donde ya soloquedan los cimientos de las viviendas de piedra y en pie solo laescuela y  “la casa del maestro” que fue construido en estelugar en el que llegaron a habitar al menos unas 200 familias.

Acoso

Durante el recorrido, el acoso delos elementos de seguridad privada de la mina no se hace esperar,mientras que repentinamente aparece una camioneta que se cruza frente al contingente y de ella sale Karla Sosa, titular derecursos humanos de la empresa minera, quien reitera que no puedenacceder al lugar los visitantes. Pese a ello, ladiputada le pide a la representante de la empresa que se retire,junto con el personal de seguridad, pues le recordó que el terrenoque en esos momentos pisaban es propiedad de  Don Chava, un hombrede unos 70 años, quien tiene una tiendita, la cual luce vacía,pues se les prohibió a los trabajadores comprarle.

La legisladora pidió que se abriera la tienda de Don Chava einvitó a quienes  integraban el grupo a comprar algo, y luegopidió que se les tomara una foto en el lugar, mientras que algunos perros correteaban contentos y otros más armabanpeleas.

Lo enterraron vivo

En ese lugar, justo a un lado de la entrada principal de lamina, el rostro de doña Felícitas Guerrero Pasillas se endurece,sus ojos casi cerrados muestran la tristeza que lleva encima, alrecordar que justo ahí estaba ubicada la casa de su padre y la deella. Ella solo puederecordar la impotencia de su padre, J. Socorro Guerrero, quien conel rostro desencajado le dijo que acababan de derrumbar su casa contodo y sus pertenencias y en el interior enterraron vivo al burroen el que él mismo paseaba por la sierra.La mujer, tras recordar que en ese lugar que derribaron pasó unaniñez feliz, pues ahí se ubicaba un huerto con frutas y verdurasde diferentes tipos, una casa modesta pero espaciosa y contaban conanimales, así como una pequeña parcela en la que sembraban maízy frijol.

Murió de tristeza

Ahora de eso ya solo quedan recuerdos y  una presa de jalesencima de la parcela que le servía de sustento a la familia, perolo más grave, la pérdida de su padre,quien comenzó a enfermar desde que fueron despojados de sustierras y luego murió de tristeza, no sin antes llamar a sus hijosa luchar por lo que les pertenece.

La hermana de Felicitas, también falleció a consecuencia deldespojo. Ella llegó muy mal, se enfermó, pues fue sacada de lacasa con pistola en mano y a jalones y al poco tiempo sus nerviosno soportaron el dolor.

Entre las personas despedidas por la compañía minera tambiénse encuentra don Efraín, una persona que fue ocupado como veladory  de quien la empresa aprovechándose de su discapacidad auditivano le otorgaron seguro social, por lo que lo llamaron, leentregaron dos mil pesos y le hicieron saber que ya no trabajabacon ellos.

Del lado de la empresa

Alfonso Guerrero Pasillas informó que el subsecretario degobierno, Julio César Chávez Padilla, les hizo saber que noserían despojados de sus viviendas, pero luego envió personal querealizó una encuesta a modo a favor de la empresa y se hizo dellado de la empresa.

Por ello, los posesionarios de la minaLa Colorada, hicieron responsable al gobernador, Alejandro TelloCristerna de lo que les pueda suceder o cualquier represalia quesufran, pues afirmaron  que no les da la cara y que en lugar deproteger los intereses de los ciudadanos se hace del lado de laminera.

Acusaron asimismo a Juan Villegas González, gerente general dela mina de dar tratos inhumanos a los trabajadores y lamentaron queestén viviendo en casas que son muy pequeñas con solo dos cuartosen las que habitan hasta tres familias.

Guerrero Pasillas también acusó a la minera y a lasautoridades de no cumplir la minuta que firmaron en la que seofrecieron mejores condiciones para  las familias que fuerondespojadas de sus viviendas.

