/ jueves 19 de mayo de 2022

Dos estrenos marcan la jornada en Cannes

En competencia se presentaron los largometrtajes Las ocho montañas y La mujer de Tchaikovsky, del cineasta disidente ruso Kirill Serebrennikov

CANNES. Mientras que aquí aún resuena el emotivo llamado del presidente ucraniano Volodimir Zelensky, dirigido al festival durante la ceremonia de inauguración, pidiendo que el cine haga lo suyo para que tiranos tipo Putin sean derrocados -refiriéndose específicamente a El gran dictador la película clásica de Charles Chaplin- otras personalidades de cine se unieron a su manera al llamado.

Entre ellos el actor francés Vincent Lindon, presidente del jurado internacional y su colega afroamericano Forest Whitaker durante su conferencia de prensa que precedió la atribución de una Palma de Oro honorífica a Whitaker por su larga aportación al cine como actor y productor.

A la selección por el certamen de un considerable número de producciones ucranianas a las que no referimos en nuestra primera nota, entre las que destaca La historia natural de la destrucción, última entrega del multipremiado documentalista ucraniano, se agrega el anuncio de dos nuevos proyectos de Oleh Sentsov, el cineasta largamente apresado por el régimen de Putin en Rusia y quien actualmente, alistado como voluntario en el Ejército de su país, se encuentra en el frente del este en Donbas.

Del otro lado de las partes del conflicto, aquel de la Rusia invasora, se presentó este miércoles en competencia la película del disidente cineasta ruso Kirill Serebrennikov, La mujer de Tchaikovsky, la primera con la que acude al festival, ya que sus dos filmes anteriores, Leto, y La fiebre de Pavlov, esta última igualmente en competencia, se presentaron aquí en 2017 y 2021 en su ausencia por serle prohibido salir de Rusia, falsamente inculpado de apropiación ilegal de fondos públicos.

Al poder salir del país refugiándose en Berlín, el cineasta tiene su película seleccionada en Cannes de acuerdo a la política del delegado del festival Thierry Fremaux de no impedir la selección de películas rusas por cineastas que definitivamente se han opuesto al régimen de Putin.

En La mujer de Tchaikovsky, Serebennikov, fiel a las temáticas polémicas, provocadoras e iconoclastas de sus películas anteriores, toca un tema casi tabú aun hoy en Rusia, la tormentosa relación del famoso compositor ruso del siglo XIX con su esposa y de sus tendencias homosexuales. Me temo que esta nueva entrega suya, comparada con sus filmes anteriores sufre de un cierto acercamiento académico tratando justamente de recrear el contexto de una época histórica contrariamente a sus filmes anteriores donde su mirada crítica se beneficiaba de la libertad que unos personajes ficticios le permitían para desplegar sus posicionamientos frente al contexto político-social ruso.

Para mi gusto y apreciación la revelación del festival fue la presentación en competencia del largometraje Las ocho montañas, una coproducción italiana, belga, francesa dirigida por el tándem belga, Charlotte Vandermeersch y Félix van Groeningen -dignos representantes del actual fuerte resurgimiento del cine de aquel país. Se trata del potente y emotivo retrato de la amistad de dos jóvenes hasta su mayoría de edad y que se desarrolla en los majestuosos paisajes montañosos del valle italiano de Aosta.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Justeza de diálogos, excelente dirección de actores y perfecta química entre ellos -uno de los dos protagonistas es justamente Luca Marinelli, premiado como Mejor Actor en Venecia 2019 por su participación en la cinta Martin Eden de Pietro Marcello- interacción creativa entre los personajes y el paisaje, son algunos de los elementos que hacen de esta película una verdadera joya, un ejemplo de cine que reitera al magia y la emotividad de la que es capaz el arte cinematográfico. En una palabra nada menos que, ¡excelente!

No podría decir lo mismo de la justamente nueva película de Pietro Marcello, Scarlet, el retrato de una joven mujer que pretende combinar no con mucho éxito el realismo y elemento mágicos, filme con el que se inauguro la sección paralela Quincena de Realizadores.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

CANNES. Mientras que aquí aún resuena el emotivo llamado del presidente ucraniano Volodimir Zelensky, dirigido al festival durante la ceremonia de inauguración, pidiendo que el cine haga lo suyo para que tiranos tipo Putin sean derrocados -refiriéndose específicamente a El gran dictador la película clásica de Charles Chaplin- otras personalidades de cine se unieron a su manera al llamado.

Entre ellos el actor francés Vincent Lindon, presidente del jurado internacional y su colega afroamericano Forest Whitaker durante su conferencia de prensa que precedió la atribución de una Palma de Oro honorífica a Whitaker por su larga aportación al cine como actor y productor.

