/ viernes 20 de abril de 2018

Recordemos al "mimo mexicano" que conquistó el mundo, Mario Moreno Cantinflas

Aquel 20 de abril de 1993 a las nueve de la noche la noticia impactó al pueblo de México

Aquel 20 de abril de 1993 a las nueve de la noche con 15 minutos se le detuvo el corazón a don Mario Moreno Reyes. La noticia impactó al pueblo de México: ¡Murió Cantinflas!, se repetía en los noticieros de radio y televisión. A la mañana siguiente, ríos de gente se desbordaban para despedirlo entre el pesar y los aplausos en el Palacio de las Bellas Artes, donde a lo largo de tres días se le rindió homenaje póstumo al gran actor cómico mexicano de 81 años de edad que había perdido la batalla contra el cáncer de pulmón.

Aquella impresionante demostración de luto en el máximo recinto cultural de nuestro país, reflejaba la grandeza del artista que había sido elogiado por el mismísimo Charles Chaplin. Fervientes admiradores del mimo que no era mimo -hablaba hasta por los codos y no se le entendía nada-desfilaban cabizbajos, abrumados y en silencio ante el severo ataúd instalado en el vestíbulo del regio inmueble de mármol, elevando plegarias al cielo por el eterno descanso del hombre que nos había hecho reír durante décadas.

Ahí en esas enormes filas de dolientes que serpenteaban sobre la plancha de concreto desaparecieron los estratos sociales, unificados esta vez en un solo corazón palpitando aquejumbrado; vibrando en un solo aplauso encendido, caliente, ruidoso para el comediante.

También en el teatro Jorge Negrete de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), que él fundó, se le rindió homenaje de cuerpo presente. Era el adiós a un grande. A una estrella mexicana del humor que proyectó su arte ante el mundo a través de medio centenar de películas que, irónicamente, tras la muerte del peladito de la gabardina, desató una cruenta disputa entre su sobrino Eduardo Moreno Laparade y Mario Moreno Ivanova, el hijo del actor cómico.


DE LA CARPA A HOLLYWOOD

Cuántas cosas se han escrito de don Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, su nombre de pila. Litros y litros de tinta. Nada menos el actor que surgió de las carpas y llegó a conquistar el Globo de Oro de la prensa extranjera en Hollywood, en 1956, por la película La vuelta al mundo en 80 días. Así que no vamos a reseñar aquí lo que ya se ha reseñado en múltiples ocasiones con motivo de sus aniversarios de natalicio y fúnebre, sino más bien queremos recordarlo como el hombre que fue ungido por el éxito, y al mismo tiempo el personaje que nos sigue arrancando la risa a través de sus cintas.

Todavía cuando filmó El barrendero en escenarios de la Ciudad de México tuvimos oportunidad de conversar con él y en una pausa del rodaje, dicharachero como siempre, “oiga usted, joven -nos dijo feliz-, mi carrera continúa fluyendo viento en popa”.

El barrendero fue la última película que produjo y actuó don Mario. Transcurría diciembre de 1981 y la actriz María Sorté se convirtió en su última damita joven. El mismo Mario la había elegido para la cinta y, al enterarse la bella señora, quien por cierto estaba embarazada, simplemente no podía creerlo. El barrendero significaba el ocaso y el final de la carrera cinematográfica del comediante.

En el libro Mario Moreno y Cantinflas rompen el silencio, de Guadalupe Elizalde, editado en 1994 por la Fundación Mario Moreno Reyes, A.C., Sorté lo recuerda con admiración y cariño, tal como lo recuerda el pueblo, con emoción, y lo mantiene vivo en la memoria colectiva de nuestro país.


PLEITO A SU ALREDEDOR

El intérprete de películas como Águila o sol, Ahí está el detalle, El padrecito, Por mis pistolas y Conserje en condominio, entre muchas otras, fue detectado con cáncer unos 90 días antes de su fallecimiento y llevado a Houston en busca de cura; sin embargo, luego de someterlo a quimioterapias regresó a su residencia en la Ciudad de México donde dejó de existir, en medio de un conflicto que se había suscitado entre su sobrino Eduardo y el hijo del ídolo caído, Mario Arturo Ivanova.

El velorio tuvo lugar en una agencia funeraria de la colonia Del Valle, hasta donde arribó el presidente de entonces, Carlos Salinas de Gortari, quien, en entrevista con la prensa, resaltó la extraordinaria figura del icono popular, sin duda, el cómico mexicano más importante de todos los tiempos.

De la capilla ardiente trasladaron el féretro al teatro Jorge Negrete de la ANDA, donde igualmente se agolpó el pueblo, y de aquí a Bellas Artes.

Sus cenizas reposan en la cripta familiar que se ubica en el Panteón Español; ahí, cada 20 de abril desde entonces familiares, amigos y admiradores rezan por el eterno descanso de su alma y le rinden tributo al hombre que se ha convertido en leyenda.

Aquel 20 de abril de 1993 a las nueve de la noche con 15 minutos se le detuvo el corazón a don Mario Moreno Reyes. La noticia impactó al pueblo de México: ¡Murió Cantinflas!, se repetía en los noticieros de radio y televisión. A la mañana siguiente, ríos de gente se desbordaban para despedirlo entre el pesar y los aplausos en el Palacio de las Bellas Artes, donde a lo largo de tres días se le rindió homenaje póstumo al gran actor cómico mexicano de 81 años de edad que había perdido la batalla contra el cáncer de pulmón.