Sin acceso a la iglesia

Lamentaron asimismo que la iglesia se haya hecho del lado de laempresa a través del párroco, quien los acusó de problemáticosy les impide el acceso al templo que se construyó en la nuevaunidad habitacional. Por su parte eldiputado Domínguez Luna llamó a que se instale una mesa dediálogo entre las diferentes partes, en la que también intervengael Gobierno del Estado y pidió al gobernador, Alejandro TelloCristerna atender esta situación, pues consideró que actualmentehay ingobernabilidad.

Sigueleyendo: Habitantes de LaColorada exigen reparación en sus viviendas

Chalchihuites, Zac.- En un paraje lleno de  de árboles, en loalto de la sierra, unos llamativos letreros anuncian la próximallegada a la mina La Colorada, “una mina con responsabilidadecológica”, lo que contrasta con los respiraderos de la mismaque a lo lejos se pueden escuchar arrojar gases tóxicos.Ahí, hace apenas una semana, untotal de 18 trabajadores fueron despedidos de manera injustificadapor haber participado en un reciente paro de labores y exigir susderechos como trabajadores y propietarios de terrenos de los cualesfueron despojados hace dos años.

Hombres armados

Ellos y sus familias, integrantes de las 46 afectadas, acudieronjunto a los diputados locales, María Elena Ortega Cortez ySantiago Domínguez Luna, al querer hacer un recorrido por losterrenos que anteriormente ocupaban las familias, fueron recibidospor hombres encapuchados con chalecos anti balas, portando armaslargas. Al menos unos diez hombresarmados, en vehículos o motocicletas, se apersonaron en el accesoa la mina,  justo debajo de donde las familias despojadas de susterrenos fueron instaladas en casas que se les otorgaron encomodato. Luego de que se les negara el acceso a lamina, bajo el argumento de que no había ya personal administrativoy en medio de un ambiente de tensión por parte de losposesionarios del lugar, quienes con escritura en mano reclamabansu derecho a transitar por el lugar.

Por ello, los diputados que acudieron al lugar, junto al líderde las Colonias Agropecuarias, Cuauhtémoc Espinoza Jaime,recordaron que se trataba de terrenos nacionales y reclamaron suderecho al libre tránsito, pues recordaron que se trataba decaminos de uso común  por los cuales las personas pueden pasarlibremente.

Ante la insistencia, pudieron acceder al lugar, en donde ya soloquedan los cimientos de las viviendas de piedra y en pie solo laescuela y  “la casa del maestro” que fue construido en estelugar en el que llegaron a habitar al menos unas 200 familias.

Acoso

Durante el recorrido, el acoso delos elementos de seguridad privada de la mina no se hace esperar,mientras que repentinamente aparece una camioneta que se cruza frente al contingente y de ella sale Karla Sosa, titular derecursos humanos de la empresa minera, quien reitera que no puedenacceder al lugar los visitantes. Pese a ello, ladiputada le pide a la representante de la empresa que se retire,junto con el personal de seguridad, pues le recordó que el terrenoque en esos momentos pisaban es propiedad de  Don Chava, un hombrede unos 70 años, quien tiene una tiendita, la cual luce vacía,pues se les prohibió a los trabajadores comprarle.

La legisladora pidió que se abriera la tienda de Don Chava einvitó a quienes  integraban el grupo a comprar algo, y luegopidió que se les tomara una foto en el lugar, mientras que algunos perros correteaban contentos y otros más armabanpeleas.

Lo enterraron vivo

En ese lugar, justo a un lado de la entrada principal de lamina, el rostro de doña Felícitas Guerrero Pasillas se endurece,sus ojos casi cerrados muestran la tristeza que lleva encima, alrecordar que justo ahí estaba ubicada la casa de su padre y la deella. Ella solo puederecordar la impotencia de su padre, J. Socorro Guerrero, quien conel rostro desencajado le dijo que acababan de derrumbar su casa contodo y sus pertenencias y en el interior enterraron vivo al burroen el que él mismo paseaba por la sierra.La mujer, tras recordar que en ese lugar que derribaron pasó unaniñez feliz, pues ahí se ubicaba un huerto con frutas y verdurasde diferentes tipos, una casa modesta pero espaciosa y contaban conanimales, así como una pequeña parcela en la que sembraban maízy frijol.