A la selección por el certamen de un considerable número de producciones ucranianas a las que no referimos en nuestra primera nota, entre las que destaca La historia natural de la destrucción, última entrega del multipremiado documentalista ucraniano, se agrega el anuncio de dos nuevos proyectos de Oleh Sentsov, el cineasta largamente apresado por el régimen de Putin en Rusia y quien actualmente, alistado como voluntario en el Ejército de su país, se encuentra en el frente del este en Donbas.

Del otro lado de las partes del conflicto, aquel de la Rusia invasora, se presentó este miércoles en competencia la película del disidente cineasta ruso Kirill Serebrennikov, La mujer de Tchaikovsky, la primera con la que acude al festival, ya que sus dos filmes anteriores, Leto, y La fiebre de Pavlov, esta última igualmente en competencia, se presentaron aquí en 2017 y 2021 en su ausencia por serle prohibido salir de Rusia, falsamente inculpado de apropiación ilegal de fondos públicos.

Al poder salir del país refugiándose en Berlín, el cineasta tiene su película seleccionada en Cannes de acuerdo a la política del delegado del festival Thierry Fremaux de no impedir la selección de películas rusas por cineastas que definitivamente se han opuesto al régimen de Putin.

En La mujer de Tchaikovsky, Serebennikov, fiel a las temáticas polémicas, provocadoras e iconoclastas de sus películas anteriores, toca un tema casi tabú aun hoy en Rusia, la tormentosa relación del famoso compositor ruso del siglo XIX con su esposa y de sus tendencias homosexuales. Me temo que esta nueva entrega suya, comparada con sus filmes anteriores sufre de un cierto acercamiento académico tratando justamente de recrear el contexto de una época histórica contrariamente a sus filmes anteriores donde su mirada crítica se beneficiaba de la libertad que unos personajes ficticios le permitían para desplegar sus posicionamientos frente al contexto político-social ruso.

Para mi gusto y apreciación la revelación del festival fue la presentación en competencia del largometraje Las ocho montañas, una coproducción italiana, belga, francesa dirigida por el tándem belga, Charlotte Vandermeersch y Félix van Groeningen -dignos representantes del actual fuerte resurgimiento del cine de aquel país. Se trata del potente y emotivo retrato de la amistad de dos jóvenes hasta su mayoría de edad y que se desarrolla en los majestuosos paisajes montañosos del valle italiano de Aosta.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Justeza de diálogos, excelente dirección de actores y perfecta química entre ellos -uno de los dos protagonistas es justamente Luca Marinelli, premiado como Mejor Actor en Venecia 2019 por su participación en la cinta Martin Eden de Pietro Marcello- interacción creativa entre los personajes y el paisaje, son algunos de los elementos que hacen de esta película una verdadera joya, un ejemplo de cine que reitera al magia y la emotividad de la que es capaz el arte cinematográfico. En una palabra nada menos que, ¡excelente!

No podría decir lo mismo de la justamente nueva película de Pietro Marcello, Scarlet, el retrato de una joven mujer que pretende combinar no con mucho éxito el realismo y elemento mágicos, filme con el que se inauguro la sección paralela Quincena de Realizadores.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Local

¡De ‘panzazo’ pero pasan! No habrá reprobados en primaria y secundaria en este ciclo escolar

Publica en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo que regula acciones para la conclusión del ciclo escolar 2021-2022

Cultura

Alumnos de la UAZ ofrecerán conciertos en Ciudad de México

Los conciertos forman parte del programa nacional del ciclo “Jóvenes en la Música”

Cultura

Realizan la edición 2022 de la Fiesta de la Música

Se presentó la soprano Rosario Martínez en concierto, en la bóveda del Centro Cultural Ciudadela del Arte

Sociedad

Periodista Antonio de la Cruz fue asesinado con arma de uso exclusivo del ejército

La Fiscalía de Tamaulipas informó que De la Cruz recibió cuatro disparos con un arma calibre 40, la cual es de uso exclusivo del ejército

Sociedad

Balacera en obra del hotel Edén Roc de Cancún; hay cuatro detenidos

Testigos de los hechos informaron a El Sol de México, que fueron al menos 10 detonaciones de arma de fuego las que se escucharon al interior de la obra

Finanzas

Propone IP 15 proyectos de infraestructura hidráulica

Estas obras aún están en proceso de evaluación por parte del sector público y las empresas participantes

Finanzas

En materia agroalimentaria, el T-MEC generó 135 mil millones de dólares

Sader señala que México es el primer proveedor de alimentos de EU y segundo de Canadá

Sociedad

Egresan 2.3 millones de aprendices de Jóvenes Construyendo el Futuro

Autoridades señalan que el programa busca igualdad de oportunidades laborales, pues hay jóvenes que no pueden obtener un empleo por falta de experiencia

Local

Hay zacatecanos entre las víctimas del tráiler de San Antonio

El Cónsul de México Rubén Minutti Zanatta dio a conocer el origen de los migrantes mexicanos localizados sin vida