Aquella impresionante demostración de luto en el máximo recinto cultural de nuestro país, reflejaba la grandeza del artista que había sido elogiado por el mismísimo Charles Chaplin. Fervientes admiradores del mimo que no era mimo -hablaba hasta por los codos y no se le entendía nada-desfilaban cabizbajos, abrumados y en silencio ante el severo ataúd instalado en el vestíbulo del regio inmueble de mármol, elevando plegarias al cielo por el eterno descanso del hombre que nos había hecho reír durante décadas.

Ahí en esas enormes filas de dolientes que serpenteaban sobre la plancha de concreto desaparecieron los estratos sociales, unificados esta vez en un solo corazón palpitando aquejumbrado; vibrando en un solo aplauso encendido, caliente, ruidoso para el comediante.

También en el teatro Jorge Negrete de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), que él fundó, se le rindió homenaje de cuerpo presente. Era el adiós a un grande. A una estrella mexicana del humor que proyectó su arte ante el mundo a través de medio centenar de películas que, irónicamente, tras la muerte del peladito de la gabardina, desató una cruenta disputa entre su sobrino Eduardo Moreno Laparade y Mario Moreno Ivanova, el hijo del actor cómico.


DE LA CARPA A HOLLYWOOD

Cuántas cosas se han escrito de don Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, su nombre de pila. Litros y litros de tinta. Nada menos el actor que surgió de las carpas y llegó a conquistar el Globo de Oro de la prensa extranjera en Hollywood, en 1956, por la película La vuelta al mundo en 80 días. Así que no vamos a reseñar aquí lo que ya se ha reseñado en múltiples ocasiones con motivo de sus aniversarios de natalicio y fúnebre, sino más bien queremos recordarlo como el hombre que fue ungido por el éxito, y al mismo tiempo el personaje que nos sigue arrancando la risa a través de sus cintas.

Todavía cuando filmó El barrendero en escenarios de la Ciudad de México tuvimos oportunidad de conversar con él y en una pausa del rodaje, dicharachero como siempre, “oiga usted, joven -nos dijo feliz-, mi carrera continúa fluyendo viento en popa”.

El barrendero fue la última película que produjo y actuó don Mario. Transcurría diciembre de 1981 y la actriz María Sorté se convirtió en su última damita joven. El mismo Mario la había elegido para la cinta y, al enterarse la bella señora, quien por cierto estaba embarazada, simplemente no podía creerlo. El barrendero significaba el ocaso y el final de la carrera cinematográfica del comediante.

En el libro Mario Moreno y Cantinflas rompen el silencio, de Guadalupe Elizalde, editado en 1994 por la Fundación Mario Moreno Reyes, A.C., Sorté lo recuerda con admiración y cariño, tal como lo recuerda el pueblo, con emoción, y lo mantiene vivo en la memoria colectiva de nuestro país.


PLEITO A SU ALREDEDOR

El intérprete de películas como Águila o sol, Ahí está el detalle, El padrecito, Por mis pistolas y Conserje en condominio, entre muchas otras, fue detectado con cáncer unos 90 días antes de su fallecimiento y llevado a Houston en busca de cura; sin embargo, luego de someterlo a quimioterapias regresó a su residencia en la Ciudad de México donde dejó de existir, en medio de un conflicto que se había suscitado entre su sobrino Eduardo y el hijo del ídolo caído, Mario Arturo Ivanova.

El velorio tuvo lugar en una agencia funeraria de la colonia Del Valle, hasta donde arribó el presidente de entonces, Carlos Salinas de Gortari, quien, en entrevista con la prensa, resaltó la extraordinaria figura del icono popular, sin duda, el cómico mexicano más importante de todos los tiempos.

De la capilla ardiente trasladaron el féretro al teatro Jorge Negrete de la ANDA, donde igualmente se agolpó el pueblo, y de aquí a Bellas Artes.

Sus cenizas reposan en la cripta familiar que se ubica en el Panteón Español; ahí, cada 20 de abril desde entonces familiares, amigos y admiradores rezan por el eterno descanso de su alma y le rinden tributo al hombre que se ha convertido en leyenda.

Local

Padres de víctima de feminicidio interponen denuncia a la Fiscalía

Aseguran existen graves omisiones en el proceso de investigación

Local

Imparten conferencia sobre la despenalización del aborto

El fundador de Católicas por el Derecho a Decidir

Cultura

Pretenden crear el Premio Antonio Aguilar Barraza

Para reconocer trayectoria y aporte a la cultura popular zacatecana

Gossip

Los Derbez, de estreno por reality De Viaje a través de Amazon

La familia se lanzó a Marruecos para filmar el show, donde confiesan que pasaron momentos difíciles al convivir todos juntos

Deportes

México pinta de colores al Gran Premio de la F1

Catrinas, folclor y misticismo han estado en todas las ediciones del Gran Premio

Gossip

Paris Hilton muestra su pasión por la música

La empresaria y socialité visitó nuestro país para promocionar su nueva fragancia Electrify, inspirada en su faceta de Dj 

Círculos

Conmemoran el Día Nacional de España

Con un gran festejo que reunió a embajadores, empresarios y la comunidad española en México, se refrendaron los lazos de amistad entre ambas naciones

Círculos

Crean conciencia con el mensaje #MakeItPossible

Con motivo de su 25 aniversario la firma Tommy Hilfiger lanzará una campaña con la que invitará a los consumidores a ser agente de cambio

Futbol

Los tiburones rojos piden solidaridad del gremio futbolístico nacional

Bajo el lema “Hoy por mí, mañana por ti”, los jugadores de Veracruz piden apoyo ante la situación que viven por la falta de pagos