Murió de tristeza

Ahora de eso ya solo quedan recuerdos y  una presa de jalesencima de la parcela que le servía de sustento a la familia, perolo más grave, la pérdida de su padre,quien comenzó a enfermar desde que fueron despojados de sustierras y luego murió de tristeza, no sin antes llamar a sus hijosa luchar por lo que les pertenece.

La hermana de Felicitas, también falleció a consecuencia deldespojo. Ella llegó muy mal, se enfermó, pues fue sacada de lacasa con pistola en mano y a jalones y al poco tiempo sus nerviosno soportaron el dolor.

Entre las personas despedidas por la compañía minera tambiénse encuentra don Efraín, una persona que fue ocupado como veladory  de quien la empresa aprovechándose de su discapacidad auditivano le otorgaron seguro social, por lo que lo llamaron, leentregaron dos mil pesos y le hicieron saber que ya no trabajabacon ellos.

Del lado de la empresa

Alfonso Guerrero Pasillas informó que el subsecretario degobierno, Julio César Chávez Padilla, les hizo saber que noserían despojados de sus viviendas, pero luego envió personal querealizó una encuesta a modo a favor de la empresa y se hizo dellado de la empresa.

Por ello, los posesionarios de la minaLa Colorada, hicieron responsable al gobernador, Alejandro TelloCristerna de lo que les pueda suceder o cualquier represalia quesufran, pues afirmaron  que no les da la cara y que en lugar deproteger los intereses de los ciudadanos se hace del lado de laminera.

Acusaron asimismo a Juan Villegas González, gerente general dela mina de dar tratos inhumanos a los trabajadores y lamentaron queestén viviendo en casas que son muy pequeñas con solo dos cuartosen las que habitan hasta tres familias.

Guerrero Pasillas también acusó a la minera y a lasautoridades de no cumplir la minuta que firmaron en la que seofrecieron mejores condiciones para  las familias que fuerondespojadas de sus viviendas.

Sin acceso a la iglesia

Lamentaron asimismo que la iglesia se haya hecho del lado de laempresa a través del párroco, quien los acusó de problemáticosy les impide el acceso al templo que se construyó en la nuevaunidad habitacional. Por su parte eldiputado Domínguez Luna llamó a que se instale una mesa dediálogo entre las diferentes partes, en la que también intervengael Gobierno del Estado y pidió al gobernador, Alejandro TelloCristerna atender esta situación, pues consideró que actualmentehay ingobernabilidad.

Sigueleyendo: Habitantes de LaColorada exigen reparación en sus viviendas

Local

#JuntosCrecemos Desde el son de mi corazón...

Músicos zacatecanos sobreviven en tiempos de pandemia, mostrando sus destrezas en la vía pública

Salud

Acumula Zacatecas mil 069 casos de Covid-19; hoy se reportaron 35

Fresnillo, encabeza la estadística de la entidad federativa con un acumulado de 274 casos

Local

Son cuatro las planillas que buscan la dirigencia del SPAUAZ

El proselitismo iniciará a partir del lunes 10 de agosto a las 0:00 horas

Mundo

Coronavirus ensombrece festejo del 4 de Julio en EU

Entre la crisis por el Covid, protestas antirraciales y el discurso de Trump, EU celebra su independencia

Sociedad

Protege Corral a barzonistas, acusa LeBarón

De nueva cuenta, miembros de la agrupación campesina El Barzón mantiene una confrontación en contra de la familia

Sociedad

Acapulco recibe a turistas con aguas negras

De las más de 50 plantas tratadoras de aguas residuales sólo funcionan tres, y no al cien por ciento

Gossip

Félix y Gil, de las redes a los escenarios

Félix Íñiguez habla sobre la forma en que el dueto que conforma con Gilberto Parma le ha permitido encontrar la manera de crear música, convivir y sobrevivir a la industria musical

Política

Conago, en crisis: dos bloques pelean por el control

La Asociación de Gobernadores del PAN (GoAN), a su vez, agrupa a mandatarios de las dos nuevas alianzas

Política

Divide al PAN alianza entre PRI y PRD

Damián Zepeda dijo que no comparte la idea de una unión entre partidos que han sido antagónicos